eldiario.es

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

El primer resorte

Podría parecer increíble hasta que punto una chirigota carnavalera puede convertirte en casta. Siempre hay un primer resorte que mueve luego inimaginables maquinarias. Un pequeño impulso que abre procesos que sólo los guionistas de "El Hormiguero" podrían imaginar. Kichi ha querido detener el movimiento. Como gaditano sabe que el Falla en Carnaval y en palco no es comparable ni a siete mil huríes. Y les ha arrebatado el paraíso a los de siempre. Casi lo mismo que ha hecho Ramón Espinar, madridista desde que echó los dientes, al renunciar al Palco del Bernabéu, ese sí, paraíso inalcanzable y objeto de deseo aún no explotado por el cine porno. O Carmena y su corporación diciendo adiós a su acceso al inaccesible Club de Campo, a las entradas de Las Ventas en tendido preferente o a los palcos VIP del tenis en la Caja Mágica.

Seguir leyendo »

Del rey abajo, ninguno

Del rey abajo, ninguno. Firmó Zorrilla un drama sobre el honor. Puede que allí en su siglo el control de la hembra fuera decisivo. En este siglo el honor no reposa sobre hímenes sino sobre cuentas en Suiza. No obstante hay que suscribir su rótulo: Del rey abajo, ninguno. Republicanos que seamos. Los convulsos tiempos actuales nos ponen igual frente a estos trabajos de honra y honestidad. Poco hemos avanzado.

El jefe del Estado y el presidente del Gobierno tomando caminos distintos frente a la misma encrucijada. Porque desde su llegada Felipe VI se ha dado cuenta de que hay cosas que ya no se van a soportar y porque Mariano Rajoy no termina de toparse contra esta realidad social y política indiscutible. Quizá en esta diferencia se acabe cifrando también su estadística de supervivencia.

Seguir leyendo »

Problema radical

Todo parece muy enredado. Golpe de efecto a diestra o siniestra. Tengo la impresión de que todo gira en torno a un problema radical - “que afecta a la parte de fundamental de una cosa”- cuyo enfoque o desenfoque articula en último término las reacciones a las que asistimos.

En el fondo de todo late la concepción y la reacción frente a la pregunta del siglo: ¿solo hay un espectro de opciones aceptables en el juego político actual? ¿solo existe una forma de ver el mundo matizada por algo más o menos de sensibilidad social? Es lo que nos presentan como realidad inamovible. Un mundo desigual en el que el poder económico se concentra cada vez en menos manos, lo que entrega a ese reducido número de individuos un poder sobre la economía que maniata al poder político y que, por tanto, se lo entrega también a ellos. Y no solo nos lo presentan como hecho indiscutible sino que intentan convencernos de que tal inaudita situación de desigualdad y de tiranía encubierta es buena y necesaria para nosotros. “Los mercados han apostado por la gran coalición como escenario más razonable”, dice De Guindos en Davos. Y lo escandaloso no es que esa sea la postura de los mercados, desde su perspectiva la veo con toda claridad, sino el hecho obsceno de que sea formulado de forma abierta y vendido como el bien común. “Lo razonable es...”, “lo bueno para España es...”, que afirma la vicepresidenta en funciones o la liebre a la fuga de Rajoy.

Seguir leyendo »

No se puede

No se puede. Un círculo sin salida. No se puede matar para defender tus ideas. Elemental. No se puede matar para lograr la independencia. No se pueden presentar iniciativas ilegales en el Congreso. No se puede. ¿Y qué hacemos?

Lo pelearé con las ideas. Las ideas no delinquen. ¡Quiero defenderlas, oiga! Es la forma. No se puede. No puedes saltarte las leyes. Es el fondo ¡Cambiemos las leyes! No se puede. No puedes. No hay mayoría. No podrás jamás. No puedes.

Seguir leyendo »

Una verdad del Caso Nóos

Arranca mañana el juicio del Caso Noos con las cuestiones previas y con una Infanta de España y su marido sentados en el banquillo de los acusados. Sus letrados intentarán exculparla usando una estudiada doctrina jurídica que fue pensada cuando la ignominia del banquillo había caído sobre el hombre más poderoso de España. Poderoso caballero es don Dinero. No cabe duda de que el poder estimula de forma prodigiosa la creatividad jurídica. En un caso y en el contrario. También cuando se trató de que una genialidad fantástica para un caso no se convirtiera en la balsa salvavidas de un perverso soberanista que se iba a ir de rositas después de pasarse por el arco al sistema judicial. No me cabe duda de que nos esperan brillantes construcciones en el caso que amenaza con llevar a prisión a la hermana del Rey. Ardo en deseos de leerlas.

Tendremos pues que atender y esperar a la decisión imparcial e independiente del Tribunal juzgador para conocer la verdad judicial. No intentaré ni intentaremos suplantarles en tal tarea. La verdad judicial nos dirá si los hechos probados encajan o no en los moldes de los delitos que se invocan,si fueron cometidos y hasta que punto por las personas encausadas. En el supuesto de que ello sea así nos indicarán el castigo que como sociedad vamos a imponerles. Siento reconocer que a mí eso de que la Justicia se siga impartiendo en nombre del Rey y no del pueblo me parece un despropósito. En este caso casi una broma de mal gusto.

Seguir leyendo »

No...

No, hay cosas que ni son ciertas ni lo va a ser por mucho que se empeñen.

No, Susana, no hay ninguna seguridad de que tu persona vaya a conseguir más voto socialista fuera de Andalucía que el conseguido por Pedro Sánchez. Es más, es harto probable que éste descienda puesto que es dudoso que nadie haya abandonado al PSOE por el tema de la estructura del Estado pero es seguro que perderías apoyo del ala izquierda de tus votantes que no ven mal el derecho a decidir y que creen que el referéndum sería la solución. Y es absolutamente cierto que terminarías de derrumbarlo en las nacionalidades en las que existe un sentimiento soberanista.

Seguir leyendo »

Las líneas son para pisarlas

Uno pinta líneas porque quiere que puedan ser pisadas sin daño. Puede que con un coste o multa posterior pero sin perjuicios. En caso contrario elevaríamos medianas.

Por eso me alegro tanto de oír hablar de líneas, aunque sean rojas, en estas cuestiones de formar gobierno. Nadie habla de muros o de fosos con tiburones, solo de líneas, de esas que pueden pisarse o incluso rebasarse en un descuido. De esas que se borran y se colocan cuando interesa. De esas líneas que incluso pueden ser discontinuas y servir solo para marcarnos el camino.

Seguir leyendo »

Los monstruos producen votos

Andan pescando en todos los caladeros y por algo será. Respeto profundamente a los votantes que elijan la papeleta de Ciudadanos pero me choca que haya algunos, que se imaginan progresistas, que se dejen arrastrar por los cantos de sirena de un Frankenstein ideológico que no es probable que pueda sostener el andamiaje que está poniendo en marcha para las elecciones.

Del 41% de indecisos censados por el CIS, al menos un 9% duda en su voto entre PSOE y Ciudadanos. Es de suponer que otra parte de los votantes de los socialistas ya habrá finiquitado su transición de voto. Y es un cambio que chirría. Van a enfadarse. Lo hacen cada vez que digo que Ciudadanos es un partido de derecha laica y más europeo y menos meapilas que el PP. Se molestan mucho. Creo que fue Juan Manuel de Prada el que dijo que la formación de Rivera era de derechas de cintura para arriba y de izquierdas de cintura para abajo. Vaya chollo. Te arreo una de programa neoliberal pero te dejo hacerte un peta. Ahora ha sido el propio Rivera el que ha dicho, es posible que sin moverse compulsivamente, que está preparado para pactar en economía con el PP, en temas sociales con el PSOE y en regeneración democrática con Podemos. ¡Y viva la Pepa! Así no hay quien pueda. Yo les tenía respeto cuando los veía como una opción limpia para los votantes conservadores. Ni siquiera me cegaba el hecho cierto de que fuera una opción que pululaba por ahí hace un tiempo sin que muchos repararan en ella hasta que se notó como el mundo financiero temblaba y el lenguaraz del presidente del Sabadell dijo aquello de “necesitamos un Podemos de derechas”.

Seguir leyendo »

Las encuestas, un arma cargada de futuro

La poesía ya no rinde pero las encuestas, sí. Las encuestas son un arma cargada de futuro. Así que no podemos pensar que no están siendo cargadas y... disparadas. Otra cosa es que consigan derribar sus objetivos porque eso depende de nuestro sentido crítico y de nuestras convicciones. Depende también de nuestra capacidad de recuerdo de lo sucedido en la legislatura, de nuestra capacidad de concentración en la situación real para que no nos dispersen con artificios. Depende, al fin y a la postre, de nuestra libertad y de nuestro deseo de ejercitarla.

Cuentan los teóricos que las encuestas electorales tienen varios efectos además del pretendido de fijar una fotografía del momento de opinión pública. Se sabe que pueden reducir el número de votantes por los que creen que un solo voto no cambiará la foto y también que perjudican a los que van a la zaga y fortalecen a los que van delante (teoría del furgón de cola).

Seguir leyendo »

Nos maceran en miedo

¿Qué es lo que ha cambiado? Desde los sangrientos atentados de París no dejo de oír esa respuesta a cualquier argumento que esgrimo: “es que esto es distinto”. Es distinto y por eso, se entiende, todo lo que habíamos jurado no hacer es lo que vamos a hacer ahora. Algo así es lo que me parece entender. Por eso insisto ¿qué es lo que ha cambiado? Voy a dar una respuesta provocadora: ¿no será que ha cambiado el rumbo por el que algunos gobernantes quieren llevar las cosas? ¿no será que interesa irnos ablandando para que asistamos y asintamos a reacciones y acciones que siempre hemos considerado  una pésima vía?

Otro objetivo no termino de verlo. El terrorismo siempre ha buscado obtener lo que le damos: una amplificación del terror que de facto provocan. El terrorismo no busca destruir a sus víctimas -les valen las que causó u otras perfectamente intercambiables- , la víctima es un mero instrumento, un objeto sobre el que el terrorista descarga su acción, cuyo objetivo esencial es atacar al Estado, a la comunidad, a nuestra forma de vida y de organización política para, en último término, sustituirlo por la estructura social, política o religiosa que quieren los terroristas. Entonces ¿qué ha cambiado desde Madrid o Londres? Daesh, me responderan, Daesh que controla territorio. ¿Pero no lo tenía ya cuando Charlie Hebdo? ¿No lo tenía ya cuando se masacró en Túnez en un hotel de capital español?

Seguir leyendo »