eldiario.es

Menú

Contaria, más valenciano y comprometido

El sábado arranca en Sala Russafa la novena edición del festival de artes escénicas con seis piezas de contenido social

- PUBLICIDAD -
Contaria, más valenciano y comprometido.

Contaria, más valenciano y comprometido.

Más valenciano y comprometido que nunca. Así se presenta la IX edición del Festival Contaria para niños y niñas que se inicia el 19 de diciembre en la Sala Russafa. Seis variadas propuestas, una de ellas de la compañía invitada de Murcia que presenta Las aventuras de Tarik y Salah, una obra que habla sobre el fenómeno migratorio, con la que arranca el festival.

En esta edición la programación tiene una vertiente social, habla sobre temas con los que conviven los niños o que forman parte de su desarrollo como individuos”, explica Juan Carlos Garés. “Un ejemplo es El armario de mamá, una propuesta de Teatres de la Llum que nos gusta especialmente porque utiliza el teatro de sombras, una disciplina poco corriente en la Comunidad Valenciana. También queremos destacar la apuesta de producción de la nueva compañía Mamá Lalá, poniendo en pie Piratas. El secreto del árbol un musical de aventuras, al más puro estilo Disney, con seis actores-cantantes en escena. Hemos intentado incluir propuestas que cuentan con mucho tirón, como Dani Miquel o Elisa Matallín, junto a otras que pueden ser más minoritarias, o los nuevos relevos generacionales para intentar ofrecer un panorama lo más variopinto posible de la escena valenciana para niños”. 

Tras Las aventuras de Tarik y Salah llega un clásico de la literatura española, Lazarillo (días 26 y 27), una versión con el particular sello de la compañía valenciana Arden que protagonizan dos marionetas de carne y hueso, a las que dan vida Omar Sánchez y J.R. Torres, que luchan por conservar su viejo teatrillo. Mezclando el texto original con los fragmentos de la obra que representan los títeres, esta divertida propuesta acerca a los pequeños una de las obras cumbre de nuestra herencia cultural.

Otro clásico pero de la cultura contemporánea valenciana es Dani Miquel, que regresa a Sala Russafa con su espectáculo Al Nadal un pas de pardal (día 28) un repaso a canciones y juegos tradicionales asociados a estas fiestas.

Un referente de la escena para niños valenciana es Elisa Matallín, que vuelve con la pieza Qué bonito es Panamá! (días 28 y 29), una fábula creada por el ilustrador y escritor alemán Janosh que protagonizan un oso y un tigre que viven felices en su casita, junto al río que un día les traerá en sus aguas una caja venida desde Panamá que despertará su deseo de conocer el mundo.

En enero la compañía Mamá Lalá, creada este año en Aldaia, estrenará Piratas. El secreto del árbol (2 y 3 de enero). Una comedia musical con seis cantantes y un genuino sello Disney que rinde homenaje al género de aventuras.

La programación del festival se cierra con una propuesta de la compañía Teatres de la Llum (Puerto de Sagunto), dirigida por Mariola Ponce, caracterizada por utilizar el teatro de sombras para contar historias. El armario de mamá (4 de enero) narra, a través de siluetas y hábiles juegos de luz, los sueños del pequeño Abril, las visiones de un niño cuya imaginación es capaz de transformar en sus juegos objetos cotidianos de su madre, como un par de zapatos o un pañuelo, en un mundo lleno de aventuras.

A punto de cumplir su primera década, Garés resume la trayectoria del festival de artes escénicas dedicadas a los más pequeños. “El festival ha pasado por varias etapas y su supervivencia se debe, primordialmente, a que la organización ha sabido ir transformándolo y adaptándose a las nuevas circunstancias sin tirar la toalla”, comenta Garés. “Empezamos siendo una feria que quería dinamizar el sector de las artes escénicas para niños y llegamos a movilizar a más de 230 profesionales que visitaban Valencia para asistir a Contaria, entre artistas, programadores y distribuidores teatrales. Teníamos entre 30 y 35 espectáculos y, lógicamente, esto era posible gracias al apoyo de instituciones como la Concejalía de Juventud, a través de la Fundación VEO, la Diputación de Valencia y el INAEM”.

Con la crisis los apoyos fueron disminuyendo y el evento se transformó en festival. “Por eso lo pasamos a las navidades, porque era un momento bueno para la programación infantil. Actualmente, Sala Russafa es el único patrocinador de Contaria, pero tenemos la esperanza de hacer crecer esta propuesta de nuevo, cuando las instituciones puedan volver a colaborar. No hay ninguna feria específica en la Comunidad Valenciana dedicada a las artes escénicas para niños y este sector tiene un crecimiento imparable. Es la clave para que muchas salas y muchas compañías puedan financiar su actividad e incluso otros proyectos para público adulto. Así que pensamos que el teatro familiar es una apuesta imprescindible dentro de las artes escénicas”, concluye Garés.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha