eldiario.es

Menú

La Caja Negra La Caja Negra

Cuatro libros para devorar en Navidad

De la 'Vieja Navidad' que "inventó" la nostalgia navideña e inspiró la 'Canción de Navidad' de Dickens a 'El Cascanueces' y un relato corto de Truman Capote

Un pequeño mapa de clásicos literarios dispuestos a ser zampados en el próximo torbellino festivo navideño

- PUBLICIDAD -
'Vieja Navidad', cuatro libros para devorar en el torbellino festivo.

'Vieja Navidad', cuatro libros para devorar en el torbellino festivo.

Cuando Washington Irving escribió 'Vieja Navidad', refrescó las tradiciones hasta el punto de retocar el imaginario popular. La novela inventó la nostalgia navideña. Y estampas típicas como Papá Noel o el muérdago. La obra, que inspiró el 'Cuento de Navidad' de Charles Dickens, sirve como brújula para diseñar un mapa de cuatro clásicos a devorar en 'pascua'.

O, casi mejor, un póker de manjares textuales para zamparse el próximo torbellino festivo. Textos clásicos que completan una breve cartografía literaria del siglo XIX junto a 'El cascanueces y el rey de los ratones' de E.T.A. Hoffmann. Y con un epílogo que aterriza a mitad del siglo XX en las letras de Truman Capote con 'Un recuerdo navideño'.

"En medio del llamamiento general a la felicidad, el bullicio de los espíritus y el despertar de los afectos, típicos de este periodo, ¿qué pecho puede permanecer insensible?", anotaba Irving en la historia que retrata las celebraciones navideñas. Era, entonces, la escena dibujada en una casa de campo inglesa. Lo será, pronto, en cualquier hogar en 3, 2… Christmas is coming.

'Vieja Navidad', de Irving

"Ésta es, de hecho, la estación de los sentimientos regenerados", trazaba Washington Irving en una pequeña fantasía titulada originalmente Old Christmas e incluida en el famoso conjunto de ensayos, novelas cortas y relatos The sketch book of Geoffrey Crayon (1820). El volumen albergaba otros textos célebres del escritor estadounidense como La leyenda de Sleepy Hollow o Rick Van Winkle.

Portada del libro 'Vieja Navidad'.

Portada del libro 'Vieja Navidad'.

Gran parte del éxito de esa compilación llegaría con 'Vieja Navidad'. El delicioso y olvidado clásico navideño propone un retrato que se mueve con maestría entre la nostalgia y el humor característicos de tan señaladas fiestas. Y la obra ha sido traducida y publicada por primera vez en España por la editorial sevillana El Paseo Editorial.

La edición está acompañada por 200 añejas ilustraciones creadas por Randolph Caldecott, uno de los grandes dibujantes en la Inglaterra victoriana. Y el preferido "de los niños ingleses" en aquellos tiempos, como señala la editorial andaluza. La novela ve la luz con la traducción de Óscar Mariscal.

El imaginario popular adoptó propuestas de Irving: "de la calabaza famosa de Halloween hasta el muérdago o el rebautizado San Nicolás, nada menos que el Papá Noel de nuestro días", explica el editor de El Paseo.

Son días, decía Irving, de tomar "la ocasión para prender, no sólo el fuego de la hospitalidad en el hogar, también la afectuosa llama de la caridad en el corazón". 'Vieja Navidad' revitalizó la tradición navideña en Estados Unidos y construyó buena parte de la imaginería y el espíritu de la 'pascua' en la cultura occidental. Con un relato refrescante de la Inglaterra rural a través de la familia Bracebridge, Irving acaba siendo un "inventor moderno de tradiciones", en palabras del editor de El Paseo, David González Romero.

"Muchas cosas contadas por él han sido adoptadas por el imaginario popular, desde la calabaza famosa de Halloween hasta el muérdago o el rebautizado San Nicolás, nada menos que el Papá Noel de nuestro días", explica. Como reconocía el propio narrador, ensayista, biógrafo, historiador y diplomático, autor también de Cuentos de la Alhambra: "muchos de los ceremoniales y pasatiempos navideños más ancestrales han desaparecido por completo".

'Cuento de Navidad', de Dickens

Si hay otra obra, y otro escritor, que contribuyeran a popularizar las celebraciones navideñas fueron 'Cuento de Navidad' y Charles Dickens. El autor inglés, apasionado de unas jornadas festivas que se vivían entonces como actos más personales y religiosos, bebió para su célebre novela del inspirador relato de Irving 'Vieja Navidad'.

El reinado de Victoria (1837 a 1901) introduciría tradiciones alemanas como el abeto navideño o las tarjetas de felicitación por la influencia de su esposo, el príncipe Alberto. Y Dickens planteó la Navidad como una ocasión para celebrar la vida. O para recordar, también, a los menos afortunados y a los seres queridos fallecidos.

Ilustraciones creadas por Randolph Caldecott.

Ilustraciones creadas por Randolph Caldecott.

Es lo que hizo con 'Cuento de Navidad' (publicado en 1843). En sus páginas narra la transformación en Nochebuena del tacaño Ebenezer Scrooge. El miserable personaje se convierte en generoso al comprobar que, por su mezquindad, nadie le echará de menos cuando muera.

En plena revolución industrial, Dickens basó la obra en un informe parlamentario sobre pobreza y explotación infantil. Él mismo había trabajó siendo niño merced a las deudas de su padre y sufrió otras duras experiencias durante su infancia. Y el escritor construyó, con esos mimbres, todo un alegato a la conciencia social en plena época victoriana

'Cuento de Navidad' fue un éxito de masas cuando se publicó en 1843: vendió 6.000 copias en los primeros seis días desde su lanzamiento. Sigue siendo, décadas después, una fotografía de la difícil senda vital de los pobres. Y una muestra de la crítica social literaria, aguda y consciente que afianzó el imaginario navideño y condenó, al tiempo, el capitalismo lacerante del siglo XIX.

'El cascanueces y el rey de los ratones'

'El Cascanueces' es el más conocido de los ballets. Adaptado por el compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski, basándose en 'El cuento del cascanueces' de Alejandro Dumas. Pero ambas obras parten de un relato del alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann escrito en 1816: 'El cascanueces y el rey de los ratones'.

La casa de Charles Dickens se engalana para recordar "Un cuento de Navidad"

Casa de Charles Dickens. | EFE

E.T.A. Hoffmann fue un multidisciplinar artista que cuenta la historia de un juguete que cobra vida en Navidad. Es Nochebuena, y una niña recibe su regalo. Un tradicional muñeco conocido como Cascanueces que acaba luchando con el Rey Ratón, al que derrota tras una dura batalla y luego lleva a la joven a un reino mágico poblado por juguetes en una leyenda a ratos fantasmagórica.

Todo transcurre en la casa de la familia Stahlbaum, donde los niños Fritz y Clara reciben obsequios. El señor Drosselmeyer aporta unos muñecos singulares y un castillo de juguete con figuras que bailan al ritmo de una caja de música. Y un gran Cascanueces de madera que recibe la pequeña Clara, el inicio de la fábula repleta de carruajes de oro, palacios de mazapán y bosques de árboles de Navidad. La historia mil veces bailada donde suceden aventuras asombrosas.

'Un recuerdo navideño', de Truman Capote

Y un relato corto, para llegar a la etapa final de este breve mapa literario que abre la puerta del siglo XX. Con Truman Capote y 'Un recuerdo navideño', texto publicado por vez primera en la revista Mademoiselle en el año 1956. Se trata de una narración autobiográfica que profundiza en la festividad navideña, en la costumbre de los regalos de una época cargada de lugares comunes.

El escritor Truman Capote

El escritor Truman Capote.

Es uno de los más celebrados cuentos del periodista y escritor estadounidense autor de obras como 'A sangre fría' y 'Desayuno con diamantes'. Un niño de campo, en los años 30 del siglo pasado, y un carrusel de personajes encabezados por el propio Buddy adulto, que narra la historia. Luego está el personaje principal, una viejita con alma de joven, el indio Jejé Jones y hasta el animal doméstico, una perrita llamada Weenie.

Recorre las páginas de 'Un recuerdo navideño' un aire nostálgico que no peca de sentimentalismo. Entre obsequios y pasajes tradicionales, la celebración traza un motivo idóneo para profundizar en el relato y la memoria individual. De lo particular a la cúspide narrativa. Como la vida misma. Como el esquema dramático reiterado cada Navidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha