eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

TTIP: qué es el ISDS (arbitraje) y por qué se la juegan los grupos políticos

La posición de los socialistas sobre el arbitraje empresa-Estado ha creado confusión

La patronal europea presiona para que no se excluyan los servicios públicos

34 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Los detractores del TTIP lo consideran un caballo de Troya.

Los detractores del TTIP lo consideran un caballo de Troya.

Este miércoles 10 de junio tendrá lugar en el Parlamento Europeo un debate de envergadura: el TTIP. Del pleno saldrá la opinión de la Eurocámara sobre el Tratado de Libre Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) que negocian Estados Unidos y la UE. Será una de las semanas plenarias más intensas que se recuerdan porque los eurodiputados abordarán la situación de Grecia, las relaciones con Rusia, la corrupción en la FIFA e incluso acudirá el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, a discutir sobre la pena de muerte. Pero nada que haga sombra al TTIP, el punto más controvertido en este momento.

El informe final, cuya longitud ha sido abreviada en 100 páginas en todo un ejercicio de síntesis, sirve para limitar el poder de negociación de la vicepresidenta de la Comisión, Cecilia Mälmstrom: el Parlamento no negocia con Washington pero puede tumbar todo el TTIP al final del proceso. El texto será presentado por el socialdemócrata germano Bernd Lange. Lange preside la comisión de Comercio Internacional (INTA) y es ponente del informe desde que arrancó la presente legislatura. Tenido por dialogante (hasta la izquierda contraria al TTIP resalta las virtudes del alemán), el vaso de Lange se desbordó la semana pasada cuando su bancada,  los socialistas europeos del S&D, pactó con populares, liberales y conservadores incluir el sistema de arbitraje en el informe para solucionar litigios entre empresas y estados (ISDS: Investor-State Dispute Settlement).

La enmienda introducida era farragosa y ahora mismo concentra todo el debate en torno a algo tan mastodóntico como el TTIP. Dice así: “En potenciales conflictos, estos serán abordados de manera transparente con jueces profesionales independientes nombrados públicamente en audiencias públicas que incluyan un mecanismo de apelación”.

Normalmente el ISDS es un sistema pensado para dar seguridad jurídica a las empresas que invierten en países en vías de desarrollo (hay alrededor de 1.600 ISDS firmados, casi todos en tratados bilaterales). El problema es los árbitros proceden del sector privado y no son jueces de carrera.

“Los socialistas estamos entre la espada y la pared”

La izquierda y los ecologistas europeos apuntaron inmediatamente a los socialistas, que se habían posicionado en contra del ISDS en las demás comisiones parlamentarias. “Estamos entre la espada y la pared en la Eurocámara”, reconocen fuentes del S&D. “Los Verdes, la izquierda del GUE y muchos eurodiputados del partido de Beppe Grillo nos piden que votemos explícitamente en contra del ISDS pero luego ellos van a votar en contra del informe porque no quieren el TTIP. Y si hacemos eso, el Partido Popular Europeo nos responde que votará en contra del informe y dará vía libre a la Comisión Europea para negociar lo que ella quiera. ¡Nosotros estamos a favor del TTIP pero en contra de los ISDS privados!”.

Las redes bulleron de críticas hacia los socialistas, que apresuradamente negaron estar a favor del clásico arbitraje inversor-Estado. “Tuvimos un grave problema de comunicación”, revelaban esta semana no pocos dirigentes de S&D. La eurodiputada laborista británica Jude Kirton-Darling reconoció sin rodeos en su blog que lo aprobado en la comisión INTA “no es lo ideal”. “Pero la lucha no ha terminado”, agregó la laborista. “Seguiremos presionando para decir claramente no al ISDS en el TTIP”.

Para contrarrestar las críticas, cada delegación nacional del S&D se ha movilizado intensamente tras el voto en INTA (28 a favor, 13 en contra) para explicar su postura. Los socialistas confiesan que la enmienda no fue lo suficientemente clara y el pasado miércoles incorporaron una nueva en la que se rechaza rotundamente el arbitraje privado. “Queremos ISDS con jueces públicos”, indican.

Desde el Partido Popular Europeo (PPE), que no ve con malos ojos el arbitraje privado, se admite que de aquí al miércoles tendrá lugar una negociación “a cara de perro” debido a la enmienda de los socialistas.

Los Verdes, la izquierda europea del GUE, en la que están Podemos, IU y Bildu, y un buen puñado de eurodiputados desperdigados en distintas familias políticas votarán en contra pase lo que pase. “Sobre el ISDS parece que podemos obtener el apoyo de algunos diputados socialistas, lo que corregiría el error de su voto en la comisión INTA”, estima Ernest Urtasun (ICV). “Si lográramos un voto crítico sobre el ISDS, daríamos un duro golpe al TTIP”.

Pero hay quien deplora incluso la existencia de tribunales públicos. “Ninguna de las propuestas de la Comisión Europea [Mälmstrom es una ardua defensora del arbitraje privado] o del PSOE europeo aborda los defectos fundamentales de los ISDS ni pone en tela de juicio el derecho internacional comercial, que es la base para la impunidad de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte de las empresas transnacionales”, explica Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción.

La patronal europea, preocupada

La negociación promete ser acalorada. La patronal europea Business Europe, ardiente defensora del TTIP, ha enviado una carta al portavoz de S&D, el italiano Gianni Pittella, para que no saquen adelante la enmienda que planean. “El texto de INTA es equilibrado. Si se destruye este compromiso, se pondría en riesgo la negociación del tratado en un momento crucial para Europa”, reza la misiva.

Business Europe además se ha declarado en un comunicado “preocupada por la exclusión de los servicios públicos” en el informe. Una píldora por la que no están dispuestos a tragar ni los socialistas ni el resto de la izquierda europea. Eldiario.es ha preguntado en reiteradas ocasiones a la patronal europea por la inclusión de servicios públicos, pero ésta ha evitado contestar este punto centrándose en el tribunal de arbitraje: “Esperamos que tenga un fuerte apoyo en el Pleno”, dice Luisa Santos, directora de Relaciones Internacionales.

Las empresas comúnmente denominadas lobbies en el argot bruselense enfatizan más la presión sobre la Comisión Europea que sobre los grupos políticos del Parlamento. Y aunque las grandes patronales defienden el TTIP, hay bastante resistencia por parte de algunos sectores. Las denominaciones de origen ven peligrar su singularidad porque Estados Unidos no reconoce las especializaciones regionales. El sector de los cosméticos teme una invasión de un millar de productos comercializados al otro lado del Atlántico pero prohibidos en la UE. Y la patronal de las pymes alemanas sorprendió a finales de 2014 declarándose contraria al tratado de libre comercio. CEOE y Cepyme están a favor.

En cualquier caso, la posible liberalización de los servicios públicos, como la de los transportes, es una de las líneas rojas del Informe Lange. “Ya solo se habla de los tribunales de arbitraje y no de los progresos del informe Lange”, subraya una fuente del PSOE. “Hemos ganado en transparencia. En protección de los recursos públicos. En protección fitosanitaria. En derechos laborales, ya que pedimos que Estados Unidos incorpore los convenios de la Organización Internacional del Trabajo. Pero solo importan los ISDS”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha