eldiario.es

Focos

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

El efecto Mateo

No me gusta el fútbol. No veo fútbol. No me importa pues si ganan unos u otros. Sí soy ciudadana y sí soy contribuyente. Leo los titulares y veo que tras la condena a Messi se nos destapan los montajes financieros de Cristiano Ronaldo o Mourinho para eludir el pago de sus impuestos en las arcas comunes. He dicho que no me emociona si juegan bien o juegan mal pero sí soy consciente de que usan el mismo aeropuerto que yo, pisan la misma Castellana que yo piso y les protege la misma policía a la que yo acudo. Sólo que ellos han decidido que no van a contribuir en el porcentaje que les corresponde a su sostenimiento. Punto.

Los futbolistas y el efecto Mateo. El premio de la fama. El que más tiene más recibe. Se llama el efecto Mateo por la siguiente cita de la parábola de los talentos: “al que tiene se le dará y al que no, se le quitará hasta lo que ya tiene”. Una forma simpática de exponernos como en la era del capitalismo globalizado se nos explica todo mediante el recurso al talento y al mérito individual de quiénes reciben ganancias inusitadas pero se elude mencionar en cualquier momento la deuda social. Que aceptemos tal ilusión sólo se explica porque hayan logrado meternos en la meninge que la vida es una carrera competitiva en la que todos podemos participar. Mientras lo hacemos, todos soñamos. Olvidamos, sin embargo, que el podio es de muy pocos y que la diferencia entre los que ocupan el primer puesto y los que van quedando detrás es ya tan abismal que nuestra esperanza se convierte en su coartada.

Seguir leyendo »

Presunción de decencia

El Partido Popular ha decidido llevar la politización de la muerte por causas naturales de Rita Barberá hasta las últimas consecuencias. La han aprovechado para cargar contra los medios de comunicación críticos y contra los periodistas poco dóciles. Han provocado situaciones poco comunes, como el homenaje en el Congreso, que les han servido para arremeter contra los que no se han plegado.

Y ahora, sin ningún pudor, quieren utilizarla para “revisar” el pacto que suscribieron con Ciudadanos para lograr su voto en la investidura y, sobre todo, para “abrir un debate sobre la presunción de inocencia”. Este es el afán de regeneración y lucha contra la corrupción del Partido Popular.

Seguir leyendo »

Lo de Alsasua

Dijo el Rey en un momento de su analizado discurso en las Cortes que “en un Estado de Derecho la primacía de la Ley elimina la arbitrariedad de los poderes públicos”. Y lleva razón o debería llevarla. Tal premisa debe ser una realidad y no un desideratum. Así que por mor de hacer caso a Su Majestad me veo forzada hoy a escribir este artículo. Tengo ante mí la obligación moral de hablar de lo de Alsasua porque en el caso de la agresión -brutal y execrable- a los guardias civiles veo toda una subversión del concepto que con tanto tino nos recordó el Borbón el otro día.

A día de hoy hay nueve personas que se juegan penas de entre 10 y 15 años por propinar una paliza con el resultado de lesiones en dos personas. Es decir que el fiscal les pide la misma pena por las contusiones, moratones y un esguince grave que por matar a una persona. Lo hace porque considera que tal comportamiento fue “terrorismo”. No lo pensaba así la juez de Alsasua que los dejó en libertad con cargos acusados de lesiones y atentado. Pero después de una preclara agitación en redes sociales y en prensa acudiendo a remover los sentimientos de la gente, que poco suelen tener que ver con la justicia y la equidad, dieron en quitarle el caso a la de Alsasua para dárselo a la de Génova.

Seguir leyendo »

Wrong exit

No se han equivocado los votantes blancos de clase media o trabajadora empobrecida que han vencido la balanza en favor de Trump. Ellos, como muchos otros europeos, han detectado perfectamente el daño que el nuevo capitalismo financiero operando sin trabas en un mundo globalizado les está causando. No les ha hecho falta leer a Lash para coincidir con él en que “en nuestra época la principal amenaza no parece proceder de las masas sino de los que se encuentran en la cúspide” y saben del recochineo que se gastaba Warren Buffet cuando afirmó sin prejuicios que “efectivamente hay una guerra de clases y los de la mía están ganando por goleada”.

No, no se equivocan en el diagnóstico los que han sufrido en sus carnes los efectos de la política de desregularización y mundialización practicada por un capitalismo financiero y globalizado que además ha conseguido deslegitimar a los representantes de los trabajadores y que ha convertido a la religión del éxito individual a muchos de los que son víctimas de ella.

Seguir leyendo »

Lo razonable

España hoy escribe su historia a golpe de adjetivo. Razonable. Razonable. Razonable. Hasta la saciedad. Es razonable. Lo razonable. El PSOE es razonable cuando cambia sus principios. La gobernabilidad debe ser razonable. El PP pide una oposición razonable. Los barones del PSOE creen que han obligado al partido a hacer lo razonable.

Seguir leyendo »

Saldrá lo peor

Rajoy va a ser presidente del gobierno con el voto del Partido Socialista Obrero Español.

La forma en que se decida hacerlo en el comité federal sólo tiene interés para conocer el alcance del daño que va a producir en el partido. Nos permitirá predecir parte del futuro negro e incierto que le espera a los socialistas y con ellos a la política de este país.

Seguir leyendo »

Los extremos de la soga

Correa habla y sus colegas de banquillo lo escuchan más o menos preocupados. Los intermediarios tienen problemas. Eso es lo que son los acusados en Gürtel, intermediarios. Los extremos de la soga, los que verdaderamente cuentan, ni están ni se les espera. Una trama de cohechos por adjudicaciones cuyo importe iba a los bolsillos de los intermediarios y a las campañas del partido no puede existir sin cohechadores y sin cargos públicos que controlen las adjudicaciones. ¿Y dónde están estos en el banquillo?

No, no miren. Ni están ni se les espera.

Seguir leyendo »

No es para tanto...

Lo de Correa no es para tanto. Desgraciadamente. Siento si les aguo la fiesta pero es lo que hay. No lo es ni judicial ni políticamente, extremos que hay que separar, aunque en todo juicio mediático ambas perspectivas se suelen batir hasta obtener una masa espesa que es difícil de clasificar.

Correa está confesando cosas. Más bien aceptando los hechos que se le imputan en el procedimiento (autoinculpación) y acusando a otros de haber participado con él en ellos (heteroinculpación). Él daba sobres y coches y los demás los cogían. Verbaliza lo que todos sabemos y lo que aparece en el procedimiento.

Seguir leyendo »

Los huérfanos

Llevo una semana entre huérfanos. Gentes concienciadas, con inquietudes sociales y con un sentido participativo y responsable de la política que nunca pensaron que se iban a encontrar a la intemperie de un día para otro. Son ellos mismos los que han acuñado la definición. Se sienten así, totalmente huérfanos. Habían oído de la España madrastra y pensaban que tenían la fórmula para intentar cambiarla o, al menos, atemperarla en su desabrimiento pero no estaban preparados para ver cómo sus referentes se navajeaban ante su vista para después venderles la traición como patriotismo. Huérfanos. Saben que no podrán volver a depositar una papeleta para respaldar a un partido que va a aupar al gobierno a aquella forma de entender y gestionar España que aborrecen pero ignoran quién podría seguir representándoles algún día.

Así lo relatan y así se sienten.

Seguir leyendo »

El mártir del NO

La dimisión de Pedro Sánchez tiene una cruda traducción. Los que mandan sin ser electos no están dispuestos a perder nunca. Si para ello tienen que usar incluso a socialistas bienintencionados que se consideraban enemigos políticos de Sánchez no tienen reparos. Sánchez ha muerto por el NO. Sin el NO a Rajoy no se hubiera desatado in extremis una situación enloquecida que ha fracturado al PSOE y lo ha dejado en una situación imposible frente a los electores. 

La hoja de ruta de los que lleguen es clara. Primero van a construir el relato para abstenerse y dejar que gobierne Rajoy. Luego confían en tener cuatro años en la oposición para rehacerse y lograr llegar a las próximas elecciones con la posibilidad de revivir el bipartidismo. Eso es lo que venden y lo que les han vendido. Siguen sin darse cuenta de que todo ha cambiado. Ni el votante ni el militante ni el panorama político ni el país son ya como piensan. Y, sobre todo, olvidan que al votante frustrado sí se le ofrecen ahora otras opciones. Se lanzarán a una imposible legislatura en la que se verán obligados a respaldar al Partido Popular en muchas más iniciativas "por responsabilidad". Cuando uno abomina de sus principios para volverse posibilista es arrastrado en un marasmo imparable. 

Seguir leyendo »