eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Violeta Assiego

Activista de DDHH y abogada. Trabaja y colabora con diferentes organizaciones en el análisis, investigación y comunicación de temas relacionados con la discriminación y los derechos humanos. Da charlas y conferencias sobre diversidad sexual y desigualdad social y de género. Coordinadora del blog '1 de cada 10'.

Argumentos contra la prisión permanente revisable

Llamarlo ‘populismo punitivo’ también es un eufemismo. La ‘prisión permanente revisable’ es una violación de los derechos humanos que atenta contra la dignidad de los seres humanos e infringe un trato cruel, inhumano y degradante a un sujeto al que se le niega el derecho a la esperanza que recoge el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Afirmar esto, que la prisión permanente revisable (tal y como está recogida en nuestro Código Penal) representa una violación de derechos humanos, no es algo nuevo. Desde que en el año 2015 se aprobó, las principales organizaciones defensoras de derechos humanos, asociaciones de jueces, de fiscales y de abogados, así como expertos en materia penal han reiterado cuáles son los argumentos jurídicos que deslegitiman una medida así en un sistema penal que busca y persigue la reinserción y la reeducación. Entre estos argumentos quizá resulte útil destacar de forma muy somera algunos de ellos:

Seguir leyendo »

Leticia Dolera y el "campo de nabos feministas"

"Os está quedando un campo de nabos feminista precioso". Esa fue la frase más viral de una noche, la del Cine español, en la que esperábamos no solo #MásMujeres sino también #MásFeminismo. No ocurrió ni uno ni lo otro a pesar, y menos mal, de que la gran premiada fue una mujer: Isabel Coixet. Quizá, esta ausencia, fue el motivo por el que nos quisimos agarrar a un clavo que luego salió ardiendo. Y es que, la famosa frase que espetó Leticia Dolera a Joaquín Reyes no solo resultó ser tránsfoba, sino que, tras disculparse por ello en las redes sociales, levantó duras críticas entre algunas feministas.

Sus disculpas llegaron a la mañana siguiente de la gala de los Goya, vía tweet, usando una forma directa y clara de la que hay muchas cosas que aprender. Una, que es posible pedir perdón y explicar por qué; y otra, que un error no es un mundo cuando se hace desde una lectura feminista:

Seguir leyendo »

La jueza infiel

María Elósegui sostiene que "la fidelidad es el valor más importante para la felicidad de la pareja". Es probable que ese valor, el de 'la fidelidad', se convierta, paradójicamente, en un caballo de batalla para la jueza que va representar a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Y es que todo parece indicar que, haga lo haga, Elósegui, si no lo ha sido ya, está abocada a ser infiel.

Para su nuevo puesto, la catedrática debería renunciar a la 'fidelidad' que la une a aquellas creencias -más religiosas que científicas- que la llevan a sostener (en contra de lo que dice la Organización Mundial de la Salud y la propia Unión Europea) que la homosexualidad y la transexualidad no son conductas sanas sino patologías. Sin embargo, lo prolífico y arraigado de sus tesis invitan a creer que es difícil que esto vaya a suceder. Lo más probable es que la jueza prefiera serle infiel al principio de Universalidad sobre el que pivota la normativa de Derechos Humanos por la que ella debería velar. Ese que prohíbe la discriminación también por motivos de orientación sexual e identidad de género y que cada día avanza hacia una mayor despatologización de la diversidad afectivo sexual.

Seguir leyendo »

El consejero que se mofaba de los niños que morían en sus centros

El Consejero de Bienestar Social de Melilla se ha metido tanto en su propio papel que se ha olvidado de que, en su caso, lo políticamente correcto es una obligación moral e institucional. Es cierto que no es el único representante público que dice lo primero que se le pasa por la cabeza, pero esto no es excusa para que si la incontinencia verbal ofende e injuria, haya un reproche social además de las pertinentes consecuencias políticas.

Quienes conocemos a Daniel Ventura sabemos que no le gustan ni las críticas ni los críticos. Realizar observaciones a su gestión, a sus declaraciones o a los servicios públicos que dependen de él es garantía no solo de que te bloquee en sus redes sociales, sino de que te amenace con alguna denuncia, desprestigie tu labor, siembre dudas sobre tu persona y, por supuesto, confronte tus intereses a los de la ciudad.  Tiene la capacidad de  criminaliza en un abrir y cerrar de tweet.

Seguir leyendo »

Familias: La libertad de elegir

“Solo les corresponde a los individuos elegir libremente los modelos de vida que les conviene. No nos corresponde a ninguno de nosotros decir lo que es deseable o no para los demás. En cierto modo, corresponde a todos hacer que lo considerado deseable, para los unos y para los otros, sea posible y accesible. Se trata de abolir las fronteras que prohíben a los individuos el acceso a lo que quieren ser, a lo que quieren vivir, y excluyen, no solo lo que existe sino también lo que no existe y que parece o parecerá algún día, sin que lo podamos anticipar, posible de creer o de crear.”

En las últimas décadas hemos asistido a un cambio de paradigma en la conceptualización de la Familia. El modelo tradicional de matrimonio heterosexual con hijos, del que se partía en los años 80, convive actualmente con otros modelos de familia donde el estado civil (estar casado o no) y el hecho de tener hijos (la filiación) ya no son sus señas de identidad.

Seguir leyendo »

De carrozas y cavernas: no es tradición, es odio

Subyacen muchos prejuicios y estereotipos crueles en las críticas, para nada inofensivas, que se están vertiendo contra la Cabalgata de los Reyes Magos del madrileño barrio de Vallecas. Bajo el argumento, aparentemente incuestionable, de "preservar la tradición" se esconde cobardemente el sector más ultraconservador de nuestra sociedad. Un grupo minoritario de mujeres y hombres con suficiente poder político y económico y que anda resentido con quienes cuestionan sus privilegios y ponen en jaque el estatus social que ocupan. Otro año más, no le perdonarán jamás a Manuela Carmena que permita que en la noche de Reyes participen tres mujeres (una cantante de hip hop, una artista de cabaret y una cantante drag queen) en una carroza temática sobre igualdad y diversidad que recorrerá uno de los distritos de la capital.

Denuncian, quienes hacen las críticas, que con este gesto se "adoctrina a los chiquillos en lo LGBTI" ( qué gusto le está cogiendo la derecha española a este término), "rompe las tradiciones", "desnaturaliza la festividad", "frustra el sueño de los niños", "perjudica una noche mágica", "no se está a la altura de las expectativas de los más pequeños"... Tan centrados están en lo suyo, que no se dan cuenta quienes hacen estas afirmaciones, o quizá sí, de que están negando con ello el abanico de realidades familiares diversas que convive en nuestro país aunque no les guste y a pesar de las campañas contrarias a los derechos humanos de HazteOir.

Seguir leyendo »

El reto de 2018: no repartir carnets feministas

A ojos del mundo, 2017 es el año del feminismo. Es indiscutible que las mujeres empezamos a dejar de expresar nuestro hartazgo en privado para salir a las calles a gritar: #NosQueremosVivas, y a tomar las redes sociales con: #AMíTambién. Las cifras que hablan de brecha salarial, reparto desigual de los cuidados, techo de cristal, discriminación, invisibilidad, violencia machista, sexual,.. ya no son una fría estadística. Ahora agolpan miles de historias que relatan en primera persona lo que habían callado bajo la consigna patriarcal de que la mujer debe “ver, oír y callar”.

Este año 2017 queda claro que las mujeres de carne y hueso no somos como la extraterrestre del anuncio de la lotería de Navidad, vamos a hablar y a contarlo todo.  Estamos rompiendo el silencio. Existe un sentimiento global de que el feminismo es un movimiento que nos representa a todas. “Somos Una”. Pero,.. ¿es eso verdad?

Seguir leyendo »

La parodia independentista a los derechos humanos no tiene gracia

A principios de agosto, cuando Puigdemont equiparó el momento político que vivía Catalunya con la lucha del movimiento LGBTI por sus derechos, apenas podíamos vislumbrar cómo las grandes conquistas en materia de derechos humanos (y los Principios que las han inspirado) iban a ser de gran utilidad al argumentario independentista catalán frente a la comunidad internacional.

En aquel momento, esa identificación –junto con la afirmación de Empar Moliner de que ser catalán en España era como ser gay en Marruecos– la vimos más como un oportunismo político a la sombra del éxito del World Pride que como parte de una posible estrategia orientada a hacer creer a la comunidad internacional que, los independentistas en España, formaban parte de uno de los “grupos vulnerables” que las declaraciones de derechos humanos protegen de la represión de los Estados.

Seguir leyendo »

Hay defensas que ofenden: los imbéciles, la mentirosa y los tontos

"Pueden parecer imbéciles, patanes, infantiloides, simples y primarios, pero son buenos hijos y quieren a su familia". Este es uno de los principales argumentos del abogado Agustín Martín Becerra a la hora de pedir una sentencia absolutoria para los cinco miembros de ‘La Manada’. Con esta literalidad no lo esgrimió en la sala de vistas, sino ante la masiva audiencia que tiene un conocidísimo programa de televisión.

Que el derecho a la defensa es un derecho fundamental amparado por la Constitución es algo que nos ha quedado claro estos días por activa y por pasiva. De hecho, soy de esas que creen en la justicia restaurativa y defiende que violadores, asesinos, maltratadores, ladrones y terroristas, guste o no, tienen derechos, entre ellos el de la tutela judicial efectiva. Sin embargo, el carácter reforzado del derecho a la defensa no lo hace inmune ni ilimitado cuando su ejercicio no es responsable ni acorde a la deontología de la profesión.

Seguir leyendo »

Acabar con la transfobia no es cuestión de medallas

Cuando se despenalizó la cirugía de reasignación de sexo en 1982 era difícil imaginar lo que los 35 años siguientes iban a deparar a las personas transexuales. Más allá de su legítimo sueño de poder ser sin pasar por la cárcel, sufrir torturas y ver peligrar su propia vida, aquellos mal llamados ‘gais afeminados’ y ‘travestís’ ni sospechaban que, poco a poco (quizá demasiado lentamente), se iban a ir borrando las huellas de una persecución institucional hasta prácticamente el olvido. Sin embargo, veinte años después del primer gran avance en el reconocimiento de una mínima parte de sus derechos en la ley de 2007, la patologización, discriminación y violencia hacia las personas trans siguen siendo amparadas por cambios legales que no llegan. Las creencias religiosas de una minoría y el oportunismo político para colgarse medallas tienen demasiado peso en la actividad legislativa, aunque ello puede suponer seguir permitiendo que se vulneren sistemáticamente derechos fundamentales como la integridad, a la intimidad y a la vida.

La aclamada ley socialista de 2007 supuso, sin duda, un gran avance al reconocer legalmente el cambio registral del nombre y el sexo de las personas transexuales. Sin embargo, empieza a sonar a leyenda por lo mucho que cuesta materializar otros cambios legales más integrales y profundos que no vengan de la bancada socialista.

Seguir leyendo »