eldiario.es

Menú

PSC, pensamiento único y sucursalismo

- PUBLICIDAD -

Llegir versió en català

No descubro nada nuevo al afirmar que el PSC (Partit dels Socialistes de Catalunya) está inmerso en una de sus peores crisis. El riesgo de que se convierta en un partido marginal en Catalunya es más que evidente. En las últimas elecciones ha reducido a menos de la mitad el número de diputados que obtuvo el año 2003, año de la investidura como president de la Generalitat de Pasqual Maragall, por aquel entonces presidente del partido.

Con este panorama, me parece más lógica la disidencia, la discrepancia, el puñetazo sobre la mesa, incluso, que el apoyo a un líder, Pere Navarro, que a la vez que pide unión, margina a un sector importante del partido escondiéndose detrás del respeto a la democracia interna del partido.

Sin ánimos de incurrir en simplismos y reduccionismos demagógicos, creo que precisamente en este momento histórico que estamos viviendo, donde día sí, día también, vemos cómo los menos demócratas se han erigido en los grandes defensores de la democracia para intentar no cambiar nada, y caricaturizan, desprecian y infantilizan los movimientos sociales de disidencia -como por ejemplo el 15M-, donde aquellos que en su momento criticaban la constitución, hoy son los que la exhiben como uno de los mayores logros del Estado español y la utilizan para no cambiar nada; es decir, en este preciso momento donde se está evidenciando el uso perverso que algunos han hecho y están haciendo de la democracia, hablar de democracia interna de un partido para imponer un pensamiento unívoco, reduciendo el partido a una mínima parte de sí mismo, es decepcionante. El momento invita más bien a cambiar el modelo de los partidos búnqueres, donde prima más la fidelidad al aparato y al líder que las ideas propias. A escoger líderes que entiendan que su función no es la de imponer un modelo jerárquico sino la de integrar todas la voces.

A mi parecer, el PSC si quiere volver a ser alternativa de gobierno en Catalunya, ha de influir, mimar incluso, a mucha de la gente que hoy margina; la mayoría de los cuales muy próximos a las ideas que en su momento defendió el President Margall: grupo propio para el PSC, concentración de la izquierda catalana y favorecimiento de la participación ciudadana y transparencia de las instituciones. En cuanto a la revisión federalista de la constitución, que tanto defendió Pasqual Maragall, hoy en día, y vistas las reticencias tan enormes que se encontró en el PSOE cuando era el momento de hacerla, ha de incluir sin ningún complejo el derecho a decidir y, por lo tanto, la consulta a los ciudadanos de Catalunya. Que yo sepa (y sé muy poco pero me permito ser algo ingenuo) el federalismo es la federación de diferentes pueblos que libremente deciden federarse. Es decir, la federación de diferentes pueblos soberanos.

Si por el contrario, lo que se quiere es ser una sucursal del PSOE en Catalunya, quedando reducido a una mínima parte de sí mismo y conformándose con resultados similares a los que obtiene el PP en Catalunya, pues adelante que el camino está bien trazado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha