eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Un informe de Unicaja muestra "la gran capacidad de adaptación" a los cambios de la empresa andaluza

Medel destaca que "vistos los últimos movimientos territoriales, Andalucía ofrece el mejor marco y más estable para el desarrollo"

- PUBLICIDAD -
Un informe de Unicaja muestra "la gran capacidad de adaptación" a los cambios de la empresa andaluza

El informe denominado 'Análisis económico-financiero de la empresa andaluza 2015', elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del grupo Unicaja, ha mostrado la "gran capacidad de adaptación" de la empresa andaluza ante los cambios estructurales que se están produciendo en los últimos años.

Este informe fue presentado por el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, y el presidente de Unicaja, Braulio Medel. Los detalles fueron ofrecidos por el consejero delegado de Analistas Económicos, Francisco García Navas.

El consejero ha resaltado que la empresa andaluza "está en el camino de competitividad, porque deben estar basados en infraestructuras, recursos naturales y capital humano formado, y todo ello cuesta tiempo recorrer, pero estamos en el camino".

Así, ha precisado que "en los últimos años las empresas andaluzas han afrontado la crisis con una estrategia basada en las exportaciones, y ahora hay que complementarlas con una estrategia de internacionalización más decidida", recordando el Plan de Internacionalización aprobado la semana pasada para consolidar la estrategia exportadora.

"La idea es que Andalucía se convierta en una tierra con agentes solventes que exporten traigan riqueza a Andalucía y creemos las condiciones estructurales de estabilidad política que permitan atraer inversiones, que es el otro gran reto para que nuestro PIB alcancen niveles que nos tocan por población y por relevancia", ha añadido el consejero quien ha animado a las empresas andaluzas a "seguir saliendo al mercado exterior desde la innovación y el talento".

Por su parte, el presidente de Unicaja, Braulio Medel, ha resaltado la "enorme capacidad de adaptación" de la empresa andaluza a la realidad cambiante y las transformaciones estructurales y nuevas tendencias de los últimos años.

Medel, que ha aludido a la redistribución sectorial efectuada en los últimos años hacia otros sectores con mas proyección de futuro, ha aludido también al aumento de las exportaciones y las modificaciones organizativas, con el nacimiento de servicios de 'outsourcing', por ejemplo, aumentando la "flexibilidad organizativa".

El presidente de Unicaja, quien desmiente que las empresas más grandes "hayan resistido mejor la crisis; el tamaño no es garantia para mejor resistencia a la crisis". Asimismo, ha indicado que pese a que las empresas andaluzas se concentran en Málaga y Sevilla "existe una dispersión geográfica, y eso es positivo".

Medel ha recordado que en 2015 se prevé que se cierre con un crecimiento del PIB del 3,1 por ciento en la Comunidad, mientras que para 2016 se prevé un incremento del 2,8 por ciento. Considera el presidente de Unicaja que, "visto los últimos movimientos territoriales, Andalucía ofrece un marco de negocio mejor y más estable para el desarrollo empresarial". Ha recordado que la evolución de crédito ha sido positiva "y se están dando préstamos nuevos donde hay que darlos".

LOS DATOS

Por su parte, el consejero delegado de Analistas Económicos, Francisco García Navas, considera que "la realidad puede ser mejor pero es significativamente buena", precisado que "los últimos datos de creación de sociedades mercantiles de enero a agosto crecen en la Comunidad un tres por ciento, mientras que el número de empresas que cierran caen considerablemente en Andalucía y bajan un nueve por ciento interanual".

De esta forma, valora que "el tejido productivo ha aguantado bien lo que ha caído y se está recomponiendo perfectamente", algo gracias a la exportación, toda vez que "el ritmo de exportación español solo lo mantiene Alemania". "La empresa española y andaluza se ha buscado la vida, se ha forjado en los mercados y está ganando cuota de mercado internacional", ha resaltado García Navas.

De esta forma, considera que "las empresas andaluzas ha aguantado perfectamente el trago de la crisis y están creciendo bien, los datos macroeconómicos son bastante boyantes, aunque queda mucho por hacer y hay que ayudar a flexibilizar los trámites de creación de empleo, para que sean más flexibles, más competitivas y más productivas".

En cuanto al informe, tras un primer apartado introductorio y una síntesis, se efectúa una revisión del contexto económico en el que las empresas andaluzas han desarrollado su actividad, profundizando, posteriormente, en su caracterización --atendiendo a la naturaleza de su actividad, su tamaño y su localización geográfica-- y su evolución durante los últimos cinco años.

En un segundo bloque se analiza a las sociedades que han sido catalogadas como referencias empresariales, en virtud de cuatro criterios de clasificación, esto es, capacidad para generar recursos (a las que se denominan líderes), incrementar las ventas (gacelas), obtener rentabilidad elevada (de alta rentabilidad) e incrementar la productividad (de alta productividad).

Seguidamente se presta atención a su trayectoria económico-financiera durante el período 2011-2013, si bien, el último ejercicio centra el núcleo de la información examinada.

En el informe se apunta que en 2013, la economía andaluza "inició una fase de recuperación a partir del segundo semestre, poniendo fin a una larga y profunda recesión". Al cierre del año desarrollaban su actividad en Andalucía 468.930 empresas (nivel equiparable al existente en 2005), 2.591 menos que en el ejercicio anterior (-0,5 por ciento en términos relativos). Durante los diez últimos años, el parque empresarial andaluz se ha incrementado en un 6,2 por ciento (seis por ciento en España).

Por tamaños, el 96,4 por ciento son microempresas de menos de 10 asalariados. Dentro de este colectivo las empresas sin asalariados suponen el 52,3 por ciento, mientras que las empresas de entre uno y nueve asalariados representan el 44,1 por ciento del tejido productivo andaluz.

Por ramas de actividad, ocho de cada 10 empresas se dedican al comercio (28,4 por ciento del total) y al resto de servicios (54,6 por ciento). Le sigue la construcción (11,2 por ciento), mientras que las empresas industriales representan el 5,8 por ciento del total.

El estudio territorial pone de manifiesto que, Sevilla, con 108.704 empresas y Málaga, con 107.851, concentran, en conjunto, el 46,2 por ciento del parque empresarial de la región andaluza, seguidas de Cádiz (56.944) y Granada (54.404).

Particularizando a las sociedades mercantiles, en 2014 se constituyeron en Andalucía 15.547 sociedades, lo que representa el 16,5 por ciento del total nacional. Por el contrario, el número de sociedades disueltas se cifró en 3.171, lo que supone el 14,5 por ciento del conjunto de España.

En 2013, 3.088 sociedades cumplen al menos uno de los cuatro criterios de excelencia considerados. Así, 1.373 sociedades son catalogadas como líderes, 625 sociedades gacelas, 723 empresas de alta rentabilidad, y 367 sociedades de alta productividad.

Atendiendo a su dimensión, las medianas y grandes empresas presentan una mayor peso relativo en las catalogadas como líderes (46,2 por ciento y 19,3 por ciento del total respectivamente) y de alta productividad (6,5 por ciento y 15,3 por ciento, respectivamente), en ambos casos por encima de la distribución media que refleja la muestra representativa, destacando las microempresas en las gacelas (63,8 por ciento) y de alta rentabilidad (87,1 por ciento).

En 2013, las ventas (cifra de negocios) de las empresas andaluzas se redujeron en términos anuales en un 2,9 por ciento.

En lo que respecta a su financiación, los recursos propios crecieron en un 1,5 por ciento. Por el contrario, la financiación ajena ha disminuido, registrándose un descenso más intenso en el pasivo no corriente (-2,7 por ciento).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha