eldiario.es

Menú

Una experta de la Agencia de la Salud en el Deporte advierte del perjuicio para la salud de las sustancias dopantes

El juicio por presunto dopaje en el club de remo Urdaibai concluirá este viernes

- PUBLICIDAD -

Una especialista de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte ha advertido, en el juicio por presunto dopaje en el club de remo de Urdaibai, de que algunas de las sustancias cuyo uso se denuncia en este proceso suponen "un perjuicio" para la salud, sobre todo, teniendo en cuenta que en casos de dopaje "se suelen utilizar dosis muchísimo más altas" que las terapéuticas.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Bilbao ha celebrado este jueves la cuarta sesión del juicio por una presunta red de dopaje en el club de remo en 2010, en el que están acusadas diez personas y para las que la Fiscalía pide un total 26 años de cárcel.

Entre los acusados se encuentran el expresidente del club de remo Josu Zabalondo, el exentrenador José Manuel Francisco, el exmédico del club B.G.M. y la enfermera A.O.A, además del doctor en medicina deportiva y profesor universitario Marcos Mainar, dos farmacéuticas, el exciclista Antonio Arenas y su esposa, y la mujer del expreparador.

La vista se inició este pasado lunes y está previsto que concluya este viernes. En esta cuarta sesión, han declarado los testigos restantes y varios expertos en medicina deportiva, dopaje y química, en calidad de peritos, para detallar diversos aspectos sobre los productos cuyo uso se denuncia en este proceso.

En concreto, la Fiscalía considera que, durante la temporada deportiva 2009/10, diferentes cargos del club, "puestos de común acuerdo, facilitaron, adquirieron, administraron y suministraron" a los remeros sustancias destinadas a aumentar sus capacidades físicas "poniendo en grave riesgo su salud".

Entre ellas, cita la insulina, dexametasona, eritropoyetina (EPO), darbepoetina alfa, efedina, hormona luteinizante, hidrocortisona fosfato sódico, nandrolona-decanoato, piracepam y tetracos actida, entre otras, además de albúmina humana, que posee carácter de agente enmascarante.

La jefa de la División de Actividad de Control de Dopaje de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, Coral Fernández, ha advertido de que la utilización "sin necesidad de su uso" de algunos de estos medicamentos, como la nandrolona, produce "un perjuicio" para la salud y, además, en los casos de dopaje de deportistas "se suelen utilizar en dosis muchísimo más altas" que las dosis terapéuticas pautadas por los médicos para sus pacientes.

Entre las consecuencias que ha descrito, ha citado alteraciones en el hígado por el consumo de esteroides anabolizantes, alteraciones en el sistema hormonal por el uso de HMG, o posibilidad de sufrir "trombos que pueden taponar venas y arterias" debido al consumo de EPO.

"TRAMPA, PERO NO TIENE POR QUÉ AFECTAR"

Por su parte, el médico especialista en Medicina Deportiva y modelos de alto rendimiento deportivo Francisco Oliva ha precisado que "las drogas que se utilizan supuestamente en el dopaje son drogas médicas, generadas para curar, y los efectos secundarios de esas sustancias mejoran el rendimiento, por lo tanto, es trampa", pero "no tiene por qué afectar a la salud". "Por una vía adecuada, con una dosis adecuada no tiene por qué tener efectos nocivos para la salud, pero sigue siendo trampa", ha insistido.

El jefe del Departamento de control de dopaje de la Agencia Española de la Salud para el Deporte, Alberto Muñoz, ha confirmado que el contenido de una jeringuilla, que aportó el exremero que ha declarado como testigo protegido, dio positivo en insulina, un producto prohibido en la práctica del deporte porque "mejora el rendimiento" y por sus posibles efectos en la salud del deportista.

También ha declarado el médico responsable del Centro de Medicina Deportiva de Laredo J.J. Badiola, al que la fiscalía y la acusación particular han cuestionado en relación a análisis realizados para la ACT en 2010 para detectar el consumo de sustancias prohibidas. No obstante, sus preguntas no han sido admitidas, a petición de uno de los defensores, por no estar referida al informe presentado.

También ha comparecido un representante de la Inspección de Farmacia de Bizkaia, que ha señalado que no puede concluirse que un medicamento haya sido expedido sin receta por el hecho de que un establecimiento no disponga de la receta de un medicamento una vez pasado el plazo de tres meses en el que es obligado conservarla.

SIN POSITIVOS EN BANDERA DE LA CONCHA

Asimismo, ha ofrecido su testimonio como el asesor jurídico de la Federación Vasca de Remo, Joaquín Indurain, que ha relatado en la Bandera de La Concha, tras cuya celebración se inició la investigación, se realizan los mismos controles que en el resto de competiciones, con una primera prueba previa para conocer los niveles de hematocrito y una segunda antidoping posterior. En ninguna de ellas, ha explicado, ningún remero de Urdaibai dio positivo.

También ha señalado que la federación recibió una denuncia de José Luis Korta, acusación particular en este caso, diciendo que "los remeros de Urdaibai se dopaban". De ella, ha explicado, se dio traslado a la Dirección de Deportes del Gobierno vasco porque "solo con decirlo no podemos hacer nada" y, desde la Dirección de Deportes, la denuncia se trasladó a la Fiscalía.

Finalmente, ha declarado, también como testigo uno de los hijos de la paciente de Alzheimer a la que el médico de Urdaibai aseguró que se inyectó la albúmina humana adquirida. Según ha señalado, la familia no tuvo conocimiento de que se le suministrara este producto, del que "oyeron hablar por primera vez en las preliminares" del caso.

La familia se personó inicialmente como "perjudicado" en el procedimiento para intentar "interpretar si se la habían dado, según ha indicado el testigo, que ha admitido que había pedido al director de la residencia donde se encontraba ingresada "una compensación".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha