eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Génova, Suiza, Argentina

57 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Con lo que ya sabemos del caso Bárcenas, estamos ante tres escándalos a la vez. El primero, el de los sobres en Génova 13, la sede del partido: ese dinero negro de origen corrupto que supuestamente se repartieron de forma sistemática los principales dirigentes del PP, según aseguran distintas fuentes. El segundo, el de Suiza: esos 22 millones de euros escondidos de Hacienda que gestionaba Luis Bárcenas y que para colmo han sido blanqueados hace unos meses, aprovechando la amnistía fiscal del PP. El tercero, el del ICO y Argentina:  ese extraño crédito de 18 millones de dólares, de cobro más que dudoso, que entregó el Gobierno de Aznar a una empresa que explota un latifundio argentino, propiedad de los extesoreros del PP Luis Bárcenas y Ángel Sanchís.

No hay que ser un lince para sospechar que estos tres escándalos –Génova, Suiza, Argentina– están muy relacionados entre sí.

Génova

A medida que pasan los días y aparecen nuevas revelaciones se entiende mucho mejor el "no me consta" con el que muchos dirigentes del PP –empezando por María Dolores de Cospedal– recibieron esta denuncia de corrupción. El Mundo publica que los dirigentes del partido cobraban sobresueldos en negro de una caja B alimentada con el dinero de la corrupción, que la pasta de las comisiones se repartía como quien divide el botín y que incluso ese fondo pagó parte de las facturas de la boda de la hija de Aznar. ¿La respuesta del PP?: "No me consta".  Hasta Bart Simpson con su "yo no fui, nadie me vio, no puedes probarlo" habría sonado mejor.

Las excusas del PP no solo son poco creíbles por la falta de contundencia en la respuesta. También por el excelente trato que el partido otorgó a un imputado de corrupción del que se dijo que había sido apartado de la militancia. Lo expulsaron de forma tan contundente que Mariano Rajoy le mantuvo la secretaria, el despacho, el coche  e incluso un escolta que le hacía de chófer. Ante la corrupción, tolerancia Audi A6.

Suiza

El jueves 17, el abogado de Luis Bárcenas aseguró en televisión –en Las Mañanas de Cuatro– que el dinero aparecido en la cuenta corriente de su cliente en Suiza era "de varios socios", que tenía su origen en "negocios en Sudamérica", que de los 22 millones solo 10 eran de Bárcenas y que esos fondos habían regresado a España, regularizados con la amnistía fiscal del PP.

Poco después, Bárcenas cambió de versión. Ahora afirma, según ha recogido El País, que los millones de Suiza salen de varias operaciones inmobiliarias y de la venta de cuadros. Sudamérica ha dejado de ser la excusa. Cabe preguntarse a qué responde esta nueva coartada y a quién pretende proteger Bárcenas con esta segunda explicación.

Los papeles del banco suizo que  el viernes desveló eldiario.es demuestran también un detalle no menor: que no solo Luis Bárcenas operaba en esa cuenta. El propio Angel Sanchís se pasó por el banco, acreditado por Bárcenas, para anunciar la "diversificación" de algunas inversiones de su cliente; fue poco después de que Baltasar Garzón detuviese a Francisco Correa, justo cuando el dinero de la cuenta se movió. También queda claro en esos documentos que la Fundación Sinequanon de Panamá –que aparenta ser el testaferro de toda la operativa– fue quien ordenó las transferencias a Estados Unidos, a una empresa relacionada con los negocios argentinos de Bárcenas, Sanchís… ¿y quién más? 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha