eldiario.es

Focos

El caballo de Nietzsche

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten. Como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López. Escriben también Marta Navarro, Lucía Arana, Julio Ortega Fraile, Paula González Carracedo y Kepa Tamames, entre otros.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 500

No permitan que se mutile legalmente a los perros

Mutilar a un animal, amputarle una parte de su cuerpo que debe estar ahí y que cumple una función vital es algo que solo debería hacerse por motivos sanitarios, por evitar un mal mayor, por su salud y solo por su salud. Da igual que hablemos del rabo o de las orejas que de una pata. Sin embargo, algo tan evidente hay que seguir proclamándolo, explicándolo y justificándolo a pesar de los daños que sabemos que causa la amputación de la cola (caudectomía) y de orejas (otectomía).

El Convenio europeo de protección de animales de compañía fue aprobado en 1978 pero España está aún pendiente de ratificarlo. Su texto prohíbe esa amputación salvo por esos motivos sanitarios, y cuando por fin el Gobierno se decidió a impulsar su ratificación introdujo una reserva con una finalidad: una vez que la estética es difícilmente justificable de forma pública, busca que los cazadores puedan seguir mutilando a los perros que utilizan para perseguir y matar a otros animales.

Seguir leyendo »

El Rock de los galgos

Una joven pareja, que atraviesa dificultades económicas, rescata a un pequeño galgo. La llegada de este cachorro cambiará sus vidas para siempre y juntos vivirán una gran aventura. Esta es la trama de El Rock de los galgos, un cómic con el que el dibujante Fabio Perianes Santos pone el foco sobre la situación de los miles de galgos que en España son abandonados o asesinados cuando termina la temporada de caza.

Seguir leyendo »

Un guardia civil, a un activista antitaurino: "Te voy a reventar la cabeza, hijo de puta"

Seguir leyendo »

Europa y el ‘lavado’ del marfil que extermina a los elefantes

La última Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) acordó pedir a los estados el cierre urgente de los mercados nacionales de marfil como medida para proteger a los elefantes africanos, masacrados por la demanda de ese codiciado material. Fue el pasado mes de diciembre, pero la resolución no es vinculante y a día de hoy Europa sigue siendo el territorio donde el marfil ‘se lava’ y se exporta legalmente a Asia.

Por este motivo la asociación Pro Wild Life  ha lanzado una petición de firmas para apoyar una carta enviada a la Comisión Europea y a los estados miembros. Más de 240.000 personas han pedido ya el cierre de los mercados nacionales para deterner el comercio de marfil.

Seguir leyendo »

La jueza conmovida por la chimpancé

"La situación actual de Cecilia nos conmueve. Si atendemos a su bienestar, no será Cecilia quien estará en deuda con nosotros, sino nosotros quienes deberemos agradecerle la oportunidad de crecer como colectividad y de sentirnos un poco más humanos". Son palabras de María Alejandra Mauricio, titular del Tercer Juzgado de Garantías del Poder Judicial en Mendoza (Argentina), y pueden leerse en la sentencia que acaba de dictar a favor de Cecilia, una chimpancé que se encuentra en el zoológico de esa ciudad, y a la que la jueza, conmovida, ordena liberar y trasladar al santuario que el Proyecto Gran Simio (PGS) tiene en Sorocaba (Brasil). María Alejandra señala que Cecilia tendrá que estar allí antes de que llegue el frío invierno mendocino.

Cecilia no solo vive cautiva en el zoo de Mendoza desde hace 30 años, en unas condiciones que el PGS califica de "deprimentes" (solo pisa cemento en los escasos metros de los que dispone), sino que se ha quedado completamente sola desde la muerte de Charly y Xuxa, sus dos compañeros de prisión. Y la jueza Mauricio no solo acepta el  Habeas Corpus presentado por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) y declara a Cecilia "sujeto de derecho no humano", sino que deja negro sobre blanco unos argumentos cuyo alcance es histórico y que se ha molestado en ilustrar con brillantes citas humanas.

Seguir leyendo »

PP, PSOE y C´s: la gran coalición de apoyo a la caza

El PP, el PSOE y Ciudadanos han unido esta semana sus votos en el Congreso de los Diputados para apoyar la caza y a quienes la practican, a pesar del continuo descenso de aficionados a esa cruel práctica y del creciente rechazo social que suscita en una ciudadanía cada vez más concienciada sobre el sufrimiento de los animales.

Hace pocos días que ha comenzado la temporada de caza y el diputado del PP Teófilo de Luis, reconocido cazador, no pudo esperar para defender ante la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una proposición no de ley "de medidas en apoyo de la caza", que contó con el apoyo, previa negociación de un texto común, de los dos partidos que en breve, previsiblemente, por activa o por pasiva, harán presidente del Gobierno a Mariano Rajoy. Resultado: 26 votos a favor, 8 en contra y 2 abstenciones con los que el Congreso pide al Gobierno que apoye a los cazadores.

Seguir leyendo »

Diligencias previas contra José Luis Moreno por un presunto delito de maltrato animal

El Juzgado de Instrucción número 6 de Móstoles (Madrid) ha abierto diligencias previas contra el  empresario José Luis Moreno por la comisión de un presunto delito de maltrato animal sobre dos perros que están en su vivienda de Boadilla del Monte en evidente estado de abandono y con signos visibles de graves problemas de salud derivados de una prolongada desatención.

Según se explica en la denuncia, los perros padecen caquexia derivada de una desnutrición severa, así como problemas cutáneos provocados por una posible leishmaniosis no tratada o bien por sarna, consecuencia de la falta de condiciones higiénico sanitarias básicas.

Seguir leyendo »

Un paseo por el oasis de los derechos animales

Nada más legar, Rayito nos hace de anfitrión. Estamos en su casa y se preocupa en conocernos a todas y todos. Va saludando, pasando su lomo por las manos de los invitados y olisqueando las piernas. Igual puede resultar una forma rara de hacernos sentir bienvenidos, pero ni mucho menos. Su proximidad, su roce y sus carreras nos hacen ver que somos bien recibidos en el santuario, su casa. Es donde habita y sueña desde que con solo unos días de vida fuera descubierto en un piso abandonado. Un pequeño jabalí que alguien separó de su madre y dejó solo. Pero Rayo tuvo suerte y cayó en las manos de Laura y Eduardo, fundadores de Wings of Heart. Ellos lo han cuidado hasta convertirse en un juguetón y divertido jabalí que engatusa a todos los visitantes.

Seguir leyendo »

Recomendaciones para una cobertura periodística ética de los otros animales

Hoy en día, la idea de que los intereses humanos se encuentran por encima de los intereses de los animales de las otras especies ya no es defendible. Que el sufrimiento de los animales importa y que no pueden pasarse por alto los intereses de un individuo por el mero hecho de pertenecer a otra especie constituye uno de los grandes progresos morales de la humanidad. Que los otros animales merecen consideración ética porque tienen intereses propios no solo es una idea filosófica ampliamente aceptada, sino también científicamente sostenida desde Charles Darwin y, más recientemente, de manera contundente desde los campos de la neurociencia, la biología evolutiva o la etología y la cognición animal -que han corroborado que los otros animales también experimentan dolor físico y psicológico, emociones y sentimientos. En 2012, un amplio grupo de científicos y científicas de reconocido prestigio firmaron la Declaración de Cambridge sobre la Consciencia, donde se reconoce que una gran mayoría de los animales no humanos tienen consciencia. Por otro lado, en 2009 el Tratado de Lisboa reconoció la relevancia jurídica del sufrimiento de los animales no humanos para la legislación europea.

Objetivos de estas recomendaciones:

a. Incrementar el respeto humano por los individuos de las demás especies para poder representarlos en las informaciones de manera precisa, justa y objetiva.

b. Romper el falso dualismo humano/no humano y sustituirlo por visiones inclusivas:

. De diversidad inclusiva, que nos permita representar la realidad dentro de un marco no de dominación (jerarquía de los seres humanos sobre los otros animales) sino de plena inclusión de todos los individuos sensibles en la esfera de consideración moral, sea cual sea su especie, etnia, cultura u origen.

. De justicia social inclusiva, que nos permita representar la realidad dentro de un marco de respeto, ayuda y solidaridad no discriminatorio por razones de especie (los intereses y derechos de los animales y los de los seres humanos no son autoexcluyentes).

c. Revelar las relaciones de poder especistas (legitimadoras de las relaciones de opresión sobre las otras especies por la supuesta superioridad de la especie humana) estructuralmente análogas a las opresiones que ya estamos combatiendo (machismo, racismo, clasismo, homofobia, discriminación cultural, discriminación de las personas con diversidad funcional, etc.).

d. Servir al interés público y al progreso social para promover una disminución global de la violencia en el planeta, recordando que, ante el sufrimiento, no se puede ser neutral.

Recomendaciones:

1. Dar cobertura informativa a la vida de los individuos de las otras especies de forma regular (no solo puntualmente y en contextos negativos).

2. Evitar las perspectivas antropocéntricas utilizando los animales no humanos como fuentes.

3. Dar cobertura informativa a las organizaciones de defensa de los animales no humanos.

4. Utilizar el lenguaje apropiado (neutro y objetivo).

Cubrir informativamente la vida de los individuos de las otras especies de manera regular (no solo puntualmente y en contextos negativos)

Los animales no humanos acostumbran a aparecer en las noticias solo de manera secundaria, en función de nuestros intereses y necesidades. Para compensar esto, podemos:

1.1. Dedicar tiempo y espacio a cubrir de manera rutinaria las interacciones entre los seres humanos y los demás animales (crear noticias sobre ello para incrementar la consciencia de que los animales de otras especies son sujetos de interés y de atención).

1.2. Reconocer e incluir la perspectiva de los animales no humanos en las historias en que están implicados (en accidentes, guerras, crímenes, alimentación, energía, política, ciencia, estilos de vida). En otras palabras, dejar de incluir únicamente la perspectiva humana y aquello que la beneficia.

1.3. Investigar la explotación de los otros animales en la sociedad actual y las consecuencias de esta utilización, sobre todo el sufrimiento psicológico y físico que les causan las prácticas legales y habituales (la explotación en granjas, la caza, la experimentación o mantenerlos en cautividad en zoos o circos, etc.) además de las ilegales (caza de especies en extinción, peleas ilegales, rituales religiosos, etc.). Plantearse éticamente estas investigaciones: preguntarnos si realmente es necesario y si tenemos derecho a utilizar a los otros animales como lo hacemos. Investigar también el realismo y viabilidad de las prácticas denominadas “más humanas”.

Evitar las perspectivas antropocéntricas utilizando a los animales no humanos como fuentes

Dado que los seres humanos son quienes consumen las noticias, las historias acostumbran a estar enfocadas priorizando a los individuos de nuestra especie. Para evitar esta perspectiva antropocéntrica (igual que debe evitarse el prejuicio racial o el sexista) recomendamos:

2.1. Identificar y reconocer los intereses de los animales de otras especies implicados (relacionados con su hábitat, territorio, alimentación, seguridad y con la ausencia de dolor, sufrimiento y ansiedad).

2.2. Representar a los otros animales como individuos que sienten (con quienes compartimos el planeta) y no mediante perspectivas centradas en los seres humanos. Es preciso evitar estereotipar a las especies: no definirlas según el uso que hacemos de ellas (alimento, mascotas, presas, pieles, juguetes) ni con metonimias (animales de granja, vacas lecheras, gallinas ponedoras, etc.) sino por lo que son (individuos, seres explotados por su carne, piel o fluidos, compañeros, etc.).

2.3. Dedicar espacio y tiempo a explorar las interacciones complejas entre los seres humanos y el resto de seres sensibles del planeta, cuestionando los prejuicios culturales que provocan preferencias injustificadas por unas especies por encima de las otras (es un prejuicio preferir a los delfines antes que a los peces, a los caballos antes que a las vacas, a los perros antes que a los lobos, a los ruiseñores antes que a las gallinas, a los vertebrados antes que a los invertebrados, etc.).

2.4. Reproducir (a ser posible audiovisualmente) las formas de comunicación de los animales, tanto en libertad como en cautividad, para familiarizarnos con sus maneras de expresarse y educar a las audiencias en sus vidas.

2.5. Interpretar la comunicación de las otras especies cuando sea evidente (muestras de alegría, curiosidad, tristeza, ira, afecto, ansiedad, aburrimiento, ganas de jugar, etc.). En algunos casos puede ser necesario consultar a profesionales para interpretar los matices desde una perspectiva no antropocéntrica.

2.6. Asegurarse de que las fuentes citadas incluyen siempre y de manera equilibrada voces que aporten la perspectiva y los intereses de los otros animales. Puede tratarse de biólogos, etólogos, veterinarios, activistas, abogados defensores de los animales, cuidadores y humanos que viven con ellos, personas veganas (personas que por razones éticas no consumen ni utilizan productos de origen animal), etc. Verificar que estas voces son independientes y que no trabajan directa o indirectamente para industrias relacionadas con la explotación de los animales.

2.7. Evitar definir a los otros animales apelando a estipulaciones arbitrarias que favorecen su representación negativa como especies “invasoras”, “agresivas”, “molestas”, “sucias”, etc.

2.8. A menos que la información se refiera a animales en cautividad, ofrecer siempre imágenes de los animales en su medio y estado libre, en sus hábitats naturales.

2.9. Evitar caer en la idealización de la vida en estado salvaje y en la celebración de los procesos naturales cuando impliquen la muerte y sufrimiento de los animales.

Dar cobertura informativa a las organizaciones defensoras de los animales no humanos

Para garantizar la inclusividad y la justicia recomendamos:

3.1. Equilibrar las fuentes gubernamentales y de la industria con fuentes activistas en todos aquellos temas que afecten a los otros animales. Las cuestiones que impliquen a animales no humanos no deben ser abordadas como meros temas económicos, regulatorios o de contaminación pública, sino también desde la perspectiva de los grupos que trabajan en su defensa.

3.2. Evitar que la única información que se proporcione sobre las organizaciones de defensa de los animales no humanos sea cuando estas lleven a cabo actuaciones de protesta o liberaciones de animales en granjas. Debe proporcionarse el contexto completo y la historia de estas organizaciones cubriendo también aquellas campañas que no sean tan espectaculares. El objetivo es dar cobertura a la esencia de lo que hacen, no solo al espectáculo.

3.3 Estar dispuestos y dispuestas a difundir imágenes no autorizadas, la veracidad de las cuales haya sido confirmada y que muestren la realidad de nuestra relación con los demás animales. En otros casos, también a obtener estas imágenes. Esto permite crear debate en la sociedad. Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a conocer esta realidad.

3.4. Evitar confundir las organizaciones ecologistas (centradas en la preservación de los ecosistemas y las especies) con las organizaciones de defensa de los animales no humanos (que se centran en el sufrimiento de los individuos dentro de los ecosistemas y las especies).

3.5. Evitar confundir las organizaciones de bienestar animal (que no piden la abolición de la explotación de los animales, sino el incremento de “bienestar” en el marco de su explotación) con las organizaciones abolicionistas (que luchan por los derechos de los animales y piden la erradicación de la explotación).

Utilizar el lenguaje apropiado (neutro y objetivo)

De igual forma que con el lenguaje podemos denigrar, devaluar y menospreciar a ciertos seres humanos por motivos de raza, sexo, orientación sexual, etc., el lenguaje especista también es una manera de agrandar el prejuicio antropocéntrico, consolidarlo y perpetuarlo. Esto sucede cuando se promueve una falsa dicotomía jerarquizante entre seres humanos y no humanos y se sitúa al ser humano en una dimensión separada y superior a la del reino animal para justificar la utilización de este último. Para evitar este lenguaje recomendamos:

4.1. Buscar la máxima precisión en la terminología. Dejar claro qué incluye el término animal y utilizar expresiones como “animales no humanos”, “los otros animales”, “las otras especies” o similares. El objetivo es ser inclusivo al reconocer a los humanos también como miembros del reino animal. Debemos buscar la precisión también en el tipo de categoría animal a la que nos referimos, por ejemplo: animales explotados en granjas, animales en libertad, primates no humanos, animales acuáticos, especies en peligro de extinción.

4.2. Evitar cosificar a los animales cuando nos referimos a ellos. Evitar utilizar expresiones que difuminen el carácter de individuos con consciencia y capacidad de sentir de los otros animales: evitar hablar de “capturas”, “unidades”, "cabezas de ganado”, “material genético”, “especímenes”, etc.

4.3. Evitar eufemismos y metáforas (bélicas, de cacería, etc.) y buscar la objetividad. Del mismo modo que no decimos que una persona “es discapacitada” sino que decimos que “tiene una discapacidad” o “una diversidad funcional”. Igual que decimos que una persona “está esclavizada” en lugar de decir que “es un esclavo”. Debemos evitar emplear los eufemismos que utiliza la industria. Por ejemplo, debemos decir que los animales viven explotados, que son utilizados, etc., o cuando un animal escapa de donde está confinado y los humanos lo matan no debe criminalizársele diciendo que ha sido “abatido” o “sacrificado” (el animal que ha escapado no había cometido ningún crimen ni había dado su consentimiento para morir; en realidad, ha sido “muerto a disparos” o “ejecutado”).

4.4. Evitar la falsa neutralidad. Los seres humanos utilizamos de diversas maneras, y de forma cruel, a millones de animales a los que explotamos en nuestro beneficio, dejamos sin hábitat, utilizamos como entretenimiento o experimentamos con ellos para nuestra salud o, la mayoría de las veces, para cuestiones mucho más triviales (productos de limpieza, cosméticos, juguetes, etc.). El dolor y el sufrimiento que infligimos es enorme. Se trata de una situación en que una especie utiliza individuos de otras especies en su interés. Hay un claro desequilibrio de poder entre los seres humanos, que ocupan la posición de fuerza, y las otras especies, que no pueden oponérsele. Los y las periodistas deben reflexionar sobre si la actitud neutral es ética en esta situación.

Seguir leyendo »

La matanza de toros de los Sanfermines en 15 imágenes

Seguir leyendo »