eldiario.es

Menú

La Caja Negra La Caja Negra

Entrevista - Johnny Cifuentes (Burning)

"Ver a Burning es como ver a los Stones en su país"

La histórica banda regresa a Málaga, a la sala La Trinchera

"Al final la gente escucha lo que le hace sentir en el cuerpo, el corazón y la mente"

"Estoy jodido porque cada vez se va más gente de la que amo totalmente"

- PUBLICIDAD -
FOTO: Web Oficial Burning

FOTO: Web Oficial Burning

Johnny Cifuentes (Madrid, 1955) vuelve a Málaga este viernes, 13 de octubre, a la sala La Trinchera. Veterano del rock, la historia de Johnny con la música es la de una relación ininterrumpida desde que le dijo a su padre que aquello del taxi no era para él. Que lo suyo eran las botas y la chupa de cuero, el rock and roll y una buhardilla de Chueca.

Coge al teléfono camino del estudio, porque algo le pasa al órgano. Responde con deje de rockero de barrio madrileño. Triple deje. Y como va a la carrera y una charla telefónica no es una charla, se nos quedan algunas preguntas en el tintero, sobre sus amigos y cómo se formó la banda, sobre qué significa Burning en su vida, sobre el Madrid de los 80 y las drogas. Preguntas de esas que dan más para una conversación con cervezas que para una apresurada charla telefónica.

Estáis de gira, otra vez… ¿Qué puede esperar de un concierto el fan vuestro y qué puede esperar quien no os conozca?

Nosotros giramos alrededor de una música que se llama rock and roll, de toda la vida. Son algo más de cuatro décadas con 18 álbumes grabados. Para nosotros es una cosa magnífica, poder hacer lo que nos gusta, llevar nuestra música a ciudades como Málaga, donde hemos estado en contadas ocasiones. Se lo agradecemos a la gente de La Trinchera. La gente que nos conoce sabe que estamos en un momento de forma maravilloso, uno de los mejores desde hace años, con un par de discos bastante recientes, con una crítica estupenda y que a los burnianos les ha sentado genial. Y a los que no nos conocen, creo que es el momento porque no se sabe cuándo va a llegar el tren a destino. Ver a Burning es como ver a los Stones en su país. Cuando veo a los Stones es casi como un milagro, voy con el ánimo de estar ahí, asistir una vez más a la magia.

¿Has hecho el cálculo de cuántos conciertos llevas en tu vida?

Date cuenta de que empezamos en el 74. No lo sé. Hay años de no parar y otros más tranquilos. Aproximadamente 2.000, pero es que cuando pasas de 1.000 ya da igual.

¿Cuándo y cómo te pica el gusanillo de la música y el rock?

Prácticamente no me acuerdo. Yo creo que estaba inoculado desde que me parieron.

En todos estos años, ¿has cambiado de preferencias e influencias?

Si hubiera cambiado no haría la misma historia. Estaría haciendo canción protesta o jotas, o alguna otra mierda de esas. Se nota en los discos.

Te pregunto porque inicialmente empezasteis con un toque más glam. Y también porque quiero saber qué música escuchas.

El glam entra en este paraguas que llamamos rock. Me estoy haciendo menos radical, escucho más música, cosas que pueden ser más bluesis o más así. Pero sigo escuchando la misma música porque no necesito escuchar otra. Sé que hay muchas cosas, los chavales escuchan lo que les ponen en la radio, pero la gente es inteligente y al final va a lo que le hace sentir en el cuerpo, el corazón y la mente.

Te he visto en un programa de televisión, hace no mucho, poniendo temas al equipo que había ido a rodar, emocionado con lo que escuchabas. ¿Podrías ser otra cosa que músico?

Me gusta mucho el tema del mar, hubiera sido marino mercante. Me quedo con eso. Me gusta mucho el tema del mar. Vosotros sois unos privilegiados que vivís en la costa. No sabéis lo que tenéis, le dejáis de dar importancia. Me gusta el brillo del pescado, soy un enamorado de ir a lonja.

¿Un rockero se jubila?

No sé, macho. Estoy jodido porque cada vez se va más gente de la que amo totalmente. El otro día se fue Tom Petty, a quien no había visto nunca y decidí ir a verlo a Londres en el mes de julio. Lo que sí tengo claro es que tengo que tachar de la lista a la gente que tengo que ver, antes de que ellos o yo se vayan. Me lo pasé muy bien. Fue lo que esperaba y fíjate lo poco que ha durado la historia. Jubilarse me parece que es una gilipollez. Yo hago lo que me gusta y me lo paso de puta madre, mientras esté haciendo esto, que me sigue emocionando muchísimo hacer un buen show o una buena letra, eso revierte en mí como energía y gasolina. Por eso la trayectoria longeva.

¿Quién está en la lista?

No te lo voy a decir, porque es entre ellos y yo. Es tentar al diablo. Es gente que está en el filo de la navaja, y me tengo que dar prisa. Este año quiero ver a Bob Seeger y John Cougar. Es como una misión sagrada… ¿Te acuerdas de Blues Brothers?

En 2015 fichasteis por una multinacional. ¿Qué ha cambiado con eso?

No cambió nada, en absoluto. Ahora todo el mundo sabe que se puede hacer un disco autoeditado con la misma calidad y promoción que con una multi. No ha cambiado nada, se creó el proyecto para un DVD y haremos un nuevo disco con ellos. La relación es estupenda. La gente que está en discográficas son gente que ha estado toda su vida, y conozco gente que empezó llevando discos a las tiendas. Se habla mucho de música y poco de negocio. Saben que tienen un gran problema con la piratería, y lógicamente andarán buscando esa solución.

¿Cómo ves hoy el panorama musical?

Creo que es más fácil grabar y colgarlo en la red, pero al final sigue siendo cuestión de acertar con una buena canción. Aunque tengas buenas redes sociales, si no tienes buenas canciones no vale para nada. Lo que hay son pocos sitios donde tocar. Eso sí debería de estar más reglado: que los ayuntamientos y el ministerio no pusieran tantos problemas al tema cultural, como los impuestos o persecuciones en locales.

Si empezarais hoy, ¿crees que lo tendríais más fácil o más difícil que hace 40 años?

Tendríamos mejor equipo, porque hay guitarras más asequibles. Pero nunca se sabe qué puede pasar. Estábamos con la dictadura y había como mucho coraje, se salía más que por técnica por cojones. Cada cosa está hecha en su momento y en su lugar.

Hace un par de años Fernando Colomo hizo otro documental sobre vuestra trayectoria. Él fue también quien os encargó vuestro primer éxito: Qué hace una chica como tú en un sitio como este. ¿Qué supuso aquello para Burning?

Tener un amigo para toda la vida. Nos vemos de vez en cuando y cañeamos, hablamos de nuestras vidas y los que nos faltan. Ha sido una delicia haber conocido a Colomo, que es un tipo con mucho talento que no se ha movido ni un ápice de su estilo, como yo.

¿Haréis más discos de estudio?

Estoy preparando uno que quiero grabarlo este invierno. Saldrá para primavera. Esto lo hago mucho por la gente burniana, que son una minoría estupenda que junto con la música es lo que me da muchísima fuerza para seguir componiendo y tocando. Tengo un ramillete de canciones magnífico que les hará sentir muy bien.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha