eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

'Star Trek' ha vuelto: lo que el señor Spock y compañía nos enseñaron sobre el futuro

Ya está en Netflix ‘Star Trek: Discovery’, la primera serie de la saga Star Trek producida en la última década. Aún es pronto para saber si cumplirá con las expectativas de los fans y más pronto aún para comprobar si tiene el mismo espíritu visionario que la serie original, lanzada en los 60. No solo se atrevió con los comunicadores (claros precursores de los móviles) y las videoconferencias, también con cuestiones sociales, como la igualdad de las mujeres en el trabajo.

- PUBLICIDAD -
'Star Trek: la serie original' se estrenó el 8 de septiembre de 1966

'Star Trek: la serie original' se estrenó el 8 de septiembre de 1966

Han pasado algo más de 50 años desde que la nave Enterprise despegara por primera vez para provocar el ‘big bang’ que dio lugar al universo de ‘Star Trek’. Hoy vuela de nuevo, aunque con diferente tripulación. En la nueva serie de la saga, ‘ Star Trek: Discovery’, estrenada hace un par de semanas, la trama transcurre unos diez años antes de la original.

Aún hay solo unos pocos episodios disponibles, por lo que, quizá, los fans del popular título de ciencia ficción no puedan juzgar por el momento si la última entrega está a la altura de sus predecesoras. Ni tampoco si tiene el mismo espíritu visionario. Porque, más allá de sus carismáticos personajes, si algo caracterizó a la producción sesentera, la primera de la franquicia, fue su acierto a la hora de predecir tecnologías futuras, patrones que caracterizan a la sociedad actual y tendencias que comienzan a hacerse hueco.

De las comunicaciones a los viajes interestelares

“No hay duda de que el comunicador era el precursor de los móviles, especialmente cuando teníamos teléfonos plegables”, señala a HojadeRouter.com Brooks Peck, conservador especializado en ciencia ficción y cine del Museo de la Cultura Pop de Seattle. El dispositivo al que se refiere Peck permitía a los tripulantes de la Enterprise hablar entre ellos a distancia, sobre todo cuando salían de la nave en alguna misión.

Como nosotros, el capitán Spock y compañía se encontraban algo perdidos cuando los comunicadores dejaban de funcionar o desaparecían como consecuencia de un robo galáctico. De forma análoga a aquellos móviles que llevábamos a finales de los 90, los aparatos tenían una antena y, en la parte inferior, varios botones, un altavoz y un micrófono. No es del todo una casualidad: el ingeniero estadounidense Martin Cooper, pionero de los teléfonos portátiles, ha admitido que la serie le inspiró en sus diseños.

'Star Trek' predijo las videoconferencias y videollamadas

'Star Trek' predijo las videoconferencias y videollamadas

Dentro de la nave, sin embargo, los personajes conversaban a través de las pantallas, entre ellos y con el ordenador de a bordo. Podían pedirle al sistema que encontrara a alguno de sus compañeros o que les proporcionara algún tipo de información. Hoy, podríamos hacer algo parecido con asistentes virtuales como Alexa, Siri y Cortana.

Estas interacciones virtuales también pueden considerarse predecesoras de las videoconferencias y programas como Skype. Además, “’Star Trek’ predijo las comunicaciones más rápidas que la velocidad de la luz, con las que los científicos están empezando a experimentar”, comenta Peck.

Otra área en la que se aventuraron los creadores de la serie original son los viajes espaciales. Por un lado, se adelantaron a las lanzaderas que transportan cosmonautas, los vehículos que utilizaban los tripulantes de la Enterprise para alcanzar un planeta cercano. Por otro, pisaron el acelerador en lo que a velocidad de transporte se refiere. “Aunque la tecnología que vemos en la serie está mucho más avanzada que cualquier cosa que vemos hoy, es muy interesante cómo los físicos teóricos discuten la posibilidad de la propulsión por curvatura” —explica el conservador—, una forma de impulso que permitiría a una nave alcanzar una velocidad muy superior a la lumínica gracias a una distorsión del espacio-tiempo.

La nave Eterprise era capaz de deformar la dimensión espaciotemporal para viajar a gran velocidad

La nave Eterprise era capaz de deformar la dimensión espaciotemporal para viajar a gran velocidad

Y aún hay más: el iPad se parece sospechosamente al PADD (de ‘Personal Access Data Display’) de ‘Star Trek’. El mismísimo Steve Jobs utilizó imágenes de la película de la franquicia para demostrar cómo se ven los vídeos en el dispositivo durante su presentación. Es más, los de la manzana mordida preguntaron a los creadores de la saga si podía usar el mismo nombre para el aparato, según desvela el documental ’50 años de ‘Star Trek’.

Otra de las predicciones tecnológicas hechas con no poco acierto por la serie primigenia tiene que ver con la traducción simultánea: si los tripulantes de la Enterprise se entendían con otras especies gracias a un traductor universal, hoy son diversos gigantes de la tecnología los que pretenden romper la barrera que suponen los idiomas. Así, Skype Translator traduce ocho lenguas de forma instantánea en las conversaciones de voz y hasta 50 en el caso de los mensajes de texto. Por si fuera poco, esta misma semana Google ha presentado sus Pixel Buds, unos auriculares capaces de traducir 40 idiomas en tiempo real.

Pero algunas de las tecnologías que aparecían en la serie original, como el teletransporte o el famoso tricoder —un aparato médico que el doctor McCoy utilizaba diagnosticar a los pacientes—, aún no se han hecho realidad. Aunque ya existen dispositivos capaces de detectar cáncer y un concurso que ofrece varios millones para desarrollar una máquina similar al del universo ficticio. 

Igualdad de género y economía galáctica

Pero el universo de ‘Star Trek’ no solo mostró al mundo dispositivos revolucionarios, sino también ideas que cobran forma en la actualidad. Alguna de ellas, en el terreno económico, como refleja el libro ‘Trekonomics’ que recoge, entre otros asuntos, la ausencia de dinero en la saga.

Que la riqueza o sus representaciones físicas traían al pairo a la tripulación de la Enterprise queda patente en varios capítulos de la franquicia. Por ejemplo, en una de las entregas, el capitán Picard dice que “hemos superado el hambre y la codicia, ya no estamos interesados en la acumulación de cosas”. Otro mando, el capitán Kirk, lo menciona también en la película ‘Misión: salvar la Tierra’ (1986), cuando viajan atrás en el tiempo hasta el siglo XXI: “Todavía utilizan dinero. Necesitamos conseguir un poco”.

Una de las razones que podrían explicar que el dinero (o al menos las monedas y billetes al uso) no sea un problema en el siglo XXIV puede ser que todos tengan una renta básica universal que les permita subsistir o bien que operen con divisas virtuales, una tecnología en auge actualmente.

La diversidad racial y la igualdad de género eran dos principios que defendían los creadores de la serie

La diversidad racial y la igualdad de género eran dos principios que defendían los creadores de la serie

Lo que no ha desaparecido en la saga, no obstante, es el empleo (remunerado o no). No obstante, los capítulos también reflejaron futuros cambios en lo laboral. “’Star Trek’ predijo la igualdad de género en el trabajo”, subraya Peck. La oficial Uhura, mujer y de color, tenía un cargo importante y bastante responsabilidad sobre sus hombros.

Asimismo, la serie original abogaba por la diversidad, tanto racial como en el plano sexual. “Hacía un esfuerzo por demostrarlo, como, por ejemplo, con el maquillaje de los miembros de la tripulación del puente de mando”, dice el conservador del museo estadounidense. El teniente Hikaru Sulu era asiático y el joven Pavel Andreievich Chekov, ruso. En uno de los capítulos, ‘Que ése sea su último campo de batalla’, sus creadores advertían de cómo la xenofobia puede llegar a destruir por completo una sociedad.

Según Peck, en el futuro podremos hablar de nuevas tecnologías y hazañas auguradas por la serie —como la colonización del Sistema Solar o los replicadores de comida—. La nueva entrega, por su parte, ya ha comenzado a hacer sus propias predicciones. Por ejemplo, vaticina en cierto modo la extinción de los libros impresos cuando una de sus protagonistas, Sylvia Tilly, reacciona con sorpresa ante un volumen.

Y si las páginas desaparecerán en unas décadas, Windows subsistirá sin problema. En el año 2256, los complejos sistemas basados en física cuántica y energía biológica de las flamantes naves de la Flota Estelar ejecutan el sistema operativo de Microsoft. Puede parecer extraño, pero, quién sabe, en los 60 nadie veía los comunicadores y las videoconferencias como una posibilidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha