eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

David Afkham: "Estoy muy, muy feliz de estar al fin al frente de la Orquesta y Coros de España"

- PUBLICIDAD -
David Afkham: "Estoy muy, muy feliz de estar al fin al frente de la Orquesta y Coros de España"

David Afkham: "Estoy muy, muy feliz de estar al fin al frente de la Orquesta y Coros de España"

David Afkham debuta mañana oficialmente como director de la OCNE, huérfana de titular en el podio desde 2011. Ha costado, reconoce, pero ahora está "muy, muy feliz" de ponerse al frente de una formación "con mucha personalidad" y con la que quiere compartir el camino que comienza con "trabajo e ilusión".

Tiene 33 años y una carrera muy brillante pero, sobre todo, rigurosa, porque a él lo que le interesa no es el destino, la meta, sino el viaje, explica en una entrevista con Efe en su camerino, en el que la caja con la pajarita de su frac convive con gominolas, una nueva partitura de Hugo Parra, "Wild", y una maleta abierta, signo evidente de que pasa el tiempo "en todas partes y en ninguna".

"Me encantaría estar en los sitios y disfrutarlos, porque eso, nutrirse de cosas distintas, es lo que hace que una persona crezca, pero entre ensayos, actuaciones y entrevistas...", se ríe ante la imposibilidad de hacer "otras cosas" más que trabajar.

Afkham, que dirigirá ocho conciertos a lo largo de 2015-2016, ha querido una temporada para la Orquesta y Coros Nacionales de España (OCNE) bajo el signo de los malditos y por eso para su concierto inaugural ha elegido a Mahler y su Sinfonía número 2, "Resurrección".

"Es todo muy simbólico. Esa pieza es muy adecuada para 'Los Malditos' -tal y como la OCNE ha titulado su temporada- porque es oscura y habla de la muerte, pero también de la vida y de las dudas del hombre", detalla.

La sinfonía número 2 es una de las composiciones más espectaculares de su autor, que se inspiró en el drama poético "Dziady", de Adam Mickiewicz.

La terminó en 1888 y se la presentó al poderoso director Hans Hans von Bülow, que la rechazó de plano. Fue en el funeral de éste cuando al escuchar la oda "Aufersteh'n" (Resurrección), de Friedrich Gottlieb Klopstock, se le ocurrió añadirla, con una nueva musicalización, a su obra.

Afkham (Friburgo) ha diseñado una programación con 24 programas que protagonizarán, entre otros, Juanjo Mena, William Christie, Vladimir Ashkenazy, Christoph Eschenbach, Sussana Malkki, Xian Zhang, Jesús López Cobos, Guillermo García Calvo o el propio Josep Pons, que dirigió la OCNE diez años.

"Es cansado porque es todo muy intenso, pero es un orgullo estar aquí, finalmente, y ver que todo funciona. Estoy muy emocionado porque es una orquesta muy especial", afirma.

El nombre de Afkham como sustituto de Pons se barajó por primera vez en 2011, cuando el español ya había anunciado su marcha, pero "problemas políticos", según el alemán, acabaron con la intentona.

Se refiere el director a que el Gobierno socialista decidió adelantar las elecciones y paralizar todas las contrataciones.

Su candidatura, la única que se barajó siempre, según el gerente de la orquesta, Félix Alcaraz, se recuperó en mayo de 2013, cuando se anunció que sería el nuevo titular a partir de la temporada 2014-15, aunque su debut oficial como tal dirigiendo a la orquesta será mañana.

"Fue un poco triste aquello. Ahora estoy muy feliz, muy feliz de estar al fin aquí y muy emocionado. La orquesta es muy especial, tiene un sonido particular y personal que me gusta mucho", subraya.

La OCNE tiene un sonido, asegura, "oscuro, pero con fundamento. Estoy educado en la tradición germana y, por tanto, he crecido con ese sonido, así que me es muy familiar y querido", señala su nuevo director, que ha sido asistente en la London Symphony, la Concertgebouw de Amsterdam o la Gustav Mahler Jugendorchester.

"Es su personalidad y no quiero cambiarla porque no hay que intentar cambiar lo importante. Quiero profundizar en aspectos como su flexibilidad para afrontar distintos repertorios, porque no es lo mismo Mozart que Mahler", precisa.

Su contrato de tres años al frente de la OCNE, dice, serán "un viaje" con el propio camino como objetivo.

"Lo importante no es el destino. Trabajamos con música y ser flexibles para afrontarla es lo importante, para ser capaces de resolver su variedad, de hacer una ópera, o afrontar música contemporánea -Philip Glass es el compositor al que la OCNE ha otorgado este año su Carta Blanca-".

El objetivo, resume, es "lograr el máximo, lo mejor" y quizá el público vea "alguna diferencia" pero no quiere "romper por romper" sino trabajar a fondo en un ambiente laboral, revela, que ta es "estupendo" y lleno de buena energía.

Por Concha Barrigós.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha