eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

El número de refugiados que llega a Europa por el Mediterráneo se triplica desde 2011

En 2014, el número de desplazados en el mundo fue el más alto desde la segunda guerra Mundial: solo el 14% llegan a países industrializados, según Acnur

Unas 218.000 refugiados llegaron a Europa cruzando el Mediterráneo, cerca del triple del récord de 70.000 alcanzado en 2011 con la primavera árabe

"El mundo industrializado puede y debe hacer mucho más", admite Francesca Friz-Prguda, representante de Acnur en España

- PUBLICIDAD -
En enero y febrero llegó un 43 por ciento más de inmigrantes a Italia que hace un año

Imagen de archivo de inmigrantes en un barco de la marina italiana en la provincia de Agrigento en Sicilia (Italia). / EFE.

Las guerras sacudieron con especial dureza 2014. El conflicto civil sirio ha cumplido su cuarto año y las armas golpean también Sudán del Sur, Irak, Nigeria, Ucrania y República Centroafricana, entre otros países. El resultado: "El número de desplazados en el mundo más alto desde la segunda guerra Mundial", afirma Francesca Friz-Prguda, representante de Acnur en España. De ellos, solo el 14% llega a países industrializados como España y en los últimos años se ha triplicado la cifra de los que lo hacen cruzando el Mediterráneo: 218.000 en 2014 respecto al récord de 2011, de 70.000.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ha presentado este jueves su informe 'Tendencias de Asilo 2014. Niveles y tendencias en países industrializados', en el que analiza las cifras de solicitantes de asilo en los denominados países ricos, que han alcanzado su máximo desde la guerra en Bosnia y Herzegovina, en 1992. Durante 2014, los 44 países industrializados que considera la agencia recibieron aproximadamente 866.000 demandas de protección, un 45% más que en el año anterior, cuando se registraron 596.600 peticiones.

A pesar de los récords, Francesca Friz-Prguda introdujo el estudio con matices, "para acabar con los mitos sobre las avalanchas de inmigrantes que recibe Europa", advirtió. "El 86% de los desplazados del mundo están en los países en vías de desarrollo. Y, por ejemplo, en la Unión Europea el año pasado hemos recibido unas 570.000 peticiones de asilo de las cuales a España solo ha llegado algo más del 1%".

Muchos de los que huyen, por tanto, lo hacen dentro de su propio país o en terceros países en los que también sufren dificultades, como los 1,1 millones de sirios que viven en Líbano o los 242.468 que acudieron a Irak, un estado a su vez con unos 2,4 millones de desplazados.

Daniel Endres, responsable de Relaciones Externas a nivel global de Acnur, presente en el encuentro ante la prensa, afirmó que en un contexto de austeridad como el actual "cada vez es más difícil conseguir el apoyo necesario". La falta de recursos implica recortes: "Se ha reducido el aporte de Acnur a las familias sirias para que los niños vayan al colegio, la cantidad es menor y el número de beneficiarios también".

Los países industrializados "pueden hacer más"

"Además del apoyo financiero, el mundo industrializado puede y debe hacer mucho más. También en puntos como permitir a estas personas a acceder a lugares seguros y a que las familias de refugiados se reúnan", admite la representante de Acnur en España.

2014 fue un año dramático en el Mediterráneo, con al menos 3.500 muertes en sus aguas intentando llegar a las costas europeas. La tendencia de los que arriesgan su vida por esta vía aumenta: más de 218.000 refugiados y migrantes cruzaron el Mediterráneo en 2014, "casi el triple que el récord registrado anteriormente de 70.000 en 2011, durante la Primavera Árabe". Casi la mitad de las llegadas en 2014 pertenecen a personas procedentes de Siria y Eritrea.

La inexistencia de una misión de salvamento en el Mediterráneo, desde que concluyera la operación italiana de rescate Mare Nostrum (tras la negativa de apoyo por parte de Europa), y la imposibilidad de los refugiados de llegar a los países industrializados de manera legal provoca que muchas de las travesías acaben en el fondo del mar. Según los cálculos de Acnur, este 2015 ya han perdido la vida cerca de 1.000 personas.

Los que necesitan protección

Una de cada cinco solicitudes de protección internacional que llegaron a los países industrializados en 2014 pertenecían a sirios. Son el grupo mayoritario entre los solicitantes de asilo con un total de 149.600 peticiones. Por su parte, los iraquíes presentaron 68.7000 reclamaciones, casi el doble que en 2013. Por detrás figuran los afganos, con casi 60.000 solicitudes, seguidos por serbios (y kosovares) y eritreos.

El mapa de acogida de los demandantes de asilo presenta grandes desigualdades entre los 44 países analizados: los cinco destinos que más solicitudes de asilo recibieron suponen casi el 60% del total de solicitudes nuevas a nivel mundial durante 2014. Alemania vuelve a erigirse, como en 2013, como el país que más demandas de protección recibió en 2014, con 173.100 solicitudes: la cuarta parte fueron formuladas por ciudadanos sirios. A la república alemana le siguen Estados Unidos, con 121.200 solicitudes; Turquía (87.800), Suecia (75.100 ) e Italia (63.700).

En el sur del Mediterráneo, el número de solicitantes de asilo alcanzó los 170.000 peticiones, la cifra más alta de la que se tiene constancia. Sin embargo, los países receptores fueron principalmente dos: Italia y Turquía, que acogieron al 88,7% de los refugiados en la zona. A continuación, figuran Grecia y España, con 9.500 y 5.900 solicitudes respectivamente.

Las demandas en Italia se dispararon un 148% respecto a 2013, lo que ha convertido al país en el quinto receptor. Aunque un gran número de sirios llegan hasta sus costas, apenas demandan protección. Tan solo lo hicieron 500 personas. El aumento corresponde al auge de solicitudes de personas naturales de Malí (9.800 solicitudes), Nigeria (9.700), Gambia (8.500) y Pakistán (7.100).

En España, Francesca Friz-Prguda celebró la apertura de salas de asilo en Ceuta y Melilla para facilitar la tramitación de protección internacional de las personas que acceden a España por la frontera con África. Los últimos datos que les llegan cifran las solicitudes hasta las 1.400, la inmensa mayoría de ciudadanos sirios y ninguna de personas de origen subsahariano, que no tienen acceso a las salas fronterizas. En Acnur recuerdan: "El derecho de una persona a pedir asilo no se ve limitado por su origen ni por el método de entrada a un país".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha