eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La revolución de la 'carne limpia'

La comercialización a gran escala de la llamada ‘carne limpia’, cultivada a partir de células extraídas a un animal vivo, no solo supondría el fin de un inabarcable sufrimiento animal, protegería la salud humana y frenaría la destrucción del medioambiente, sino que podría terminar con el hambre en el mundo

Grandes inversores, incluidos los mayores productores de carne del mundo, ya son conscientes de que ha comenzado una nueva era alimentaria

Este artículo está basado en investigaciones e informaciones aportadas por la organización Igualdad Animal, que colaboró con Salvados en la realización de su programa sobre las granjas de explotación animal y la industria cárnica

28 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Carne limpia.

Carne limpia. © MENPHIS MEAT

El programa #StrangerPigs de Salvados, donde Jordi Évole se infiltró en el infierno de las granjas de explotación animal, ha amplificado el debate sobre el consumo de carne. Ante las evidencias que ofrecen esta y muchas otras investigaciones previas sobre el maltrato sistemático al que son sometidos los animales, así como ante las gravísimos efectos, ya reconocidos y probados, que esta industria tiene sobre la salud humana y sobre el medioambiente, muchas personas están tomando conciencia de que ha llegado el momento de reaccionar frente a los lobbys. Como consumidores, cambiando nuestros hábitos tenemos el poder de cambiar el sistema. El veganismo ético es, a día de hoy, la respuesta política a esta insostenibilidad, pero los propios productores de carne se están planteando alternativas con el objetivo reconvertir sus negocios de forma acorde a los nuevos tiempos.

En 2013, Mark Post, científico de la Universidad de Maastrich, presentó al mundo la primera hamburguesa de la llamada ‘carne limpia’, creada a partir de células extraídas a un animal vivo y cultivadas en laboratorio. Post demostró que con una pequeña muestra de músculo de dos vacas (que procedían de granjas ecológicas y a las que se intervino mínimamente y de forma indolora) podían llegar a producirse 20.000 hebras de su carne, que unidas y compactadas dieron lugar a una hamburguesa similar a las que hoy comercializa la industria cárnica.

Con la ayuda de la biotecnología, daba comienzo una agricultura celular que abría un horizonte en el que comer carne no conllevará la extrema crueldad a la que son sometidos los animales; no supondrá un problema de salud pública humana, al no llevar los antibióticos y hormonas con los que ahora atiborran a los animales estabulados para evitar enfermedades y acelerar su crecimiento; y podría llegar a resolver en gran medida el desastre medioambiental: comparada con la carne que procede de las granjas y mataderos, las hamburguesas y productos cárnicos creados a partir de células generan un 78-96% menos de gases de efecto invernadero, necesitan un 99% menos de terreno (tanto el que ocupan las granjas como el destinado a los cultivos extensivos de soja y cereales para alimentar a los animales) y requieren de un 82-96% menos de agua.

En apenas cinco años, el precio de aquella hamburguesa, que a Post le costó crear algo más de 300.000 euros, ha bajado hasta los 10 euros. La razón es que las empresas que están desarrollando la ‘carne limpia’ están captando el interés de los inversores. Memphis Meats Mosa Meats ya han producido ‘carne limpia’ de ternera, pollo y pato, y la empresa  Finless Foods está investigando para producir ‘carne limpia’ de pescado. Igualdad Animal, la organización animalista que acompañó a Évole en su investigación para Salvados, lleva años siguiendo de cerca la evolución de estas startups (empresas emergentes) y ha recabado la opinión de algunas de ellas.

Memphis Meats les ha explicado que lo que hacen es “obtener células de un animal y alimentarlas con los mismos nutrientes que todos los animales necesitan para crecer. Este proceso, a mayor escala, se llevará a cabo en lugares parecidos a las cerveceras. Una vez que las células han crecido estarán listas para ser convertidas en deliciosos productos similares a los productos cárnicos procesados que consumimos hoy en día”. Bruce Friedrich, consejero directivo de  New Crop Capital (una firma de capital emprendedor especializada en financiar proyectos alternativos a la ganadería) y director ejecutivo de The Good Food Institute, explica su colaboración con  Beyond Brands (dedicada a incentivar y acelerar el crecimiento de empresas innovadoras y sostenibles) para favorecer la producción de la carne limpia: “Combina nuestros recursos para abordar el problema de las prácticas de negocios obsoletas y destructoras del medioambiente. Muchos consumidores están reduciendo sustancialmente su consumo de carne, pescado, lácteos y huevos. Gracias a nuestra colaboración, podremos tener un impacto directo para apoyar este cambio de hábitos de consumo, abasteciendo a los consumidores con productos deliciosos, nutritivos y limpios”.

Memphis Meats, que asegura que en 2021 sus productos estarán en los supermercados de Estados Unidos, cuenta ya con inversores como Bill Gates y Richard Branson. Que también haya invertido Tyson Foods, el mayor productor de carne en EEUU y el segundo en todo el mundo, demuestra que ha comenzado una nueva era alimentaria: dado que la demanda mundial de proteína animal sigue aumentando, la industria cárnica sabe que en las próximas décadas solo podrá renovarse o morir. Por su parte, los gobiernos de China e Israel han llegado recientemente a un acuerdo para la exportación de ‘carne limpia’ al país asiático. China es el mayor productor de carne en mundo (el 20% de la producción mundial) y en Israel se encuentran tres de las ocho empresas que se dedican en el mundo a desarrollar la producción de ‘carne limpia’: SuperMeat Future Meat Technologies y Meat the Future. Algunos de los mayores empresarios chinos ya han invertido alrededor de 300 millones de dólares en la ‘carne limpia’, tanto en Estados Unidos como en Israel, conscientes de la insostenibilidad de la ganadería industrial en su país. El diario ‘China Science and Technology Daily’ hacía a sus lectores la siguiente pregunta: “Imagina el futuro. Tendrás dos productos idénticos. Para el primero se cría y se mata al animal. El segundo es exactamente igual, más barato, sin emisiones que producen calentamiento global, sin que muera ningún animal… ¿Cuál elegirías?”.

Resulta imprescindible que los gobiernos y las empresas se planteen con responsable urgencia la necesidad de cambiar de paradigma, invertir en innovación y hacer la transición hacia un futuro mejor. Para entender el alcance revolucionario de la ‘carne limpia’ basta atenerse a los resultados de su cultivo: con una única célula de un pavo se pueden llegar a producir 20 billones de nuggets. Su comercialización a gran escala no solo supondría el fin de un inabarcable sufrimiento animal (los humanos explotan y matan para su consumo 56.000 millones de animales al año), no solo protegería la salud humana y frenaría la destrucción del medioambiente, sino que podría terminar con el hambre en el mundo. Una revolución que ha sido comparada con la que supuso la agricultura a la historia de la humanidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha