eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

ETA: tarde, mal y a rastras

La división que hace entre las víctimas del conflicto y las víctimas de sus errores es intolerable e insoportable

ETA hará "autocrítica" del pasado, pero dice que "no se equivocó" cuando se levantó contra el franquismo y la transición

Imagen de archivo de ETA

El final de ETA no podía ser, seguramente, de otra manera: indigno, mezquino, miserable. Ni a la hora de pedir perdón han tenido un mínimo gesto de grandeza.

La división que hacen entre las víctimas del conflicto y las víctimas de sus errores es intolerable e insoportable. Unas muertes eran inevitables porque formaban parte del conflicto y las otras no debieron ocurrir, pero fueron equivocaciones de la banda. A estas últimas les piden perdón; a las otras les dicen que lo sienten de veras.

Así que los policías, guardias civiles, ertzaintzas, militares, políticos, jueces, fiscales, empresarios o periodistas asesinados, secuestrados, mutilados o chantajeados fueron un mal irremediable. Es un último y patético intento de reescribir la historia y mantener el odioso "algo habrán hecho" de tantos años de silencio, indignidad y terror, que tan bien relata Fernando Aramburu en Patria.

Estos mismos días, el juicio de Alsasua nos ha permitido comprobar a la vez la obsesión de algunos por mantener como sea las acusaciones de terrorismo cuando ETA se acabó hace 7 años, pero también la extrema dificultad de que la situación se normalice aunque ya no haya pistolas o bombas.

El hecho de que unos guardias civiles no puedan ir a determinados bares, la brutal agresión que sufrieron, el aislamiento que padece la novia de uno de ellos y su familia en el pueblo y las presiones que recibió uno de los testigos para ir a declarar a favor de los acusados demuestran que aun queda mucho camino por recorrer y mucho trabajo por hacer.

La democracia con sus fuerzas de seguridad y la ciudadanía vasca y española derrotaron a ETA en 2011. Es verdad que fue un trabajo colectivo, aunque no todos arrimaron el hombro de la misma manera.

Es cierto que los pactos antiterroristas y la ley de partidos fueron decisivos en esta batalla, pero no debemos olvidar tampoco que Aznar utilizó la lucha antiterrorista contra González y luego Rajoy hizo lo mismo con Zapatero a quien llegó a acusar de traicionar la memoria de las víctimas en una de las frases más hirientes y desleales que se recuerdan en el Congreso. Ese mismo PP convocó manifestaciones contra Zapatero y Rubalcaba removiendo las aguas y las banderas de la extrema derecha.

El gobierno del PSOE mantuvo el pulso y combinó golpes policiales a la banda y presiones a la izquierda abertzale para dejar a ETA sin aire y sin futuro.

7 años después, ETA aún anda viendo como acaba de entregar las armas, pide perdón y se disuelve del todo, pero lo único que esperamos ya es que envíe el último comunicado y desaparezca para siempre.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha