eldiario.es

Menú

El PP dejará sin representación parlamentaria a 100.000 electores “para ahorrar”

Reduciendo los "asesores" a la mitad, la Junta ahorraría más que reduciendo diputados

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El PP impulsa en solitario en el Congreso tramitar el Estatuto de C-La Mancha

El portavoz del PP en las cortes regionales, Francisco Cañizares

Está en tramitación parlamentaria la modificación del Estatuto de autonomía de Castilla-La Mancha, que pretende reducir el número de diputados en las Cortes para dejarlos en una horquilla de entre 25 y 35. El portavoz del PP en las Cortes regionales, Francisco Cañizares, autor del slogan de que se busca “ahorrar en políticos”, defendió la reforma del Estatuto de Autonomía con el argumento de que se ahorrarían entre 4 y 5 millones de euros por legislatura, según cual sea el número definitivo de diputados.

Si de verdad fuese ese el objetivo, sería más sencillo aplicar al personal de confianza eventual, que son políticos al fin y al cabo designados a dedo, la misma receta que han aplicado a los chóferes de la Junta, que se han reducido a la mitad. Sólo la Presidenta y su Consejería de Presidencia, a cargo del “fontanero” Leandro Esteban, gasta en altos cargos y personal eventual más de 3,25 millones de euros anuales para pagar a 77 políticos (en las Cortes hay ahora 49 y sin sueldo).

Solo con que en lugar de 56 “asesores” fuesen la mitad, en una legislatura se ahorrarían 4,3 millones de euros, o sea más que reduciendo diputados, tal como se puede constatar con los datos del Presupuesto de la Junta.

Y no olvidemos que el cálculo del ahorro en diputados está evidentemente inflado por el PP para exagerar su argumento, porque desde este año no cobran sueldo fijo y se trata de una estimación en función del coste de dietas y de la supuesta repercusión de los gastos generales de las Cortes en relación al número de diputados.

Hay otro efecto perverso, desde el punto de vista democrático, que es la anulación del voto ciudadano a las opciones políticas minoritarias


La maniobra populista de Cospedal por lo tanto no persigue el ahorro sino que pretende consolidar su preeminencia electoral en Castilla-La Mancha, aún dando por hecho una cierta bajada en la intención de voto al PP.

Ello se logra acentuando la injusta distribución actual de diputados regionales por cada circunscripción electoral provincial, que hace que el voto de un conquense “valga más” que el de un toledano, o dicho de otra forma que elegir un diputado “sale más caro” en votos en las provincias más pobladas, mucho más de lo que cabría esperar en términos proporcionales, y ello de paso beneficia al PP, más consolidado en las provincias menos pobladas.

Hay otro efecto perverso, desde el punto de vista democrático, que es la anulación del voto ciudadano a las opciones políticas minoritarias. Ahora mismo hay casi 80.000 votos de castellano-manchegos, un 6,5 % del electorado, que no se encuentra representado en las Cortes porque decidieron no votar ni al PP ni al Psoe. De cara a las próximas elecciones, teniendo en cuenta el crecimiento de la intención de voto de Izquierda Unida o UPyD, que según las encuestas podrían oscilar entre el 20 % y el 30 % conjuntamente, y si añadimos la existencia de otros partidos minoritarios que reciben respaldo en las urnas, tenemos que previsiblemente más de 250.000 ciudadanos de nuestra Comunidad quedarían silenciados, sin representación. Y ello suponiendo tan sólo un 20 % de voto a esas opciones. La mayoría, según las proyecciones, serán aquellos electores que decidan votar a IU y a Equo.

Entre la abstención y el voto que quedaría sin representación, se puede dar el caso de que en las nuevas Cortes, hechas a la medida de la “ahorradora” Cospedal, sólo estuviesen representados el 50 % de los electores y que el nuevo Gobierno se sustentase en un 25 % de los votos o incluso menos, porque con ese sistema se puede ganar en escaños sin ganar en votos. En definitiva visten de austeridad una ley electoral hecha a la medida del PP que es un golpe a la democracia.

¿Cuál sería la alternativa más democrática?  Una circunscripción única en la región y sistema proporcional, para que cada voto cuente igual, de verdad. Y en ese caso el número de diputados es lo de menos. Si además se les puede elegir en listas abiertas sería lo idóneo.

Ni ahorro, ni austeridad, ni verdad. Lo que hay detrás de la reducción del número de diputados es la intención de impedir que las opciones minoritarias accedan a las Cortes, dejando sin voz a un porcentaje importante del electorado, para consolidar a la derecha en el poder político.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha