eldiario.es

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

El gran tema es el PP

La reflexión sobre la dimisión de Torres-Dulce termina en pocas palabras. Cierta decencia unida a la presión. El PP te dimite rápido. Siempre lo hacen. Hay una llamada y alguien dice: será mejor que dimitas porque si no, te van a cesar. Así se consiguen la mayoría de las dimisiones. Ahora si eres fiscal general del Estado te tienen que dimitir porque ya no te pueden fulminar como hicieron con Juan Cesáreo Ortiz Úrculo cuando llevaba ocho meses de mandato con Aznar. En el PP lo de que te cesen y dimitir se lía tanto que leí ayer que Úrculo dimitió. Entrando en bucle. Lo de la dimisión tiene poco análisis desde el punto de vista del afectado. Se lleva la dignidad y eso es un gran patrimonio.

El verdadero análisis debe residenciarse en lo que este hecho dice del Gobierno del PP. Lo que afirma sobre su concepción del Ministerio Fiscal. No les valen ni afines. No, los quieren esclavos. Y no están acostumbrados así que no reparan en que la inteligencia se comparece mal con la sumisión. De vez en cuando nos sorprenden y en vez de un tonto obediente nombran a un afín inteligente. Estos matrimonios peperos siempre acaban mal. Y sin pasar por la Rota.

Seguir leyendo »

La casta está desnuda

Implacables. Rápidos. Expeditivos. Así se están queriendo mostrar los partidos parlamentarios que han visto a algunos de sus miembros implicados en el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid. Algunos hasta llegar a ser acusados de vulnerar las mínimas garantías por no individualizar las conductas ni admitir casi defensa.

Está bien. Preferimos que se pasen por exceso que por defecto. Barriendo con escoba de cerda dura. Sin esperar al lento proceso judicial. Asumiendo que existe una suerte de ignominia que es insoportable para el ciudadano y para el sistema y que nada tiene que ver con si las conductas son finalmente delito o no. Es para estar contentos. A nadie se le ha ocurrido distraernos diciendo que hay que esperar a ver que dice la Justicia y que si la presunción de blablabla. Perfecto. Ya nos dirán si un comportamiento vergonzoso e inasumible es además delictivo pero mientras... puerta.

Seguir leyendo »

Paradigma de la casta

He escrito suficientemente sobre Gallardón, contra Gallardón, en este espacio durante los últimos años. El peor ministro de Justicia de la democracia. Paz lleve y paz nos deje. Victoria. Pero a rey muerto, rey puesto. Tenemos nuevo ministro. Rafael Catalá. El nombramiento de Catalá es un ejemplo claro de como funciona la casta. De como aguantar y ser cómodo y leal te asegura un futuro para siempre, una carrera profesional, una prima de vida. El PP no abandona a los suyos. Lo he oído repetir. Y, ahora, el ataque de cuernos de Gallardón y su humillación y desautorización por parte del presidente del Gobierno nos muestran a las claras como esto es así.

La Justicia en manos de amigos. Recuerdo cuando Catalá era el jefe de Lesmes en ese mismo Ministerio de Justicia. Ahora ambos se reparten el cotarro de la Justicia. El jefe como ministro, el segundo como presidente del CGPJ y del TS. No es casualidad sino causalidad. Fuera hace frío pero algún día vuelve a hacer calor. Y ese día los dos colegas, los ideólogos de la Justicia del Partido Popular, se reparten todo el poder en el sector.

Seguir leyendo »

Victoria

Algunas cosas aún funcionan. Cosas esenciales en un sistema democrático. Debemos de alegrarnos por eso además de alegrarnos con la victoria. La retirada por parte del Gobierno del anteproyecto de ley del aborto más involucionista y atentatorio a los derechos de las mujeres es una victoria. Como tal la celebro.

Desde el principio le dijimos a Gallardón, a Rajoy, al Gobierno en pleno que las mujeres y los hombres de este país que creemos en la libertad íbamos a dar esta batalla. La dimos. En los medios, en las calles. Me alegro mucho de haber participado de forma activa en ella. Mayoría en lucha porque esta ley se hacía contra las mujeres, contra los hombres concienciados pero también contra muchos de los miembros y votantes del Partido Popular que entienden que la moral religiosa de unos pocos no debe ser impuesta a toda la sociedad. Se hacía contra el criterio y con la crítica de organismos internacionales, se hacía contra la razón y contra la oportunidad y se hacía a favor de la Iglesia y del voto ultraortodoxo católico que, además, Gallardón estaba interesado en remansar para no ser vetado en sus ambiciones posteriores.

Seguir leyendo »

Degeneración

La degeneración del sistema democrático diseñado en la Constitución del 78 ha quedado finalmente desvelada en toda su crudeza. Parece que hasta los más sordos de sus perpetradores se han ido dando cuenta. Ha hecho falta que les pusieran delante un fenómeno que no entienden aunque el fenómeno sólo tiene de inexplicable el que no haya sucedido antes.

Así que ahora saben que no queda otro remedio que dejar de hacer el tancredo. Claro que, como siempre, no hay ni examen de conciencia ni dolor de los pecados. Van a cumplir una penitencia. Rajoy ha dicho la palabra mágica: regeneración. Juego de trileros. Van a echar un pedacito de carne a la bestia pensando que así la tendrán entretenida al menos hasta que amaine el temporal. Ese empoderamiento ciudadano, ese afán de pedir limpieza y vuelta a la esencia democrática con el que se han encoñado ya pasará. Unos puestos de trabajo y un poco de consumo y todo volverá a su cauce.

Seguir leyendo »

Limpiar la gusanera

Son dos conceptos que oímos manejar de forma aislada y por diversos motivos por parte de los partidos mayoritarios. Regenerar. Reformar la Constitución. Lo hacen en unos casos con más convicción que en otros y, en todos, porque a la fuerza ahorcan y porque el tirón de orejas en las urnas les ha convencido de que algo práctico tienen que hacer para aplacar el clamor popular. Aún no se han dado cuenta de que hacer el gatopardo, cambiar para que todo siga siendo igual, no va a dar resultado.

Rajoy deja claro que ellos en todo caso pactarían un reforma que pusiera un parche a lo de Cataluña, el PSOE, sin embargo, propone cambiar el modelo de Estado hacia uno de corte federal y alguna cosa más. No será eso lo que convenza de que ha habido una regeneración verdadera.

Seguir leyendo »

Felipe VI y la casta

Será un Rey, representará a una institución anacrónica y dificilmente explicable desde una racionalidad democrática, pero ha demostrado en su primer discurso que él o los que le rodean tienen más sensibilidad, más oído y más percepción de la realidad que la mayor parte de los políticos que le escuchaban desde los escaños.

Sí, Felipe VI le ha mandado unas andanadas a los miembros de la casta, a los que instalados en las poltronas le estaban escuchando, a los que niegan lo que sucede en la calle y piensan que con un poco más de bienestar todo el mundo se olvidará de todo lo que falla en el sistema. De acuerdo, un Borbón no es un antisistema, pero es que tampoco los que clamamos por la regeneración lo somos por mucho que el PP se empeñe en llamarnos extrema izquierda. Al menos no todos. Muchos queremos preservar el sistema democrático que es el único marco en el que nos vemos viviendo en libertad. Y para ello apostamos por iniciar la transformación "con la energía, la ilusión y el espíritu que inspira a los hombres y mujeres de mi generación". Yo soy de su generación. Yo le creo. Yo veo cómo los que hicieron la Transición no comprenden que aquel periodo se culminó y que ahora toca enraizarnos en la realidad del siglo XXI y crear nuevos consensos sociales capaces de ilusionar y de implicar a la mayor parte de ciudadanos. Sólo así tendremos futuro. Y sólo así la monarquía tendrá alguna posibilidad. No creo que él no lo tenga claro.

Seguir leyendo »

Daños colaterales

No voy a dudar de la veracidad de las informaciones que aseveran que la decisión de abdicar fue tomada por el Rey a principios de año y de que tanto el presidente del Gobierno como el jefe de la oposición la conocen desde marzo. Entra dentro de la lógica de los "asuntos de Estado" que se pactara no hacerla pública hasta después de que se produjera la cita electoral prevista, con el objeto, supongo, de no convertir el debate Monarquía/República en un ítem de campaña, y también de que estuviera atado y bien atado cómo será la ley orgánica que confiera legalidad a lo que es una decisión soberana.

Asumamos que todo eso ha sido tejido y entretejido con toda la sibilina delicadeza que manejan aquellos que se creen llamados a proteger los destinos de la patria. Pensemos que eso incluye también la clarificación de la posible disputa sobre el alcance de la irresponsabilidad penal del Rey recogida en la Constitución para no dejarle al albur de las jaurías que pudieran querer ahora lo que no pudieron antes.Todo ello habría sido hábil y sabiamente pactado y sellado a nuestras espaldas y por nuestro bien antes de conocer la situación a la que nos llevarían estos comicios.

Seguir leyendo »

Dinamitando la democracia

Cuando conoces el sistema es fácil distinguir cada punto del proyecto de LOPJ que ha sido diseñado para disciplinar y sojuzgar la independencia del Poder Judicial y, por ende, asegurar una mayor impunidad para aquellos a los que el poder político determine. Un misil al centro mismo de la democracia. Ayer me decía un juez: "ese proyecto no pasará". Pero entendí que era más una incredulidad frente a la magnitud del ataque y la gravedad de las consecuencias que una creencia basada en datos. Cuenta además el Gobierno de Rajoy -me resisto incluso a servir de propagandista del malvado Gallardón- con que, tras unos días de marejadilla en los medios, un encogimiento de hombros general les permita perpetrar semejante desatino democrático. Saben que los que claman por la "democracia real" no se van a ensañar a falta de comprensión técnica de cómo funcionan los mecanismos instalados como bombas de relojería a lo largo de la Ley.

Pero basta conocer el funcionamiento del sistema, saber cuáles son sus puntos de resistencia, aquellos que los políticos han intentado roer cada vez que un caso se les atravesaba en la mandíbula, para detectar la forma en los que los dinamitan. Nos han dado el caramelo del aforamiento de las consortes -que no tienen ninguna función atribuida pero a las que damos la protección- para que nos desgañitemos y así, mientras, cometer el verdadero crimen.

Seguir leyendo »

El sindiós legislativo

Ya saben que tenemos un Gobierno de gente de codos. Opositores a carretadas, personas de orden y, nos sugieren, con la cabeza ordenada. Los más de ellos procedentes del mundo del Derecho. Formidable, si no fuera porque casi todos sus proyectos de ley acaban teniendo problemas técnicos. Es tal su afán de imponer ideológicamente su modelo que ni siquiera alcanzan a ver las líneas rojas que pisan y emborronan con una técnica legislativa puesta al servicio de sus deseos.

La nomografía se les enfanga. Eso sí, están consiguiendo que colectivos jurídicos de todo tipo se movilicen para enmendarles la plana, advertirles o hasta gritarles sobre el sindios que pueden liar si dejan que los proyectos de ley salgan tal y como han sido planteados.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -