eldiario.es

Focos

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

La impune arbitrariedad

Produce miedo, y a la par una inmensa indignación, la impune arbitrariedad a la que son sometidos muchos ciudadanos en este llamado Estado de Derecho. Hablo de la acción de algunos actores del sistema policial y judicial que provoca indefensión, injusticia y daños sin que sus promotores sufran ninguna consecuencia cuando el sistema enmienda sus desmanes.

El sistema casi siempre funciona. Es precisamente por eso por lo que las injusticias son aún más manifiestas ya que al final se descubren sin que nadie repare el daño provocado. La Guardia Civil, la Policía, la Fiscalía y algunos jueces están constituyendo una peligrosa pinza que arrebata libertad y haciendas a ciudadanos que jamás ven restituido el dolor y las pérdidas causadas, una vez que azarosamente la Justicia pone en su sitio a los justicieros. Lo mismo sucede con algunas asociaciones que están confundiendo la defensa de su derecho al dolor y a la reparación del daño con una especie de inquisición a la que no son ajenos los tintes políticos. No se es más patriótico por alinearse con los que se proclaman defensores del orden, de su orden, sino cuando se defiende la Justicia y la Libertad y se intenta poner coto a los desmanes del poder que si tiene el monopolio represivo es más temible si cabe.

Seguir leyendo »

El veto de la agonía

Hace muy poco tiempo pasé días sujetando la suave mano de mi madre mientras agonizaba. Días oyendo cada estertor, que se prolongaba infinitamente, con el alma en suspenso por ver si sería al fin el último. El cáncer es cruel y cuando ya ha devorado a quien quieres, aún te reserva ese dolor suplementario. Mi madre murió el pasado Día de los Difuntos y desde aquí vuelvo a agradecer los cuidados paliativos del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares. Sin ellos todo hubiera sido aún más insoportable. Esos últimos días fueron un dolor extra. No había esperanza. No había futuro. Sólo la constancia de que era preciso esperar a que la cruel enfermedad terminara por destrozar algún punto vital que colapsara aquel cuerpo maltratado que ya no contenía a la mujer que me amaba y a la que yo amé como a nadie.

A pesar de la irremisibilidad hay todo un camino que hacer y que sufrir cuando llega el final. Pasar de las altas dosis de ansiolíticos a la sedación conlleva un tiempo en el que ni siquiera sabes si tu ser amado es consciente del calvario por el que atraviesa. Luego, al final, viene la calma de saber que ya no sufre, que la agonía ya no le toca, que sólo tienes ante ti un pobre cuerpo lacerado, un mecanismo totalmente deteriorado, que agoniza y se convulsiona en una cama en espera de la liberación final.

Seguir leyendo »

A setas o a rolex

La cuestión del fin de ETA es poliédrica y difícil de abarcar aquí de forma global. Por eso opto hoy por analizar la respuesta del partido en el Gobierno al anuncio de que ETA entregará unilateralmente sus arsenales el día 8 de abril. Me llama la atención no sólo por la aparente inamovilidad de sus asertos sino también por el hecho de que, escuchándoles, uno termina por pensar que en esto del terrorismo nunca han terminado de explicarnos si van a setas o a rolex. No sabemos si nos hablan desde lo jurídico o desde lo político o si lo mezclan o lo alternan en función del momento.

El anuncio de ETA es una buena noticia, aunque los populares se nieguen a verbalizarlo. Podría discutirse si es o no es el paso final, pero no que es un paso positivo. Sólo Cristina Cifuentes se ha atrevido a decirlo con claridad. La postura oficial es la de “aplicar la ley” y la de exigir “que de paso se disuelvan” en versión rajoyana o, con más precisión, “que se disuelvan, que pidan perdón, que ayuden a resolver los crímenes pendientes, que indemnicen y que acaten la ley”, como predica González Pons. Lo de que predica no es una metáfora porque el popular casi enumera las fórmulas de reparación del pecado sin pensar que, con la ley en la mano, no es posible entrar en esas demandas. Y ahí es a donde yo quería ir. ¿El Partido Popular se manifiesta en términos de una respuesta exclusivamente jurídica, como parece decir, o política como se puede colegir? ¿A setas o a rolex? La respuesta jurídica ha sido la constante desde hace años en la lucha contra el terrorismo. Con toda la ley y sin ir más allá de la ley. Ir más allá de ésta nos retrotrae a los execrables crímenes de Estado por los que deberíamos estar más dolidos y arrepentidos de lo que nos mostramos. El fin no justifica los medios y el hecho de que el Estado, que debe proteger a los ciudadanos, ordene torturar y asesinar es de una iniquidad difícilmente olvidable. Muchos, sin embargo, se lo echan al coleto.

Seguir leyendo »

Santa indignación

Han sonado truenos de santa indignación ante la campaña de Podemos para que la televisión pública deje de emitir la Misa de los domingos. ¡Hasta borrachos de cerveza caliente les han llamado! Mientras haya venencias y fino frío...

Es mentar la bicha y caerte con toda la impedimenta. No falla. Sucede que Podemos se queda corto en este empeño si lo que pretende es sólo acabar con una de las muchas e inaceptables manifestaciones de la presencia indiscriminada de la Iglesia Católica en el ámbito de lo público. Eso más que una trama es una red de telarañas que, pareciendo transparente, cae sobre nosotros de una forma invisible y pegajosa que lo enrancia todo. No basta pelear un hecho aislado. Hace falta que los políticos nos sustraigan definitivamente esa cruz aconfesional a la que nos ató una transición temerosa de los militares pero también temerosa de Dios. Un Estado laico, ya. De todas las secuelas del franquismo, la del nacionalcatolicismo es probablemente la que colea con más desenfado en la España actual.

Seguir leyendo »

Avisando la maniobra

Hace ya más de diez años, le pregunté a un vocal del CGPJ sobre su destino cuando este se renovara. No sabía entonces que el manejo político lo iba a convertir en el consejo casi inacabable. “Me voy a la Nacional”, me dijo ufano. ¿A la Nacional -le respondí- ¡si no te da la antigüedad!”. Sin ningún rebozo me dijo: voy a ser presidente de la Sala de Apelaciones, Michavila me la va a crear. ¡Fantasma!, pensé. Mal pensado porque la sala, en efecto, se creó sobre el papel aunque luego no se implementó. El magistrado, sin embargo, fue a la Nacional con otra trampita legal -una especialización penal por correspondencia- y siguió su ascendente tarea con el viento del PP siempre en sus velas hasta que él mismo la flambeó. La vida.

En la era del necesario periodismo de datos, no hay que olvidarse nunca de que estos no son sino trazos si uno no es capaz de tejerlos hasta ofrecer un tapiz de la realidad que oriente al receptor. Tejer. La importancia de tejer y contextualizar en la época en la que el poder no da puntada sin hilo.

Seguir leyendo »

No es oficio de cobardes

Este verano hará 30 años que salí de la boca de metro de Callao, con una ilusión que me llenaba de nervios. Iba a entrar en el Palacio de la Prensa y a darme de alta en el Registro Profesional de Periodistas de la FAPE. He estado buscando el magnífico carné de cuero que me entregaron para escribir aquí el número correcto que me asignaron, un trece mil algo. No lo he encontrado. No lo he usado nunca. No me ha hecho falta. Lo que chuta en la vida real son los carnés profesionales que otorgan las empresas informativas, de manera que es el empresario el que concede la cualidad de profesional. Una fuente de problemas que no se pudo solventar. Luchamos para colegiarnos, como las demás profesiones liberales, pero no nos dejaron. A los grandes grupos de prensa no les interesaban unos periodistas protegidos por la colegiación. Hubieran tenido que aceptar unas remuneraciones y unos derechos mínimos. No interesaba y no se hizo.

Dejé hace mucho de pagar cuotas. Nunca una asociación ha hecho nada por mí ni por ningún periodista de mi entorno. Tampoco los sindicatos ni cuando aún tenían mando en plaza. No les interesaba. Defender los derechos de los periodistas en un conflicto con las empresas les hubiera enfrentado a los medios y eso les perjudicaba. Necesitaban a los medios para el resto de sus acciones en favor de los otros trabajadores.

Seguir leyendo »

Cuando el diablo no sabe qué hacer...

Esta semana en la Audiencia Nacional han tenido lugar siete juicios por enaltecimiento del terrorismo relacionados directamente con expresiones a través de las redes sociales en las que se colisiona frontalmente con la concepción de la libertad de expresión. Siete. De hecho una tercera parte de las causas que la Fiscalía de la Audiencia Nacional maneja están relacionadas con ese tipo de delitos que se mueven en la peligrosa franja de la represión.

El riesgo que supone esta expansión del Derecho Penal, hacia áreas que precisan de un forzamiento de la interpretación y de una aplicación tan extensiva como la recogida en la reforma de 2015 del Código Penal, nos ha vuelto a asaltar esta semana con el asunto del bus de HazteOír, con las investigaciones por un carnaval y otras tantas. Mientras, en la culata de la Nacional han aparecido las muescas de haber mantenido en prisión preventiva como terroristas peligrosos a los titiriteros -en un asunto que acabó archivado-, la asunción del asunto de Alsasua como un delito de terrorismo con privación de libertad incluida -forzando la interpretación por parte de la fiscalía y de una juez sin experiencia en terrorismo- y ahora los juicios contra la tuitera que repitió antiguos chistes sobre el magnicidio del número dos de la dictadura y otros.

Seguir leyendo »

Mirando el dedo

Mirando el dedo y no la luna que señala. Así, en un gesto tan español, nos hemos quedado. Ruido y manifas e indignaciones de Twitter ante una Justicia que gritan está gripada. No se le ha entregado al pueblo el monigote para el manteo. Motín y coplas de los Borbones. España de siempre y tan dolorosa. Todos mirando el dedo y no la luna.

La Justicia está sufriente, nadie lo duda, pero nos arranca gritos cuando quizá sean menos necesarios. Creo haber escrito y dicho en infinidad de ocasiones que la Justicia funciona de forma independiente y profesional -sin medios y hecha una mierda, eso sí- hasta que le mete el dedo en el ojo al poder. En ese momento todo el sistema comienza a chirriar y el poder intenta utilizar todos los mecanismos que ha logrado controlar para minimizar los daños. Lo llevamos denunciando todo este tiempo en que hemos asistido a la lucha por purgar de forma legal la corrupción que ha convertido nuestro país en un lodazal.

Seguir leyendo »

Catalá y las mujeres difíciles de hallar

De todos los problemas, escándalos y meteduras de pata que rodean al actual ministro de Justicia, hay uno que me ha revuelto las tripas y me ha mellado las carnes, aún un poco más que los otros. Unos son desvergüenzas del sistema, como el manejo de la Fiscalía o los mercadeos con los correligionarios -que hay que acometer con seriedad si no nos resignamos al deterioro democrático que vivimos- ,y otro es la misoginia desplegada por el Notario Mayor del Reino cuando dijo el otro día en una radio que no puede haber más mujeres en el Tribunal Constitucional porque se necesitan "perfiles senior difíciles de encontrar entre las mujeres".

Catalá no defrauda. Ni techo de cristal ni mandangas. El tío se despacha con que no hay mujeres con nivel jurídico para llegar al Tribunal Constitucional y se queda tan ancho. Me doy por aludida, como debiera pasarnos a todas, porque no se trata de las expectativas profesionales de las señoras que han elegido profesiones jurídicas, sino de la constatación de que van a ser hombres los que sigan interpretando la norma marco de nuestra convivencia democrática. Es un escándalo. Los Padres de la Constitución fueron siete machos como siete castillos. Los que ahora la interpretan son 9 hombres y dos mujeres y con la renovación que se está a punto de producir, y que han muñido entre PP y PSOE, serán 10 hombres y 2 mujeres. Machos para dotarnos de una ley de leyes y machos para interpretarla. Plas, plas, plas. Y luego quieren que no saltemos.

Seguir leyendo »

Res extra commercium

Por motivos que sólo pueden responder a los intereses concretos de algunos grupos, esta semana nos hemos visto inmersos en una campaña furibunda que pretende la aceptación normal y plena de los vientres de alquiler. Este debate ha sido incluso metido con calzador en el congreso del Partido Popular, convirtiéndolo así en algo prioritario y necesario de forma artificial.

No voy a entrar a analizar el conjunto de intereses personales y empresariales que están detrás de esa campaña lobbistica precisamente porque lo que me aterroriza de todo esto no es el planteamiento agresivo de los que buscan cumplir sus deseos a toda costa -soy capaz de asumir hasta dónde puede llegar el egocentrismo humano- sino la pasividad y falta de reflexión de una gran parte de la sociedad que asiste, como si no fuera con ella, a este avasallamiento intelectual y moral. Como siempre, la falta de moral de algunos puede triunfar por la no implicación de buenas gentes que no terminan de ver, más allá de los argumentos manipuladores, qué es lo que nos jugamos como humanidad en este tipo de cuestiones.

Seguir leyendo »