eldiario.es

Menú

“Espero que a todos les entre un ataque de coherencia” con las reválidas

La vicerrectora de Estudiantes de la UCLM, Ana Carretero, habla de la “incertidumbre” que ha generado el Ministerio de Educación con una prueba de la que poco se sabe. “Este desasosiego no tiene ningún sentido”.

El G9, el grupo de aglutina a los rectores de la universidad pública en nuestro país, han consensuado una prueba única que requerirá acuerdos en cada comunidad autónoma

- PUBLICIDAD -
Alumnos

Europa Press

La reválida de fin de ciclo de Bachillerato y el acceso a la universidad es uno de los motivos de “preocupación” más grande entre los vicerrectores de Estudiantes de las universidades españolas tras la publicación de un Real Decreto con fecha 31 de julio que regula este tipo de pruebas.

Un Real Decreto que, en realidad no ha hecho otra cosa que generar malestar  e “incertidumbre” en la comunidad educativa, según reconoce la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Ana Carretero.  “Lo lamentable es que los chicos han empezado el curso sin saber a qué atenerse”  porque el Ministerio del ramo no ha definido aún la orden o norma técnica que ha de desarrollar el Real Decreto. “Todos estamos preocupados, los centros, las familias, las comunidades autónomas y la universidad”. Y lo peor del caso, confirma la vicerrectora, es que el Ministerio no tiene intención de hacerlo hasta noviembre. “Este desasosiego no tiene ningún sentido”.

Carretero comenta que las universidades públicas han decidido tomar la iniciativa y el pasado 7 de septiembre se reunía el llamado G9, que integra a otras tantas instituciones académicas españolas, entre ellas la UCLM. En líneas generales,  las universidades quieren que el proceso de admisión tenga “continuidad” respecto al sistema anterior (en Castilla-La Mancha ha venido funcionando la Prueba de Acceso a los Estudios de Grado o PAEG, la antigua Selectividad) y apuestan por una única prueba para la admisión a las universidades, que será organizada en cada comunidad autónoma.

Así, en la nota de acceso –hasta un máximo de 10 puntos- la media aritmética de las calificaciones obtenidas en los dos cursos de Bachillerato supondrá un 60% de dicha nota, y el 40% restante provendrá de la calificación obtenida en la prueba que se organice al efecto en cada comunidad autónoma.

Para obtener los cuatro puntos adicionales de nota específica se mantienen esencialmente las mismas ponderaciones que en cursos anteriores, aunque incorporando las nuevas asignaturas de 2º de Bachillerato. En cualquier caso, el acuerdo asegura que todos los alumnos tendrán la posibilidad de obtener la calificación máxima de 14 puntos con las calificaciones de materias troncales generales y troncales de opción.

Carretero, sin embargo, distingue entre los requisitos de acceso, que el Ministerio deja en manos de las Comunidades Autónomas y la admisión que queda como tarea para las universidades. Algo que en su opinión “no tiene sentido” y  aboga por que Junta y universidad “alcancen acuerdos”, algo en lo que parece estar de acuerdo el consejero castellano-manchego,  Ángel Felpeto, tal y como comentaba la pasada semana.

“No es lógico que las comunidades autónomas, dentro del marco de la LOMCE,  les haga a los estudiantes una prueba de acceso y después las universidades  tengamos que hacer otra prueba  de admisión”, señala la vicerrectora.  “Se trata de hacer una única prueba que tenga las garantías de imparcialidad y anonimato que venimos manteniendo con la PAEG”.

Al margen de los acuerdos a los que pueda llegarse en cada comunidad autónoma, la vicerrectora cree que “lo más importante es que no se rompa el distrito único, es decir, que haya garantías suficientes para que quien se examine en Castilla-La Mancha pueda acceder a universidades de otras regiones y viceversa habiendo realizado pruebas con el nivel adecuado” y en este aspecto confía en que “a todo el mundo le entre un ataque de coherencia”.

La reválida en 2017 no computa para el título…una “confusión”

La vicerrectora de Estudiantes de la UCLM alerta también de otro elemento que provoca aún más ‘lío’ en la comunidad educativa. Y es que este año, aunque los alumnos realicen la evaluación final de Bachillerato, más conocida como reválida, no computará para obtener el título. “Eso introduce otro elemento de confusión porque no es obligatorio hacer la prueba para tener la titulación pero, claro, una prueba de acceso a la universidad hay que hacer”.

“¿Puedo ir a la universidad solo con mi título de Bachillerato? Sí, pero no tendrás la ventaja competitiva de quien se presente a la prueba de acceso y acabarán al final de la lista de admisión”, aclara.  

Dudas a las que se suman la inestabilidad política nacional o que nadie sepa qué pasará con la  LOMCE en el futuro. También el desequilibrio territorial que se plantea con Comunidades Autónomas, como Castilla-La Mancha, que ha anunciado que recurrirá el Real Decreto que regula las reválidas y otras como Cataluña o Andalucía que dicen que seguirán haciendo las pruebas de siempre. “Todo esto está generando incertidumbre en alumnos y profesorado porque nadie sabe exactamente a qué atenerse”.

 “Si tenemos una cosa que funciona ¿para qué cambiarla? En todo caso perfeccionarla”, sostiene.  Ana Carretero tiene previsto reunirse con la directora general de universidades, Mar Álvarez, este jueves para avanzar en el acuerdo que ambas instituciones puedan alcanzar de cara a dar una solución a los futuros universitarios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha