eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Sonidos de medio mundo se hermanan con la electrónica en la tarde del Sónar

- PUBLICIDAD -
Sonidos de medio mundo se hermanan con la electrónica en la tarde del Sónar

Sonidos de medio mundo se hermanan con la electrónica en la tarde del Sónar

La sensualidad de la iraní Sevdaliza, la música de baile con aires árabes de Acid Arab y la certera combinación de música andina y bases electrónicas de Nicola Cruz han permitido esta tarde al público de Sónar de Día dar un paseo musical por medio mundo, sin dejar de bailar.

Los espectadores más llamativos han sido los de Acid Arab, que se han quitado camisetas y zapatos para soportar mejor el calor que ha castigado con fuerza durante la tarde el escenario al aire libre de SonarVillage y, con biquini y gafas de sol, han movido el cuerpo con los pasos de baile más ondulantes y cercanos al exotismo oriental que han encontrado en su catálogo personal.

Menos llamativo pero más sabio ha sido el publico de Nicola Cruz, que ha disfrutado de la innovación y contraste de este músico francés residente en Ecuador, que ha hecho bailar a los presentes con su mezcla de tradición y modernidad.

La instrumentación característica de los Andes y de la selva amazónica ha encontrado un perfecto aliado en las texturas electrónicas con las que Cruz ha seducido al publico que ha llenado la sala SonarHall, un espacio oscuro en el que el público puede llegar a olvidar que fuera es de día.

Otro espacio cubierto, aunque no tan oscuro, el SonarDome, ha acogido el erotismo de Sevdaliza, una iraní afincada en Rotterdam que cultiva el electro sexy, tanto en su forma de cantar como de bailar.

Los movimientos de cintura de Sevdaliza han precedido a otra formación oriental, Insanlar, procedente de Turquía, en el mismo escenario en el que poco antes Jamie Woon ha demostrado que la figura del "crooner" tiene cabida en la electrónica.

En su caso una electrónica que abriga melodías pop-folk, que ganan fuerza con la excepcional calidad de la voz este británico, que ha actuado apoyado por dos coristas masculinos con mucho ritmo, batería, guitarra y teclados.

Variedad de estilos y de procedencias geográficas para la primera jornada de un festival que los espectadores han cogido con ganas y que, si se han acordado de ponerse la crema de sol y mañana se despiertan con la piel en su sitio, les deparará mañana y pasado muchas otras alegrías.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha