eldiario.es

Focos

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

Tiempo sin sed

¡Arded sin descanso, arded! La libertad no la tienen los que no tienen su sed Rafael Alberti

La base del pensamiento radica en el salto de lo concreto a lo abstracto. Me he referido estos últimos días a casos concretos de ataques institucionales y legales a la libertad de expresión. Trascendamos. Vamos a hablar de lo que realmente preocupa, de lo que atemoriza, de lo que importa.

Seguir leyendo »

El camino de la impunidad

La lucha contra la corrupción no es posible sin controles previos y sin investigación y castigo posterior. El papel de la Justicia es decisivo a la hora de atajar un mal que corroe a una sociedad democrática. Sucede que los políticos forman parte de los poderes fácticos que buscan eludir tal control y por eso nos proponen engañabobos para convencernos de que realizan reformas para atajarla. Así nos tienen enganchados al debate de los aforamientos, que no tiene mayor relevancia en el asunto que nos ocupa. Los aforamientos son un problema porque permiten al corrupto elegir jurisdicción, pero si no existiera simultáneamente la intervención política en el nombramiento de los miembros de los tribunales, no pasaría nada. La del aforamiento es una polémica facilona para alejarnos de lo decisivo.

La búsqueda de la impunidad por el poder político ha seguido dos vías fundamentales: la intervención en los nombramientos a través de la manipulación del CGPJ y las reformas extra constitucionales y legales que han permitido arrebatar poder a los jueces. Resumiendo: han intentado controlar al Poder Judicial mediante todos los medios a su alcance.

Seguir leyendo »

Filípica a la Fiscalía

La utilización de la Fiscalía para imponer una represión ilícita contra la libertad de expresión en nuestro país está pasando ya de castaño oscuro. El repetido esquema de someter a ciudadanos a la presión del inicio de un proceso penal, incluso de su paso por prisión, para que luego todo termine en nada es una actitud inadmisible que debe cesar. Sobre todo porque es evidente, desde el inicio, que de tales procedimientos no puede derivarse una condena y, por tanto, sólo se inician como fórmula de represión y de castigo anticipado por un delito inexistente. El golpe es redondo porque no pudiendo el fiscal prevaricar, dado que no dicta resoluciones, nadie es responsable final de las injustas privaciones de libertad y del escarnio, el temor y la pena de banquillo y económica que se les inflige a tales ciudadanos. No crean que me olvido de los jueces cobardes que contribuyen a ello. Pero, en esos casos, al menos uno podría defenderse interponiendo querella. 

Los casos van en aumento. No es cuestión baladí.

Seguir leyendo »

El punto 4

Cospedal dice que quiere saber más sobre el Yack 42. Trillo va de retirada y ya no suscita tantos miedos ni tiene tanto poder oculto, aunque sigue sabiendo. Los tiempos son otros, además. Del rodillo al pacto hay un trecho de talante. “Creo que nunca hay que tener miedo a la información. Cuanta más información se dé, mejor”, ha dicho la flamante ministra. Por eso voy a echarle una mano en su afán y, para que no la timen, voy a recomendarle que pida echar un vistazo al punto 4. El punto 4 -“Transporte de ida”- del informe presentado por el teniente coronel Javier Merino, perteneciente al Centro de Inteligencia y Seguridad, que fue clasificado y sobre el que aún nadie -ni el instructor de la Audiencia Nacional ni el del dictamen del Consejo de Estado- ha logrado poner la vista. Mucho menos los familiares de las víctimas, la prensa o los ciudadanos.

El punto 4, señora ministra, habla del estado de los aviones.

Seguir leyendo »

Nos la van a colar

El PP ha decidido solucionar un problema que no existe. La instrucción de los procesos penales por parte del juez. El PSOE está muy de acuerdo en apoyarle en ello. Podrán pactar y acordar un cambio que no soluciona nada que nos acucie, pero que a ambos partidos les debe parecer prioritario. Han comenzado ya los movimientos de formación de la opinión pública para hacernos aplaudir un cambio que no sólo no es necesario, ni mucho menos urgente, sino que puede ser peligroso y contraproducente para el funcionamiento del Estado de Derecho. Nos la van a colar y encima van a pretender que les aplaudamos el empeño.

No es un tema tan técnico como pretenden. Trata del control del poder y eso lo vamos a entender todos rápido. Fue Felipe González el que comenzó a pensar que los jueces en este país tenían “demasiado poder”. No es raro. Se arriesgaba a que le enviaran a prisión a unos cuantos cargos importantes. Lo resolvió reformando la manera en la que el juez podía adoptar la prisión preventiva e introdujo la obligatoriedad de la petición acusatoria, para meter al fiscal por medio. Sólo doy datos. El PP siempre estuvo en contra de entregar la instrucción a la Fiscalía, arrebatándosela a los jueces. No hace falta ser un lince para saber cómo y por qué se han caído ahora del caballo y se han reconvertido, después de ver el calvario judicial que han atravesado en los últimos años. Intentar controlar a los jueces, a través de nombramientos y otras zanahorias y palos, es complejo, indirecto y no totalmente satisfactorio. Las carnes de los populares lo saben, y los ciudadanos también. En cambio, hacer que la Infanta no sea acusada o que no se impulse la acción penal en temas como los Papeles de Bárcenas, Pujol y otros muchos, que arrancaron gracias a acusaciones populares, no resulta tan difícil. A las pruebas me remito.

Seguir leyendo »

Quedan jueces en Luxemburgo

Quedan jueces en Luxemburgo pero los queremos en Madrid. Las vergüenzas de nuestro sistema de Justicia han salido a la luz tras la sentencia sobre las cláusulas suelo dictada por el Tribunal de Justicia de la UE. No es la primera ocasión en la que sucede pero sí es un ejemplo tan claro y tan evidente que es imposible ocultarlo .

Tenemos un sistema judicial que funciona razonablemente bien en las bases –en parte por el esfuerzo personal y contracorriente de muchos magistrados- y en las cuestiones que afectan a la ciudadanía, pero que ha sido viciado y manoseado y pervertido en las cúpulas, sobre todo cuando sus resoluciones afectan directamente al poder. La sentencia sobre la retroactividad de las cláusulas suelo consigue dejar esta verdad desnuda.

Seguir leyendo »

Post-mierda

Van a por todas. Es indudable. Han conseguido ya que los trabajadores se convenzan de que su enemigo son los otros trabajadores y no los capitalistas. Han conseguido que creamos que los sindicatos no nos sirven y que la huelga y la protesta no son válidas porque molestan, no son educadas y además tienen consecuencias. Están consiguiendo desmontar todo un sistema de protección, pero no se quedan ahí. No, que va. Quieren desmontar también nuestro sistema de creencias y principios, el que propició la instauración de las democracias occidentales. Nos han convencido de que la manipulación y la mentira se llaman post-verdad y ahora nos quieren colocar el post-Estado de Derecho y la post-democracia, o sea, la dictadura.

Llevan tiempo estimulando las emociones (post-verdad) más primitivas para hacer que el pueblo piense que la venganza es el principio rector de la Justicia. Justo lo contrario de lo que creemos como sociedad. Han hecho que el elemental principio de que “más valen cien culpables en la cárcel que un inocente preso”, que está formulado precisamente para proteger a las personas honradas del poder omnímodo del Estado, se cuestione y que el término “garantista” se haya convertido casi en un insulto.

Seguir leyendo »

Nadia

Soy periodista y tengo una enfermedad rara (Orpha 3260). Nunca abordo temas personales en mi columna. Esta vez voy a hacer una excepción con su permiso. El tema de la instrumentalización de la niña Nadia por sus padres me ha dejado conturbada por partida doble. No voy a referirme tanto a la conducta delictiva de su padre -junto a la estafa, el juez habla de unos hechos que,dice, se acercan al tipo de utilización de menores para la mendicidad- ni al hecho incuestionable de que se haya considerado que la conducta solo puede ser dolosa y de un carácter tan grave que ha provocado su ingreso en prisión preventiva y la retirada de la guarda y custodia de la niña. No voy a hacerlo porque las conductas patológicas se producen en todos los estratos sociales y también pueden suceder en ámbitos tan delicados como la enfermedad. Es terrible la situación de la menor y sobre eso no necesitamos ninguno muchas explicaciones.

Lo que sucede con este caso es que trasciende el ámbito de una familia, o de un grupo cercano a ella, y eso es lo que me indigna profundamente del comportamiento inmoral y presuntamente delictivo de estas personas. El daño que en materia de solidaridad pueda producir en nuestra sociedad es de tal calibre que, desde mi empatía como enferma, sólo puedo pensar que lo importante es reforzar a todas las personas de buena fe en el hecho de que la inanidad de una sola persona no debe perjudicar al resto de enfermos que, en muchos casos, siguen dependiendo de la ayuda y el apoyo de las gentes de bien para poder gestionar problemas que pueden llegar a ser inmensos e inabarcables para individuos aislados.

Seguir leyendo »

El efecto Mateo

No me gusta el fútbol. No veo fútbol. No me importa pues si ganan unos u otros. Sí soy ciudadana y sí soy contribuyente. Leo los titulares y veo que tras la condena a Messi se nos destapan los montajes financieros de Cristiano Ronaldo o Mourinho para eludir el pago de sus impuestos en las arcas comunes. He dicho que no me emociona si juegan bien o juegan mal pero sí soy consciente de que usan el mismo aeropuerto que yo, pisan la misma Castellana que yo piso y les protege la misma policía a la que yo acudo. Sólo que ellos han decidido que no van a contribuir en el porcentaje que les corresponde a su sostenimiento. Punto.

Los futbolistas y el efecto Mateo. El premio de la fama. El que más tiene más recibe. Se llama el efecto Mateo por la siguiente cita de la parábola de los talentos: “al que tiene se le dará y al que no, se le quitará hasta lo que ya tiene”. Una forma simpática de exponernos como en la era del capitalismo globalizado se nos explica todo mediante el recurso al talento y al mérito individual de quiénes reciben ganancias inusitadas pero se elude mencionar en cualquier momento la deuda social. Que aceptemos tal ilusión sólo se explica porque hayan logrado meternos en la meninge que la vida es una carrera competitiva en la que todos podemos participar. Mientras lo hacemos, todos soñamos. Olvidamos, sin embargo, que el podio es de muy pocos y que la diferencia entre los que ocupan el primer puesto y los que van quedando detrás es ya tan abismal que nuestra esperanza se convierte en su coartada.

Seguir leyendo »

Presunción de decencia

El Partido Popular ha decidido llevar la politización de la muerte por causas naturales de Rita Barberá hasta las últimas consecuencias. La han aprovechado para cargar contra los medios de comunicación críticos y contra los periodistas poco dóciles. Han provocado situaciones poco comunes, como el homenaje en el Congreso, que les han servido para arremeter contra los que no se han plegado.

Y ahora, sin ningún pudor, quieren utilizarla para “revisar” el pacto que suscribieron con Ciudadanos para lograr su voto en la investidura y, sobre todo, para “abrir un debate sobre la presunción de inocencia”. Este es el afán de regeneración y lucha contra la corrupción del Partido Popular.

Seguir leyendo »