eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Graham Swift aborda un amor imposible en la novela "El Domingo de las Madres"

- PUBLICIDAD -
Graham Swift aborda un amor imposible en la novela "El Domingo de las Madres"

Graham Swift aborda un amor imposible en la novela "El Domingo de las Madres"

El escritor británico Graham Swift, autor de "El país del agua", aborda en su último título, "El Domingo de las Madres", un amor imposible entre una doncella inglesa y un chico de clase alta en 1924, una historia que le sirve para tratar sobre la búsqueda de la identidad o el poder de la literatura.

Acompañado por la editora de Anagrama, Silvia Sesé, quien ha considerado que se trata de una obra que "lo tiene todo para encantar a los lectores", Swift ha comentado que la empezó con una imagen "muy amable" que le vino a la cabeza en la que había dos amantes en una cama y "vi que su relación era secreta, quizá por una cuestión de división social, lo que me llevó a un momento en el que el mundo se dividía entre los que servían y los que eran servidos".

Haciendo honor a su apellido, que en inglés significa "veloz", y sin que haya sido usual en su larga trayectoria, el londinense hilvanó el relato "de forma rápida y repentina, escribiendo con una prisa emocionante, con sensación de aceleración".

A la vez, aunque no llegue a las 170 páginas, espera que "tenga toda la capacidad, la densidad, la profundidad y el alcance de las denominadas novelas de pleno derecho".

"Confío -ha proseguido- que aunque sea breve contenga la intensidad, el impulso, la elegancia de la economía. ¿Por qué escribir cinco páginas si se puede decir lo mismo en una?", se ha preguntado.

En "El Domingo de las Madres" muestra a la pareja formada por Jane Fairchild, una criada de 22 años, y su amante Paul Sheringham, el hijo único de una familia adinerada, con quien mantiene desde hace años una relación clandestina.

Sin embargo, todo cambiará el día 30 de marzo de 1924, una jornada que coincide con el conocido en Gran Bretaña como "Domingo de las Madres", que en la clasista Inglaterra permitía a las criadas volver a sus casas para visitar a las familias, lo que Jane no hace porque es huérfana.

Además, el lector podrá conocer la evolución vital de esta mujer, quien no sabe que este día será decisivo en su vida, ni que se convertirá en una escritora famosa.

Graham Swift, sin eludir escenas de sexo y erotismo, ha indicado hoy que hay quien ha comparado la novela con "La Cenicienta", porque "puede verse como la historia de éxito de una criada que se convierte en escritora y acaba acudiendo al baile de la literatura", aunque cree que el libro va más allá y tampoco es ajeno "al dolor de la pérdida".

Otra voz que aparece en la obra es la de Joseph Conrad, un autor que Jane lee en la biblioteca de la casa en la que trabaja, y que le sirve "para darse cuenta de que un escritor de verdad debe encontrar un lenguaje propio, que nadie tiene un lenguaje a mano, sino que lo debe encontrar en cada caso".

Por otra parte, ha bromeado con que, si le hubieran dado diez libras por cada vez que se ha comparado su novela con "Downton Abbey" hoy sería muy rico.

Pero "mi historia se sitúa a más de mil leguas de la serie de televisión, porque ésta no tiene que ver con la vida real y sí con la nostalgia patética de un glorioso pasado, mientras que mi novela sí tiene que ver con la vida".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha