eldiario.es

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

Lo que V.O. sí desnuda

La polémica en torno a la web de Carmena tiene una gran importancia pero no por la web sino por lo que desnuda. Es un paradigma de las falsas discusiones a las que nos abocan por mor de utilizar los asuntos contra el adversario político. Es un ejemplo de pensamiento orweliano, de instrumentación de la opinión pública y del relativismo factual en que se ampara la manipulación. Algo que puebla el panorama público español empañándolo todo, amalgamándolo todo, imposibilitando el pensamiento estructurado y crítico y el establecimiento de puntos firmes y comunes. Además descubre los pesebres ideológicos, la pobreza del seguidismo argumental y la sumisión de organizaciones que se suponen representativas a un determinado hilo ideológico que sólo acoge a algunos. Muestra además la profunda crisis del periodismo en España. Díganme si no supone un repaso eficiente a la dura realidad.

Los hechos: la web Versión Original es una fórmula de expresión del derecho de rectificación del Ayuntamiento. El artículo 1 de la Ley Reguladora del Derecho a la Rectificación dice textualmente “Toda persona natural o jurídica tiene derecho a rectificar la información defendida por cualquier medio de comunicación social, de hecho que le aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda suponerle un perjuicio”. A continuación establece una fórmula extrajudicial de lograrlo y otra judicial para si esta no prospera. Todo el que habita los medios conoce la dificultad de aplicación práctica de esta ley y todo el que conoce los juzgados entiende de su poca efectividad en la práctica. Carmena lo sabe así que arbitra una modalidad novedosa en España, no en otros lugares, para cubrir el mismo derecho. Nada que no hagan todos los días los jefes de Prensa de España. Incluidos los del PP que tampoco se cortan nada en levantar el teléfono para llamar a los medios cuando las noticias contienen inexactitudes. Seamos serios incluso cuando simplemente no les gustan.

Seguir leyendo »

¡Presentes!

Vamos a dejar las cosas claras. Aquí lo discutible o lo polémico no es el hecho de que una alcaldesa quiera cumplir la ley y limpiar de referencias a un dictador y a una dictadura el callejero de la capital de una democracia occidental. No. Aquí lo que escandaliza es que aún hay ciudadanos, periodistas, políticos y medios de comunicación que son capaces de generar defensas de lo contrario. Eso es lo que nos tendrán que explicar. Lo de Franco fue una dictadura. Eso no lo discute nadie... y si lo discuten, entonces empezamos a tener un problema de concepción de la democracia. Analicemos eso porque ahí podremos descubrir, en parte, que hay un sector de personas y de políticos que no saben distinguir una dictadura de una democracia, de lo que podemos colegir que no entienden bien ni la esencia ni las normas de la que tenemos y así, quizá, comencemos a explicarnos algunas de sus decisiones.

Puede que me equivoque. Quizá estos que ponen el grito en el cielo con la iniciativa de Carmena de cumplir con la ley y con el sentido cívico y democrático sepan que lo de Franco fue una dictadura. Esa perspectiva es tan mala como la anterior. Saben lo que fue y aún se levantan para defender que se perpetúe la glorificación de sus símbolos y representantes. Entonces, ¡oiga Houston!, la cuestión es muy grave porque tenemos entre nosotros a gentes que quieren honrar aún a un dictador y a su régimen falto de libertades.

Seguir leyendo »

Los jueces que ellos quieren

La configuración del tribunal enjuiciador del Caso Gürtel en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional es el último, sangrante y escandalizador ejemplo de cómo el sistema ha sido colonizado y sometido por el poder político. Como explico en mi libro “La Justicia sometida” los políticos logran tener los jueces que desean. El sistema está infiltrado. Son los jueces predeterminados por la Ley. Son jueces independientes e imparciales. Sólo que ya se ha hecho lo necesario para colocar a los que piensan como ellos en el lugar que será necesario. Así funciona y así han vuelto a hacerlo.

No es la primera vez pero, en esta ocasión, el descaro es obsceno. De un tribunal configurado por tres personas la mayoría decisoria la pueden conformar dos jueces ligados estrechamente al Partido Popular. Estrechísimamente. Ambos han ostentado puestos bien remunerados y de libre designación auspiciados por el Partido Popular. Concepción Espejel y Enrique López. La Concha de Cospedal y el enviado de Trillo. Ambos llegaron a la Audiencia Nacional después de algunas artimañas legales (no las califico de otra manera por ser generosa). Y ahí estaban, esperando.

Seguir leyendo »

¿Nueva trampa a favor de la infanta?

Arrecian los rumores en el mundo jurídico sobre una nueva maniobra procesal que podría intentarse para evitar que la hermana del Rey se sentara físicamente en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Palma. Quiero imaginar que son solo eso, rumores. Quiero pensar que no se está pensando siquiera en volver a espachurrar el derecho procesal para conseguir beneficiar a la infanta Cristina. En serio, quiero pensarlo.

No obstante soy consciente de que si en algún caso se ha oído chirriar, quejarse y gritar a la separación de poderes ha sido en este. En mi libro recién aparecido esta semana  La justicia sometida lo explico con detalle. Es cuando la Justicia choca con el Poder cuando todos los mecanismos se ponen en marcha para intentar controlarla y someterla. En el caso Nóos hemos visto cosas que pensamos que jamás veríamos y podría ser que aún nos quedara mucho de lo que sorprendernos.

Seguir leyendo »

Puertas giratorias

Hay ocasiones en las que un sistema pervertido actúa sin ningún tipo de careta. Ayer fue una de ellas. El ex consejero de Justicia de Camps, el hombre que lo afilió a AP, fue nombrado ayer presidente de la Audiencia de Valencia. Desde hoy enjuiciará procedimientos y dirigirá el máximo órgano de Justicia de esa provincia. Estamos tan sometidos al escándalo que casi andamos anestesiados para situaciones tan inadmisibles como esta. Con toda suerte de honores protocolarios, el hombre que hizo su carrera política a la sombra del ex presidente de la Generalitat Valenciana, se convirtió ayer en cabeza visible de los jueces valencianos al grito de "Camps ya no se cuenta entre mis amigos" y "mi mandato apostará por la transparencia". Encima de todo falsete y un poco cínico.

No acabaremos con la corrupción hasta que no limpiemos el sistema y, para eso, deberemos empezar por niquelar la separación de poderes y la independencia del Poder Judicial. El caso de Valencia nos muestra cómo no estamos ni a medio camino de ello. El hombre de Camps reina en la Audiencia y, por encima de él, en el Tribunal Superior, su protegida Pilar de la Oliva a la que él mismo se encargó de nombrar cuando era vicepresidente del CGPJ. Y lo logró, a pesar de que De la Oliva no cumplía el requisito de haber pertenecido a un órgano colegiado. No fue óbice. Pasó de ser una mera juez de Instrucción unipersonal a gobernar a todos los jueces de la Comunidad Valenciana. Agradecida debe estar a De Rosa y a sus mentores. Y también puede que el PP se lo esté a ella pues, presidiendo como preside el juicio del Caso Gürtel, ha retrasado la continuación de las vistas hasta después de las municipales lo cual alivia la campaña popular y lo llevará en el tiempo... ¡oh, my God! justo al punto en el que ella misma deba ser renovada en su puesto por la mayoría conservadora del CGPJ. ¿Cómo vamos a luchar así, siquiera legalmente, de una forma contundente contra la corrupción?

Seguir leyendo »

La justicia sometida

Si tiene este libro entre las manos es porque, en algún momento, ha percibido que el sistema no funciona. Lo ha abierto porque hace tiempo que tiene la sospecha de que la justicia no es igual para todos. Bien, lleva razón.

[OBJECT]]Y cada vez será peor si no lo paramos. Por eso voy a intentar explicar lo que está pasando dentro y cómo las fuer­ zas se han concitado para someter la justicia al control político, reventando la idea básica de cualquier sistema demo­crático de que los poderes actúen de forma separada e independiente. Esa separación básica que concede al Tercer Poder la misión de controlar a los otros dos. Si los ciudada­nos no somos capaces de asimilar la gravedad de una justi­ cia amarrada y esclavizada, no podremos hacer nada para pararlos. Es lo que ellos esperan. Saben que hace falta un conocimiento técnico que es difícil transmitir a la opinión pública para comprender lo que están haciendo, cómo lo están haciendo y el enorme coste que tendrá para la idea de una democracia sana. No cuentan con que, hasta donde nos sea dado, quedamos periodistas, jueces, abogados, fisca­les, juristas varios, dispuestos a no callar ante lo que está sucediendo. Sin Estado de Derecho no hay democracia posi­ble. Una justicia cautiva del poder político no es justicia.

Seguir leyendo »

Gürtel, un ejemplo de manual

El caso Gürtel es un misil en la línea de flotación del PP, lo adorne de embustes o no un presidente del Gobierno ante los representantes de la soberanía popular. Salta a la vista. No obstante, existe una demostración empírica de que esto es así y reside en cómo el partido implicado ha utilizado todos los resortes que el poder político ha atesorado a lo largo de décadas para intentar someter al judicial. En ese sentido es un caso de manual y sirve maravillosamente para explicar cómo los rediseños del sistema, los cambios legislativos, las modificaciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y todas las maniobras diseñadas para intentar lograr el control político tenían un objetivo. Sirve también, y esto debe alegrarnos, para demostrarnos que una Justicia que el Poder con mayúscula ha intentado domesticar sigue agónicamente adelante contra viento y marea.

Pero si quieren contemplar todos los subterfugios que habitualmente utiliza el poder para intentar lograr la impunidad en Gürtel aquí los tienen. Algunos son presiones a los jueces, como la interposición de querellas contra ellos (el PP se querelló con Garzón por prevaricación al inicio del procedimiento) o los intentos de elegir a los que más les gustan. Aquí entrarían desde las prórrogas interesadas de Ruz, un juez no inamovible, hasta las batallas por arrebatar los papeles de Bárcenas al juzgado central de instrucción número 3 para remitírselos a él. Luego dejó de gustarles. Tuvieron que sacar la plaza a concurso  e intentaron que un juez afin y antiguo ganara la plaza. Agua. Hemos visto también cambios de jurisdicción por aforamiento –de la Audiencia Nacional al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), y del TSJM al Tribunal Supremo (TS)– y por desaforamiento decidido por dimisión tanto en Madrid como en Valencia.

Seguir leyendo »

La sombra del palo

El juez Vidal acaba de comprobar cuaán larga es la sombra del palo. Señor,sí,señor. Lesmes, como buen cristiano, ni miente ni defrauda. A los jueces se les controla con el palo y la zanahoria. Para la expedición de las últimas zanahorias les remito al informe sobre la política de nombramientos del CGPJ realizado por la Plataforma para la Independencia Judicial. Hoy vamos con lo del palo porque a Vidal se lo han dado y le han dejado tieso. Y a la vez han enviado un mensaje preventivo: ¡atención  señores con lo que expresan, atención señores con lo que escriben, si no se mueven dentro del más estricto guión! Jueces dóciles del palo y la zanahoria. Objetivo cumplido.

El juez Vidal es independentista. Ya ven. Usó su técnica jurídica en un trabajo teórico de redacción de una constitución. Ya ven. Y ahora se lo pulen por considerar que "esta actuación, junto su apoyo explícito a la consulta soberanista, no queda amparada bajo el derecho fundamental a la libertad de expresión porque choca con la dignidad integridad e independencia del Poder Judicial". Y lo hacen con los votos exclusivos de la mayoría conservadora del Pleno del Consejo que se fracturó en dos a la hora de adoptar una decisión que en la práctica, si no lo expulsa, si le hace perder su carrera judicial. Esto vicia la decisión. No le concedo ya, ni por el beneficio de la duda, un resquicio de inocencia a esta situación. No puede ser que si una postura jurídica es discutible, la discusión se abra en bloques como una breva y purgue a un miembro del Poder Judicial con la sospecha de haber sufrido el rodillo de una mayoría ideológica que sirve de correa de transmisión de una postura política que no asume que un ciudadano libre puede pensar que la constitución actual es la mejor posible o que es insostenible o que preferiría vivir bajo el manto de otra. Y que un juez es un ciudadano libre que ha jurado acatar la existente. Nadie ha hablado de que Vidal, como juez, no lo haya hecho.

Seguir leyendo »

Ni tanto ni tan calvo

Situar el momento concreto en el que el hecho de estar inmerso en una investigación judicial debe provocar responsabilidades políticas es una cuestión que siempre ha estado sobre el tapete. De eso se trata, sí. Por mucho que resulte patético oír al partido que ha mantenido a sus cargos hasta llegado prácticamente el momento del juicio clamar que una providencia de citación debe servir para que dos representantes del pueblo devuelvan sus actas porque así lo prometieron. No creo que prometieran eso y si lo hicieron fue una tontería.

Tras la providencia de Jorge Alberto Barreiro hemos tenido fuegos de artificio, matasuegras y bombas fétidas.Todo menos un debate sensato sobre cuál sea ese punto que permita limpiar la escena pública de personas sobre las que pesan graves acusaciones pero que no suponga abrir la veda a que la mera admisión a trámite de una querella suponga el fin de la carrera política porque eso nos llevaría a ver espurios intentos de quitar de en medio a los rivales. Insisto en lo de providencia  -una resolución sin argumentación jurídica alguna y que, por tanto, no puede recurrirse- para llamar a declarar en calidad de imputados porque permite comprobar como era cierto que el largo auto que dictó Castro para cumplir este trámite procesal con la Infanta sí era una anomalía, una más, en ese caso. A declarar como imputado se cita por providencia de toda la vida de dios.  

Seguir leyendo »

Gómez, como Aguirre

Más vale tarde que nunca es una verdad que no por refranera es menos incontestable y que le es de aplicación al lío este de "la PSOE". Como dije con el de IU, los líos de poder de los partidos me agotan. Creo que agotan al ciudadano en general. Puedo no saber si los de Tomás Gómez son los del Frente de Liberación de Judea y los de Sánchez los del Frente Judaico Popular o la inversa. Preclara vida de Brian. Ni siquiera me importa. Sólo sé que, de pronto, de tener delante la perspectiva de un candidato a la presidencia de la CAM, desaparecido como opositor, sin ningún arraigo popular, sin tirón electoral y cercado por decisiones en sus anteriores cargos más que cuestionables, pasamos a un posible candidato sensato, reflexivo, honesto, dialogante y con la cabeza llena de ideas y la mochila vacía de escándalos y sospechas. A más de uno un suspiro de alivio le ha recorrido el pinzamiento con el que pensaba que se iba a ver obligado a acudir a las urnas.

Es verdad que hay voces socialistas que afirman que es una defenestración preventiva y que Tomás Gómez ni está imputado ni se sabe si lo estará. Argumento cierto pero errado e inspirado en los principios de la vieja política. Esa que ya harta. He defendido una y otra vez que la línea roja de la honestidad y de la ética de los políticos no puede ser la de si han delinquido o no. Hay que repetir que existe la responsabilidad política y que ésta debe ser aplicada si queremos de verdad atisbar algo de limpieza en el barrizal. Como ciudadanos y como votantes queremos algo más que políticos que no sean delincuentes. Esperanza Aguirre es responsable políticamente de la situación de corrupción que se vivió en la Comunidad de Madrid, lo es de que su mano derecha, Francisco Granados, esté en prisión preventiva y Tomás Gómez es responsable político de la bancarrota de Parla y de la situación procesal en la que se encuentran y se encontrarán las personas que le rodeaban.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -