Opinión y blogs

eldiario.es

Esa tradición tan española de hacerle la pelota a Arabia Saudí

España sigue vendiendo armas a Arabia Saudí a pesar de las denuncias de matanzas de civiles en la guerra de Yemen

El Gobierno califica de "excelentes" las relaciones con una dictadura que en la primera mitad del año ha ejecutado a 102 personas, en su mayor parte decapitadas con una espada en plena calle

- PUBLICIDAD -
Felipe VI y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, visitaron Riad en enero para trasladar su pésame por la muerte del rey Abdalá

Felipe VI y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, visitaron Riad en enero para trasladar su pésame por la muerte del rey Abdalá

La familia había abandonado su hogar huyendo de la guerra para refugiarse en una escuela del norte de Adén, en Yemen. El 9 de julio un ataque de la coalición liderada por Arabia Saudí acabó con la vida de 10 de sus miembros. 4 niños fueron asesinados. Tres días antes, las fuerzas de la coalición bombardeaban un mercado de ganado. “Había fragmentos de cuerpos y sangres de animales y seres humanos, todo mezclado”, relató un superviviente de la masacre. En los últimos meses se han producido más matanzas: solo entre junio y julio, el contingente comandado por Arabia Saudí ha asesinado al menos a 141 civiles, según una investigación de Amnistía Internacional.

En 2014 España vendió armas por valor de unos  292,9 millones de euros a Arabia Saudí (desde 2003 a 2014 la suma asciende a unos 725 millones), sin que se conozcan cuáles son los controles para evitar que ese armamento termine utilizándose contra víctimas inocentes. El Gobierno,  en una respuesta parlamentaria a ERC conocida este mes de agosto, justifica la venta a Arabia Saudí en que "hay garantías del uso final”, lo cual en sí mismo –y con la información pública de la que se dispone– no supone garantía alguna, y ya sabemos por experiencia que las armas no son fabricadas precisamente para ser expuestas en un museo de arte contemporáneo.

El Gobierno explica que con Arabia Saudí se cumplen las normas internacionales sobre venta de material militar, en especial los criterios relacionados con los derechos humanos. Amnistía Internacional opina lo contrario y reclama la suspensión de la venta armamento a todas las partes involucradas en la guerra de Yemen. En todo caso, el Gobierno insiste en que "ha mostrado desde el principio su honda preocupación por las graves consecuencias humanitarias del conflicto de Yemen", lo que demuestra que, al menos, España cumple todas las normas internacionales de cinismo y pleitesía.

En enero el rey Felipe VI ­–acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés– viajó a Riad para  expresar personalmente sus condolencias por la muerte del rey Abdalá. Felipe ya había viajado en octubre de 2011 a Arabia Saudí por el fallecimiento del heredero del trono, y en 2005 Juan Carlos interrumpió sus vacaciones en Mallorca cuando se conoció el deceso del rey Fahd. Aquella semana el velero “Bribón” salió a competir en las aguas del Mediterráneo con un crespón negro en la bandera de España

No se conocen gestos similares de las instituciones españolas por las víctimas del régimen saudí. Más bien al contrario. La venta de armamento a Arabia Saudí tampoco se suspendió en 2011 cuando fuerzas saudíes entraron en Baréin para reprimir las revueltas ciudadanas. Y aquella represión coincidió con la visita a Arabia Saudí de una delegación española en la que el presidente del Senado, Javier Rojo, declaró: “España y Arabia Saudí comparten posiciones en los aspectos fundamentales de emplear el diálogo para solventar conflictos y es fundamental la defensa de los ciudadanos frente a la violencia”.

Hasta el mes de julio Arabia Saudí  –esa monarquía amiga por la que sí interrumpimos las vacaciones y emplea el diálogo para solventar conflictos– había ejecutado a 102 personas en 2015, más del doble que todos los presos a los que se aplicó la pena de muerte el pasado año. En la mayoría de las ocasiones, los condenados fueron decapitados con una espada en la calle, confirmando que la barbarie al aplicar la sharia no solo es patrimonio del terrorismo yihadista y, en muchos casos, no pudieron contar con un abogado y sus confesiones fueron obtenidas con torturas.

La represión en Arabia Saudí es brutal: están documentados casos de ejecuciones extrajudiciales de activistas chiítas, la mujer vive sometida bajo las leyes musulmanas más conservadoras, ejercer la libertad de expresión es sinónimo de latigazos y cárcel y el delito de apostasía está penado con la muerte. Por no citar la manga ancha del régimen saudí para permitir en los últimos años la financiación de grupos de inspiración yihadista en Siria.

Estos son nuestros amigos.

Por supuesto, habrá quien defienda que nuestro apoyo a Arabia Saudí no solo es fruto del compadreo monárquico que se traen los Borbones y la Casa de los Saud, y que, pese a todo, hay que seguir vendiéndoles armamento porque las relaciones entre ambos países - calificadas de "excelentes"- son fundamentales para nuestros intereses económicos en el desierto y para compensar el peso geoestratégico de Irán en la zona y bla, bla, bla. Si esas son sus razones para seguir vendiendo armas a una dictadura despiadada, por favor, que no tengan la osadía de venirnos con que están muy preocupados por los derechos humanos: es especialmente molesto que nuestros gobernantes nos traten como idiotas.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha