eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Siete razones de salud para moderar drásticamente nuestro consumo de carne

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) advierte desde 2011 que el consumo de proteína animal en la dieta española tiende a aumentar año a año, con los consiguientes riesgos. 

69 Comentarios

- PUBLICIDAD -
hamburguer

hamburguer

Cada día comemos más carne, es decir proteína de origen animal, y menos frutas y hortalizas. También los lácteos están menos presentes en nuestro día a día, así como las legumbres y los cereales integrales. El resultado es una dieta sumamente pobre que solo suma proteína animal, azúcares procedentes de harinas refinadas y grasas saturadas o hidrogenadas: una autopista hacia la obesidad.

Este desequilibro tiene un precio sobre el medio ambiente, al que forzamos cada vez más con el aumento de la demanda de carne en todo el mundo, ya sea de pescado, marisco, aves o mamíferos. También supone unas implicaciones éticas en el modo en que se trata a los animales productores de carne que no siempre queremos ver.

Pero más allá de las necesarias reflexiones sobre la sostenibilidad desde el punto de vista ecológico y moral del consumo de carne, existen otras razones para tratar de reducir la proporción de la proteína animal en nuestra dieta que refieren directamente a nuestra salud. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aconseja un consumo máximo en no deportistas de 0,8 a 1 gramo de proteína por kilo de peso de la persona, que serían de media entre 50 y 70 gramos diarios

Foto: Jordi Sabaté

Foto: Jordi Sabaté

Frente a esta recomendación, la realidad nos sitúa a españolas y españoles en los 160 gramos diarios  de consumo medio, más del doble del máximo recomendado. Se trata a todas luces un exceso peligroso, que nos iguala a los países del norte europeo y nos aleja de la dieta mediterránea, con los consecuentes peligros que ello acarrea. A continuación te damos siete razones para reducir tu consumo de carne y devolverlo a los límites que recomienda AESAN.

1. El exceso de proteína animal reduce el porcentaje de fibra vegetal en nuestra dieta

Cuanta más proteína animal haya en tu menú diario, a no ser que seas un deportista que precise de grandes cantidades de alimento, menor será el porcentaje de verduras, hortalizas y frutas varias. Esto representará una reducción de la fibra vegetal, que tiene muchos efectos positivos en la dieta, como su poder saciante, su capacidad para secuestrar tanto los excesos de azúcares como de colesterol de origen alimentario o su papel como alimento de la flora intestinal, fundamental tanto en el control de las reacciones autoinmunes y la prevención de múltiples enfermendades, como en la optimización de la digestión.

2. Aporta un excedente de grasas saturadas

La carne, salvo en casos como el del pescado azul o determinado tipo de aves, suele tener grasas saturadas en mayor o menor medida. Por sí mismas las grasas saturadas no son malas necesariamente ni contribuyen significativamente al colesterol malo, como se ha creído durante mucho tiempo. Pero tienen un alto poder calórico. Por lo tanto, en exceso tienen a acumularse en los pliegues de nuestro cuerpo dando así lugar al sobrepeso. Es decir que indirectamente contribuyen a los problemas relacionados con la obesidad: sedentarismo, problemas cardiovasculares, problemas articulares, etc. 

Foto: Wikimedia Commons

Peter Souza

3. Aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

El sodio está muy presente en la carne animal, que es músculo, sin contar, claro está, el que viene añadido con la sal de cocinar. Por lo tanto, la ingesta excesiva de carne aumenta sensiblemente los niveles de sodio, con lo que eleva considerablemente la presión arterial y por tanto el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

4. Fuerza al hígado y al riñón a trabajar más de la cuenta

Gran parte de los metabolitos que genera la ingesta de proteína cárnica son derivados del nitrógeno, sobre todo amonio (NH4+), una toxina que se acumula en el plasma celular acidificándolo, por lo que debe ser rápidamente transformada. El hígado se ve forzado a trabajar más en exceso de amonio para transformarlo en urea, un compuesto menos tóxico pero que también se debe eliminar porque se produce de repente en grandes cantidades.

Aquí es donde le toca al riñón a ponerse a trabajar a tope para excretar la urea en la orina. Pero para poder hacerlo precisa rebajar la concentración plasmática de urea, lo que hace reteniendo el agua corporal para diluir la urea y poder así expulsarla, con lo que sufrimos un cierto nivel de des hidratación. Si comiéramos más fruta y verdura sería más fácil rehidratarnos, pero ya hemos visto que el exceso de carne en la dieta va acompañado de la reducción de los demás elementos. 

Foto: FriedC

Foto: FriedC

5. Podría derivar en una descalcificación ósea (aunque no está claro)

Por otro lado el cuerpo tiende a neutralizar la acidificación del amonio haciéndolo reaccionar con fosfato cálcico. El calcio del fosfato puede tomarse del plasma. Pero si no hay suficiente, hay cierta controversia sobre si  podría usarse como fuente el cacio óseo, con que sería posible que produjese una descalcificación de los huesos.

Si mantenemos los excesos en el consumo de carne, aumentaríamos, de ser cierta esta teoría, el riesgo de fractura ósea, sobre todo en deportistas o con la edad. Ahora bien, otros estudios aseguran lo contrario e indican que una dieta alta en proteína podría favorecer la consistencia ósea (gracias Darío Pescador por la aportación :)).

6. Aumenta el riesgo de sufrir cálculos renales

Otro problema del exceso continuado de consumo de carne, especial de las carnes rojas, es que los músculos de los mamíferos acumulan unas bases nitrogenadas conocidas como purinas, que se metabolizan como ácido úrico en lugar de urea. El ácido úrico puede cristalizar en las articulaciones produciendo grandes dolores, o bien precipitar en los conductos renales provocando cálculos si su presencia es abundante.

7. Se relaciona su consumo con el riego de padecer cáncer de colón

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió, con gran escándalo, en octubre de 2015 de que las carnes rojas y las procesadas podían incidir significativamente en el aumento del riesgo de sufrir cáncer de colon. No significa que por consumir carnes y embutidos vayamos a sufrir este tipo de tumores con toda seguridad, pero es innegable que un abuso de estos productos, con proteína animal, aumentan la probabilidad de sufrir una complicación tumoral en la zona intestinal. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

Además te recomendamos:

Foto: Jonathan Pincas

"Siete alimentos 'pecaminosos' a los que no tienes por qué renunciar"

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha