eldiario.es

Focos

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

Catalá y las mujeres difíciles de hallar

De todos los problemas, escándalos y meteduras de pata que rodean al actual ministro de Justicia, hay uno que me ha revuelto las tripas y me ha mellado las carnes, aún un poco más que los otros. Unos son desvergüenzas del sistema, como el manejo de la Fiscalía o los mercadeos con los correligionarios -que hay que acometer con seriedad si no nos resignamos al deterioro democrático que vivimos- ,y otro es la misoginia desplegada por el Notario Mayor del Reino cuando dijo el otro día en una radio que no puede haber más mujeres en el Tribunal Constitucional porque se necesitan "perfiles senior difíciles de encontrar entre las mujeres".

Catalá no defrauda. Ni techo de cristal ni mandangas. El tío se despacha con que no hay mujeres con nivel jurídico para llegar al Tribunal Constitucional y se queda tan ancho. Me doy por aludida, como debiera pasarnos a todas, porque no se trata de las expectativas profesionales de las señoras que han elegido profesiones jurídicas, sino de la constatación de que van a ser hombres los que sigan interpretando la norma marco de nuestra convivencia democrática. Es un escándalo. Los Padres de la Constitución fueron siete machos como siete castillos. Los que ahora la interpretan son 9 hombres y dos mujeres y con la renovación que se está a punto de producir, y que han muñido entre PP y PSOE, serán 10 hombres y 2 mujeres. Machos para dotarnos de una ley de leyes y machos para interpretarla. Plas, plas, plas. Y luego quieren que no saltemos.

Seguir leyendo »

Res extra commercium

Por motivos que sólo pueden responder a los intereses concretos de algunos grupos, esta semana nos hemos visto inmersos en una campaña furibunda que pretende la aceptación normal y plena de los vientres de alquiler. Este debate ha sido incluso metido con calzador en el congreso del Partido Popular, convirtiéndolo así en algo prioritario y necesario de forma artificial.

No voy a entrar a analizar el conjunto de intereses personales y empresariales que están detrás de esa campaña lobbistica precisamente porque lo que me aterroriza de todo esto no es el planteamiento agresivo de los que buscan cumplir sus deseos a toda costa -soy capaz de asumir hasta dónde puede llegar el egocentrismo humano- sino la pasividad y falta de reflexión de una gran parte de la sociedad que asiste, como si no fuera con ella, a este avasallamiento intelectual y moral. Como siempre, la falta de moral de algunos puede triunfar por la no implicación de buenas gentes que no terminan de ver, más allá de los argumentos manipuladores, qué es lo que nos jugamos como humanidad en este tipo de cuestiones.

Seguir leyendo »

Desfachatez visible

Un grupo de universitarios, con el denominador común de haber recibido el Premio Nacional de Excelencia Académica, ha puesto en marcha una iniciativa denominada La Facultad Invisible para, según afirman, diagnosticar los males de la universidad y proponer soluciones realistas. Una de ellas es la puesta en marcha de “Apadrina un becario” un crowdfounding para recaudar 14.000 euros para ayudar a 9 becarios “que han llegado aquí después de un competitivo proceso de selección” y que “realmente se lo merecen”.

Hiervo de indignación. No me entiendan mal, me parece loable que estos profesores e investigadores quieran poner su granito de arena para solucionar la injusticia a la que nos han conducido, pero no puedo por menos que gritar cuando veo que hay estudiantes en España que necesita clamar CARIDAD para poder hacer aquello a lo que tienen derecho, es decir, estudiar y formarse en un sistema universitario accesible sin límites económicos. Es una desfachatez bien visible que el Partido Popular y sus recortes nos hayan llevado a esta “excelencia”, la de necesitar pedir a los ciudadanos que den una limosna -modernamente llamada crowfounding- para que unos jóvenes brillantes puedan seguir su camino y formarse en nuestras universidades. Lo más trágico es que tal iniciativa se plantea, se lee y se adopta por ciudadanos de bien sin darse cuenta del sapo que se tragan y de los derechos a que renuncian. La anestesia y el apaciguamiento es de tal nivel que ya ni los premios nacionales, inteligentes y formados, son capaces de darse cuenta de la aberración a la que se enfrentan.

Seguir leyendo »

Ni un paso atrás

Decía Simone de Beauvoir que cuando comenzó a reflexionar descubrió que este mundo era un mundo masculino y que su infancia había sido alentada por mitos forjados por los hombres. Desde ese momento dejó todo relato personal para ocuparse de la condición femenina en general. Tenía ya cuarenta años cuando abandonó su postura cómoda.

Quienes firmamos este manifiesto tampoco queremos seguir en espacios de falsa comodidad.

Seguir leyendo »

Tiempo sin sed

¡Arded sin descanso, arded! La libertad no la tienen los que no tienen su sed Rafael Alberti

La base del pensamiento radica en el salto de lo concreto a lo abstracto. Me he referido estos últimos días a casos concretos de ataques institucionales y legales a la libertad de expresión. Trascendamos. Vamos a hablar de lo que realmente preocupa, de lo que atemoriza, de lo que importa.

Seguir leyendo »

El camino de la impunidad

La lucha contra la corrupción no es posible sin controles previos y sin investigación y castigo posterior. El papel de la Justicia es decisivo a la hora de atajar un mal que corroe a una sociedad democrática. Sucede que los políticos forman parte de los poderes fácticos que buscan eludir tal control y por eso nos proponen engañabobos para convencernos de que realizan reformas para atajarla. Así nos tienen enganchados al debate de los aforamientos, que no tiene mayor relevancia en el asunto que nos ocupa. Los aforamientos son un problema porque permiten al corrupto elegir jurisdicción, pero si no existiera simultáneamente la intervención política en el nombramiento de los miembros de los tribunales, no pasaría nada. La del aforamiento es una polémica facilona para alejarnos de lo decisivo.

La búsqueda de la impunidad por el poder político ha seguido dos vías fundamentales: la intervención en los nombramientos a través de la manipulación del CGPJ y las reformas extra constitucionales y legales que han permitido arrebatar poder a los jueces. Resumiendo: han intentado controlar al Poder Judicial mediante todos los medios a su alcance.

Seguir leyendo »

Filípica a la Fiscalía

La utilización de la Fiscalía para imponer una represión ilícita contra la libertad de expresión en nuestro país está pasando ya de castaño oscuro. El repetido esquema de someter a ciudadanos a la presión del inicio de un proceso penal, incluso de su paso por prisión, para que luego todo termine en nada es una actitud inadmisible que debe cesar. Sobre todo porque es evidente, desde el inicio, que de tales procedimientos no puede derivarse una condena y, por tanto, sólo se inician como fórmula de represión y de castigo anticipado por un delito inexistente. El golpe es redondo porque no pudiendo el fiscal prevaricar, dado que no dicta resoluciones, nadie es responsable final de las injustas privaciones de libertad y del escarnio, el temor y la pena de banquillo y económica que se les inflige a tales ciudadanos. No crean que me olvido de los jueces cobardes que contribuyen a ello. Pero, en esos casos, al menos uno podría defenderse interponiendo querella. 

Los casos van en aumento. No es cuestión baladí.

Seguir leyendo »

El punto 4

Cospedal dice que quiere saber más sobre el Yack 42. Trillo va de retirada y ya no suscita tantos miedos ni tiene tanto poder oculto, aunque sigue sabiendo. Los tiempos son otros, además. Del rodillo al pacto hay un trecho de talante. “Creo que nunca hay que tener miedo a la información. Cuanta más información se dé, mejor”, ha dicho la flamante ministra. Por eso voy a echarle una mano en su afán y, para que no la timen, voy a recomendarle que pida echar un vistazo al punto 4. El punto 4 -“Transporte de ida”- del informe presentado por el teniente coronel Javier Merino, perteneciente al Centro de Inteligencia y Seguridad, que fue clasificado y sobre el que aún nadie -ni el instructor de la Audiencia Nacional ni el del dictamen del Consejo de Estado- ha logrado poner la vista. Mucho menos los familiares de las víctimas, la prensa o los ciudadanos.

El punto 4, señora ministra, habla del estado de los aviones.

Seguir leyendo »

Nos la van a colar

El PP ha decidido solucionar un problema que no existe. La instrucción de los procesos penales por parte del juez. El PSOE está muy de acuerdo en apoyarle en ello. Podrán pactar y acordar un cambio que no soluciona nada que nos acucie, pero que a ambos partidos les debe parecer prioritario. Han comenzado ya los movimientos de formación de la opinión pública para hacernos aplaudir un cambio que no sólo no es necesario, ni mucho menos urgente, sino que puede ser peligroso y contraproducente para el funcionamiento del Estado de Derecho. Nos la van a colar y encima van a pretender que les aplaudamos el empeño.

No es un tema tan técnico como pretenden. Trata del control del poder y eso lo vamos a entender todos rápido. Fue Felipe González el que comenzó a pensar que los jueces en este país tenían “demasiado poder”. No es raro. Se arriesgaba a que le enviaran a prisión a unos cuantos cargos importantes. Lo resolvió reformando la manera en la que el juez podía adoptar la prisión preventiva e introdujo la obligatoriedad de la petición acusatoria, para meter al fiscal por medio. Sólo doy datos. El PP siempre estuvo en contra de entregar la instrucción a la Fiscalía, arrebatándosela a los jueces. No hace falta ser un lince para saber cómo y por qué se han caído ahora del caballo y se han reconvertido, después de ver el calvario judicial que han atravesado en los últimos años. Intentar controlar a los jueces, a través de nombramientos y otras zanahorias y palos, es complejo, indirecto y no totalmente satisfactorio. Las carnes de los populares lo saben, y los ciudadanos también. En cambio, hacer que la Infanta no sea acusada o que no se impulse la acción penal en temas como los Papeles de Bárcenas, Pujol y otros muchos, que arrancaron gracias a acusaciones populares, no resulta tan difícil. A las pruebas me remito.

Seguir leyendo »

Quedan jueces en Luxemburgo

Quedan jueces en Luxemburgo pero los queremos en Madrid. Las vergüenzas de nuestro sistema de Justicia han salido a la luz tras la sentencia sobre las cláusulas suelo dictada por el Tribunal de Justicia de la UE. No es la primera ocasión en la que sucede pero sí es un ejemplo tan claro y tan evidente que es imposible ocultarlo .

Tenemos un sistema judicial que funciona razonablemente bien en las bases –en parte por el esfuerzo personal y contracorriente de muchos magistrados- y en las cuestiones que afectan a la ciudadanía, pero que ha sido viciado y manoseado y pervertido en las cúpulas, sobre todo cuando sus resoluciones afectan directamente al poder. La sentencia sobre la retroactividad de las cláusulas suelo consigue dejar esta verdad desnuda.

Seguir leyendo »