eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Miquel Barceló prepara para Brasil "un pabellón permanente" con arcilla y luz

- PUBLICIDAD -
Miquel Barceló prepara para Brasil "un pabellón permanente" con arcilla y luz

Miquel Barceló prepara para Brasil "un pabellón permanente" con arcilla y luz

El pintor Miquel Barceló prepara para Brasil "un pabellón permanente con arcilla y luz" y "de forma muy inmediata" una "intervención" en un recinto románico catalán, obras públicas, "que no faraónicas", que le encantan y le suponen "un reto", asegura en un entrevista con EFE.

No quiere dar demasiados datos sobre lo que prepara en uno y otro lugar pero sí que son "proyectos muy interesantes" y que serán "muy inmediatos".

"Tengo algunos proyectos grandes en capilla. Sitios por donde pasan miles de personas cada día pero no puedo anunciarlo hasta que esté firmado", apunta.

Sobre uno de sus proyectos públicos más conocidos, la cúpula de la ONU en Ginebra, en la que empleó hace casi diez años 13 meses de su vida y 35.000 kilos de color para "meter el océano" en la Sala XX del Palacio de Naciones Unidas, asegura lo repetiría porque le gusta ese tipo de obras.

"Siempre es complicado y siempre hay reacción, es evidente. Si haces acuarelas a solas en tu casa no pasa nada, pero cuando haces obras públicas, por fuerza tiene que haber una reacción. No era mi intención provocarla. Es así, pero no pierdo tiempo en ello".

Se refiere así Barceló a la controversia pública que provocó el coste de la cúpula, 11,5 millones de euros, un 130% más de lo previsto inicialmente.

"En un momento dado yo me separé. No fue muy agradable el trato con los que me encargaron la obra y tuvimos momentos difíciles pero para mí lo importante era que se realizara la obra. La verdad es que no me ocupé mucho de los contratos, debería haber pedido que pagaran por adelantado pero nunca hago eso. Lo importante era que se hiciera la obra", desvela.

Ha tenido que dejar de ir a Mali, donde tenía casa y pasó temporadas -en el pueblo de Gogolí- durante 25 años, porque, dice, "por un europeo dan 8 o 10 millones de euros" en el país africano.

"Por suerte hace tiempo que no secuestran a nadie por ahí, pero sí hay un mercado. Seguramente nos secuestrarían adolescentes que habrían jugado hace unos años con nosotros. Es como si fuéramos lingotes de oro o trufas gigantes. Algo que puedes convertir en dinero y cuando no hay nada para comer. se entiende. Si fuera al revés, nosotros haríamos lo mismo", subraya.

En África, asegura, ha aprendido "muchísimo" técnicas de "falsificadores", las "pátinas" que hacen para sus obras y "que luego inundan museos y la mayoría de galerías africanas. Siento decirlo con esta brutalidad pero es la pura verdad".

"Después de tantos años tuve acceso a las fábricas donde las hacen. El patinador es el que hace lo difícil. Son técnicas de pintura. Ellos crean las capas de polvo, de sangre, de material sacrificial, de mierda de murciélago, termitas, telarañas..." que da a las obras la apariencia de antiguas.

"Todo lo que sé lo aprendí ahí, en la semana que estuve en Bellas Artes -solo fue a la universidad una semana- y viendo museos y leyendo", añade bromeando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha