eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Parlamento argentino aprueba la expropiación de la emblemática confitería El Molino

- PUBLICIDAD -
El Parlamento argentino aprueba la expropiación de la emblemática confitería El Molino

El Parlamento argentino aprueba la expropiación de la emblemática confitería El Molino

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó la expropiación de la emblemática confitería El Molino, ubicada a metros del palacio del Congreso y que será recuperada para su reapertura, informaron hoy fuentes parlamentarias.

El proyecto que declara a El Molino de utilidad pública y sujeto a expropiación por su valor histórico y cultural fue convertido en ley este miércoles, con el voto unánime de los miembros de la Cámara Baja, según informó hoy en un comunicado la diputada oficialista Liliana Mazure, impulsora de la iniciativa.

La confitería, que ocupa uno de los edificios de mayor belleza arquitectónica de Buenos Aires y que permanece cerrada desde hace 17 años, será reabierta por el propio Congreso argentino y dedicará las plantas superiores a expresiones artísticas.

El Molino, histórico sitio de encuentro para los parlamentarios, fue cerrado primero a finales de la década de 1970, durante la dictadura militar, y años más tarde reabrió, pero se declaró en quiebra en la década de 1990.

"Al recuperar su identidad, este símbolo de Buenos Aires recupera a la vez la diversidad y la identidad de las porteñas y los porteños. Cuando las aspas del Molino empiecen a girar nuevamente se completará este proceso que empezó hace muchos años", dijo Mazure.

La historia de esta confitería se inició hacia 1850, cuando Constantino Rossi y el pastelero italiano Cayetano Brenna, que poseían a pocas manzanas de su emplazamiento actual la Confitería del Centro cambiaron su denominación a la de Antigua Confitería del Molino, en homenaje al primer molino harinero instalado en Buenos Aires.

En febrero de 1905 la confitería comenzó a funcionar en un local frente al Congreso argentino.

El actual edificio, en diagonal con la plaza de los Dos Congresos y frente a la sede del parlamento, fue inaugurado en 1917 y su fachada, que abraza la esquina, tiene un desarrollo simétrico y está revestida por piedra París.

La ornamentación es de influencia veneciana y aún pueden verse en el frente las aspas de un molino de fantasía, con el remate de la imponente cúpula en aguja, que fue cerrada con vitrales "art nouveau" multicolores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha