eldiario.es

9

El FBI cerca a Michael Cohen, el ‘consigliere’ que guarda los secretos de Trump

Michael Cohen, abogado personal de Trump y exconsejero jefe de su grupo de empresas

Hace solo unas horas, algún desgraciado asesor ha recibido el encargo de entrar en el Despacho Oval y contar a Donald Trump que el FBI estaba haciendo un registro en el despacho de su abogado. Que 'su' FBI se ha plantado en varias de las oficinas de Michael Cohen en el Rockefeller Center en Nueva York y en la habitación del hotel donde vive en los últimos tiempos y que se ha llevado documentos. Muchos documentos, como por ejemplo el acuerdo al que Cohen llegó con la estrella porno Stormy Daniels para que se callara una aventura sexual a cambio de 130.000 dólares (unos 100.00 euros). Una aventura con Trump, no con Cohen.

Es difícil ocultar una sonrisa cuando un abogado de Manhattan dice muy serio a la prensa que se gastó 130.000 dólares de su propio dinero para proteger a un cliente sin que éste lo supiera y sin intentar jamás recuperarlo. Es raro, pero la verdad es que la relación entre Cohen y Trump también es rara.

Él mismo lo ha dicho en el pasado: "De verdad me preocupo por él y por su familia, más allá de ser un empleado y un abogado". O como cierta vez explicó: "Si alguien hace algo que disgusta al señor Trump, yo hago todo lo que está en mi mano para resolverlo en beneficio del señor Trump. Si haces algo malo, voy a ir y a cogerte por el cuello y no voy a soltarte hasta que haya terminado".

Seguir leyendo »

Cuatro datos que dicen que 2018 va a ser terrible para Trump

Trump va a pasar un año pensando en las elecciones legislativas de noviembre.

¿Sabes cuando ves a alguien por la calle mirando el móvil mientras se dirige de frente a una farola? Pues Donald Trump va corriendo desbocado y con los ojos cerrados hacia un muro, un muro llamado elecciones de 2018. Las midterm o elecciones de mitad de mandato son en noviembre y muchas cosas pueden cambiar hasta entonces, pero ahora mismo están sonando todas las alarmas para los republicanos, aunque el inquilino de la Casa Blanca no se dé por aludido.

Trump no tiene que renovar el cargo hasta 2020 pero se la juega ya este año. Los votantes van a elegir a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, donde ahora mismo los republicanos tienen 45 escaños más que los demócratas. Hace solo un año parecía imposible que cambiara la mayoría, pero ahora suena bastante razonable.

¿Por qué es esto tan importante? Porque es esta Cámara la que, por mayoría simple, puede iniciar el proceso de impeachment para destituir al presidente. Lograr una condena requiere dos tercios del Senado y es más difícil, pero al menos los demócratas podrían investigar a Trump con más medios y hacerle pasar por el trance de ser el tercer presidente de la historia en someterse al juicio político del impeachment.

Aluvión de jubilaciones

La primera señal de peligro para Trump está en las jubilaciones de los suyos: en la enorme cantidad de legisladores republicanos que, en vista de que puede ser un año negro, han decidido no presentarse siquiera a la reelección en 2018.

Nunca desde 1974 el partido que controla la Casa Blanca había sufrido tantos abandonos. Algunos están asqueados y sin ganas de tener que defender a Trump ante los votantes, pero la mayoría tiene motivos menos elevados: si cree que va a perder, a un congresista le resulta mucho más fácil encontrar un lucrativo trabajo como lobista si está todavía en el cargo que después de la derrota. ¿Para qué perder el tiempo haciendo una campaña perdedora?

Demócratas enfadados, republicanos de bajón

EEUU no es como España, donde uno va a su colegio electoral y vota. Allí, en la inmensa mayoría de los casos, necesitas haberte registrado meses antes como votante y además tienes que sacar un rato para ir a la urna un día entre semana... vamos, que no es fácil, y el éxito de una campaña casi siempre depende de su capacidad de ilusionar a sus votantes, sobre todo en elecciones de mitad de mandato donde participa mucha menos gente.

Ahí entra el juego el entusiasmo y la era Trump está motivando mucho a los demócratas y muy poco a los republicanos. En las nueve elecciones especiales que ha habido desde la victoria de Trump, el voto demócrata ha subido en todas ellas y en algunas el ascenso llega a 31 puntos respecto a una situación “normal”.

Candidatos muy locos

La victoria de Trump ha dividido mucho a los republicanos y ha dado alas a los elementos más extremistas del partido. Es evidente que el presidente, que tiene aún más de un 80% de aprobación entre sus votantes, goza de mucho peso en las primarias. Por eso están surgiendo candidatos radicales pero que lo tienen difícil para ganar, como el que apoyó Trump en Alabama pese a las acusaciones de pedofilia.

La derecha trumpista puede hacer que se impongan en las primarias pero cuando llega la general, su extremismo les condena a perder incluso en lugares donde un republicano más moderado ganaría sin despeinarse. Lo hemos visto hace días en Pennsylvania, donde el candidato de Trump se las apañó para perder un distrito que el presidente había ganados por 20 puntos de diferencia.

Un presidente impopular

No olvidemos que, ahora mismo, la figura de Trump es más una carga que una ayuda para la mayoría de los candidatos de su partido. Según las últimas cifras, apenas el 40% de los estadounidenses aprueba su labor como presidente. Aunque Trump se jacta de haber despistado a las encuestas en el pasado, la historia no le augura nada bueno.

Las elecciones de mitad de mandato casi siempre son malas para el partido del presidente pero, además, si éste está por debajo del 50% de popularidad los suyos suelen perder una media de 36 escaños en la Cámara de Representantes. Trump está muy por debajo.

Seguir leyendo »

Trump 'mata' al padre de un trabajador del acero... que resulta estar vivo todavía

El presidente de EE.UU., Donald Trump

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cometió un error este jueves en un acto oficial al dirigirse a un trabajador del acero, hablándole de su padre como si hubiese fallecido, momento en el que el sindicalista, llamado Scott Sauritch, le corrigió diciéndole que "aún está vivo".

El hecho tuvo lugar en un acto en el que Trump aprovechó el anuncio de un arancel a las importaciones de acero y aluminio para invitar a un grupo de trabajadores del sector metalúrgico. Así lo captaron las cámaras de la CNN y lo recoge Sam Dastiary en su cuenta de Twitter. 

El presidente se acercó al micrófono y dijo: "Tu padre, Herman, te está mirando desde arriba. Está muy orgulloso de ti ahora mismo". El trabajor del acero no dudó en responderle: "Oh, está vivo aún", aclaró, mientras se alejaba poco a poco del presidente. En ese momento, Trump asumió su error con buen humor y dio un golpe cómplice en la espalda a Scott. Entonces, el líder republicano añadió: "Entonces está aún más orgulloso".

Seguir leyendo »

¿Será Trump el presidente que ponga límites a las armas en EEUU?

Trump en la reunión con los congresistas en la que le sorprendió con sus opiniones sobre las armas.

La reunión ya llevaba media hora en marcha y se notaba algo raro en el ambiente. La mayoría de los republicanos había ido a la Casa Blanca a hacer lo que hacen siempre después de una matanza: que parezca que les preocupa el tema de las armas pero sin hacer absolutamente nada al respecto. Pero Trump seguía repitiendo una y otra vez que tenían que actuar y entonces, poco antes de las tres y media de la tarde, dijo a uno de sus senadores: “Lo que pasa es que os asusta la Asociación Nacional del Rifle”.

Las cámaras estaban transmitiendo la reunión en directo y el impacto fue enorme. No por lo que dijo (¿qué republicano puede no estar asustado ante el poder de la NRA?), sino porque simplemente lo dijo. Porque el hombre al que la NRA apoyó sin descanso y en cuya victoria se gastó 25 millones de euros estaba poniendo en la diana a la organización más poderosa de la política estadounidense.

Con Trump siempre está por ver cómo se traducen las palabras en hechos, pero la verdad es que no faltaron buenas palabras durante esa hora de reunión con republicanos y demócratas.

Seguir leyendo »

La derecha contra los supervivientes de Parkland: “Marionetas entrenadas contra Trump”

Una oficial de policía consuela a una mujer tras el tiroteo registrado hoy, miércoles 14 de febrero de 2018, en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, en el sureste de Florida (Estados Unidos).

La ultraderecha no contaba con ellos, con los chavales. Los defensores de las armas no les vieron venir porque están demasiado acostumbrados a salir victoriosos en cada nuevo ciclo de matanza, seguida de indignación, seguida de indiferencia. A que todo siga igual. Pero los alumnos del instituto Marjory Stoneman Douglas, los supervivientes de la matanza de la semana pasada, no están dispuestos a resignarse. Dan entrevistas, se niegan a hacerse fotos con Trump y están preparando una gran manifestación en Washington. Por eso van a por ellos. Por eso los de siempre han puesto en marcha la teoría de la conspiración para difamar a chicos de 15 años que acaban de salvarse de milagro de la muerte.

Es el caso de David Hogg, de quien el panfleto ultraderechista The Gateway Pundit publica una foto con un titular en rojo que pone “DESCUBIERTO”. El portal, con más de tres millones de visitas al mes, “revela” que su padre trabajó en el FBI (lo que él mismo dijo en una entrevista) y que en realidad es “una marioneta” de la agencia y que “parece haber sido aleccionado para dar mensajes anti-Trump”. Llegan lo suficientemente bajo como para poner en duda de que sea uno de los supervivientes: “Eso es al menos lo que dicen los medios convencionales”.

No debe sorprender a nadie que el hijo de Trump le haya dado un ‘me gusta’ a estas “noticias”. Tampoco llama la atención ver en la tele a un excongresista republicano diciendo que es imposible que a los 17 años alguien monte una manifestación, pero que “hay grupos como el de Soros siempre dispuestos a encargarse”. O que otro medio de la derecha menosprecie las opiniones de los supervivientes porque en la adolescencia las partes “emocionales” del cerebro están más desarrolladas que las “racionales”. No hace falta extenderse sobre las decenas de vídeos con miles de visitas que dicen que los muertos eran actores, ni sobre los derechistas con más de 100.000 seguidores que se han inventado que el asesino era un inmigrante sin papeles. Nada de esto es nuevo, pasa después de cada matanza.

Seguir leyendo »

Así funciona la Asociación Nacional del Rifle: qué hacen, cómo se financian y quiénes son

En semanas como esta, no pregunten por la Asociación Nacional del Rifle. Después de una matanza siempre pasan unos días en silencio. El gran lobby de las armas sabe bien que nada de lo que diga hoy puede explicar por qué facilitó el asesinato de 17 alumnos y profesores así que ni siquiera lo intenta. Su batalla es más a largo plazo y están en la tranquilidad de quien va ganando: tienen cinco millones de miembros, 146 años de historia y a medio Congreso en el bolsillo. ¿Por qué son tan poderosos?

A la Asociación Nacional del Rifle le gusta mucho hablar de lo que hace, pero no de todo lo que hace. Por ejemplo presume de haber educado a 30 millones de niños menores de nueve años sobre los riesgos de las armas, pero habla poco de los 1.300 que mueren al año debido a ellas. Les gusta decir que “una pistola en manos de un buen tipo salva vidas” pero hacen todo lo que pueden para evitar que se revise si el que va a comprar un arma tiene antecedentes penales o es un enfermo mental. Porque a pesar de toda la propaganda sobre clubes de caza y competiciones de puntería, la principal misión de la NRA es una y solo una: luchar contra cualquier ley que quiera limitar el derecho a llevar armas.

No siempre fue así, de hecho las leyes de control de armas redactadas hasta los años 60 contaron con el apoyo y asesoramiento de la NRA. Sin embargo, desde los 70 hasta hoy la organización entiende que cualquier medida para limitar las armas abre la puerta a la prohibición total, así que se opone hasta a las más razonables: prohibir las ametralladoras militares, denuncia obligatoria de robos de armas o destrucción de aquellas incautadas por la policía. A esa misión se dedica su división de lobby o 'Instituto de Acciones Legislativa', que tiene una enorme influencia en la legislación tanto nacional como estatal.

Seguir leyendo »

Trump cree en la presunción de inocencia de los varones blancos

Rob Porter ya había dimitido, pero Donald Trump no pudo resistir la tentación de defender a su asesor: “él dice que es inocente y deberíais recordar eso”. Al presidente no le convencen los testimonios de las dos ex esposas de Porter ni de otra de sus parejas, tampoco las fotos con el ojo morado de una de ellas. Donald Trump se pregunta en twitter qué pasa con la presunción de inocencia, ya que “no hay recuperación para alguien falsamente acusado, su vida y su carrera se acaban”. Le preocupa muchísimo la presunción de inocencia, siempre que no sea la de cinco menores negros e hispanos en la Nueva York de finales de los 80.

El 19 de abril de 1989 Trisha Meili, una mujer blanca de 28 años, fue atacada y violada brutalmente en Central Park. Mientras aún seguía en coma, la policía detuvo a varios jóvenes en relación con el suceso. Ninguno confesó el crimen aunque cinco, según ellos bajo intimidación y tortura, dijeron haber estado presentes. Trump, entonces un promotor millonario muy preocupado por la presunción de inocencia, se gastó 140.000 euros de hoy en día en comprar anuncios a toda página en los cuatro grandes periódicos de Nueva York. Su firma iba abajo y el titular rezaba: “Recuperemos la pena de muerte”.

“Deberían ser obligados a sufrir”, decía Trump, “quiero que estén asustados”. Y en una auténtica defensa de la presunción de inocencia añadía, en mayúsculas: “LOS DERECHOS CIVILES ACABAN CUANDO EMPIEZA UN ATAQUE A NUESTRA SEGURIDAD”. Toda una declaración de intenciones. Tras los anuncios de Trump las familias de los acusados recibieron amenazas de muerte y, en un ambiente de máxima tensión racial, fueron condenados a penas de entre 10 y 15 años. El juicio estuvo basado casi por entero en las confesiones, ya que no se hallaron pruebas tangibles de su participación en los hechos y la víctima no recordaba nada del crimen.

Seguir leyendo »

Los mejores (o peores) tuits de Trump de la semana: inmigración y criminalidad

La obsesión de Trump por cerrar las fronteras ha atascando durante semanas la aprobación de los presupuestos en Estados Unidos, pero parece que finalmente se está saliendo con la suya.

Puede que su estrategia en redes sociales esté funcionando, ya que el presidente ha dedicado buena parte de la semana a criticar la actual regulación en materia migratoria para presionar a los demócratas. Trump ha vuelto a relacionar crimen e inmigración y ha presionado para salirse con la suya en el DACA, –un programa que da protección a jóvenes inmigrantes–, principal elemento de disputa entre demócratas y republicanos en la negociación de los presupuestos.

“Es vergonzoso que un ilegal haya matado al defensa de los Indianapolis Colts Edwin Jackson. Esta es solo una de las muchas tragedias evitables. Debemos conseguir que los demócratas adopten una posición más dura en la frontera y en inmigración ilegal ¡Rápido!”.

Seguir leyendo »

Trump pide un Van Gogh pero le dan un retrete de oro

El retrete 'America' del artista italiano Maurizio Cattelan

El arte siempre ha estado ligado a los inquilinos de la Casa Blanca, que pueden pedir prestadas obras de arte para decorar el Despacho Oval. Los Trump optaron por un Van Gogh, pero el Museo Guggenheim de Nueva York se ha negado a mandarles la obra y les ofrece una alternativa: un retrete de oro de 18 kilates que más de cien mil personas han utilizado para "comulgar con el arte y la naturaleza".

La primera dama Jacqueline Kennedy se rodeó de los mejores decoradores, entre ellos el francés Stéphane Boudin, para redecorar de arriba abajo la residencia presidencial. Los Kennedy recibieron grandes donaciones de arte -entre ellas una obra del romántico Eugène Delacroix- para completar el nuevo diseño de la que sería su casa hasta el asesinato de JKF. George W. Bush, aficionado a retratar a grandes mandatarios mundiales, confesó que era un gran admirador del español Joaquín Sorolla, y los Obama se rodearon de los grandes nombres del arte abstracto, como Mark Rothko y Jasper Johns.

Siguiendo esta línea, la primera dama estadounidense Melania Trump quería decorar una de sus habitaciones privadas con el Paisaje con nieve de Vincent Van Gogh. Pero el museo en el que se expone la obra del holandés se ha negado y les ha ofrecido a la primera dama y al presidente estadounidense una alternativa "especial": América, un retrete de oro de 18 kilates que se interpreta como una sátira sobre el exceso de riquezas de EEUU.

Seguir leyendo »

El efecto Trump: se dispara la participación política de las mujeres en EEUU

Ahora cada vez son más las que no se conforman con votar, sino que quieren un papel protagonista en la caída del ‘trumpismo’

La elección de Donald Trump como presidente de EEUU ha traído muchas malas noticias, pero hay un asunto clave en el que se puede decir que ha cambiado su país a mejor, aunque sea involuntariamente: Trump ha inspirado a miles de mujeres para entrar en política. Después de lo visto en este año que lleva en el poder, muchas han decidido que es el momento de implicarse y plantar cara desde dentro de las instituciones.

Según datos de la Universidad Rutgers, el número de candidatas demócratas que intentarán reemplazar a su congresista en las próximas elecciones ha subido un 350% desde los anteriores comicios. Además 79 mujeres quieren convertirse en gobernadoras de su estado, el doble que el año en que se alcanzó el máximo histórico hasta hoy, 1994. Y no sólo se presentan más, también ganan más. En las elecciones celebradas hace dos meses en Virginia, subió un 60% el número de diputadas en la cámara estatal. En un país en el que solo uno de cada cinco escaños del parlamento está ocupado por una mujer, Trump puede haber dado un impulso importante para cerrar la brecha. En el Congreso español, por ejemplo, la proporción de diputadas es más del doble.

El efecto Trump se ve claramente cuando uno analiza los datos mirando los partidos: en esas elecciones en Virginia hace dos meses, había 27 nuevas candidatas demócratas y sólo tres republicanas. Si miramos de nuevo a las próximas elecciones al Congreso de EEUU, de las 439 candidatas que hay casi ocho de cada diez son demócratas. Una organización demócrata que ayuda a las candidatas a presentarse, la lista de Emily, confirma que si en 2015 y 2016 unas 900 mujeres les pidieron ayuda, solamente en el último año han recibido 26.000 de esas peticiones.

Seguir leyendo »