eldiario.es

Menú

Álava rescató de "graves dificultades" al Baskonia un mes después de una 'exitosa' ampliación de capital

Con un acuerdo político que no se hizo público, autorizó en 2014 un nuevo "plan especial de pago" de impuestos para que la deuda de 7,5 millones con Hacienda no se comiera al equipo de baloncesto

Entre 2008 y 2013, Álava también le ha condonado 10 millones de su deuda mediante un convenio de colaboración; en 2014, se aprobó un nuevo pago después del rescate

- PUBLICIDAD -
Javier de Andrés, Javier Maroto y Josean Querejeta, del Laboral Kutxa Baskonia

Javier de Andrés, Javier Maroto y Josean Querejeta, del Laboral Kutxa Baskonia EFE

La Hacienda de Álava rescató a Saski Baskonia, el club de baloncesto presidido por Josean Querejeta, con un acuerdo político adoptado por el Gobierno foral del PP el 30 de diciembre de 2014 (y que no fue hecho público en la habitual rueda de prensa) en el que se fijaba un nuevo “plan especial de pagos” de las deudas tributarias que la entidad tiene contraídas con las arcas públicas, 7,5 millones en aquella fecha. Esta decisión llegó justo un mes y medio después de que el club cerrase su ampliación de capital, una operación en la que captó 873.900 euros y que se había publicitado como una medida clave para que el equipo volviese a competir “con los grandes” de Europa tras varios años de declive deportivo.

Según la documentación a la que ha tenido acceso eldiarionorte.es, fue el propio Querejeta el que se dirigió a los responsables forales para advertir de las “graves dificultades financieras” que atravesaba Saski Baskonia en diciembre de 2014. Con varios procesos judiciales abiertos por impagos a exjugadores y exentrenadores, la bola de nieve de las deudas con Hacienda que se viene formando desde hace años creció hasta los 7,5 millones cuando el presupuesto para esa temporada, la 2014-2015, era de alrededor de 10 millones.

Al parecer, de nada había servido la “refundación” iniciada por Saski Baskonia unos pocos meses atrás, cuya principal medida fue la primera ampliación de capital de la historia de esta sociedad anónima deportiva. Y todo pese a que el club no sólo calificó de “óptima” la captación de ingresos, llevada a cabo entre mayo y noviembre, sino que se congratuló públicamente de haber superado el objetivo de ingresar 600.000 euros al llegar a 873.900 euros. Medio millar de personas adquirieron acciones, aunque con matices, ya que el grueso del capital lo aportaron los empleados (que compraron participaciones equivalentes a dos mensualidades de su nómina) y varias empresas colaboradoras. Asimismo, una sociedad vinculada al entorno de Querejeta (Ibarguren) aportó 200.000 euros justo al final del proceso de ampliación y redondeó una cifra próxima a los 900.000 euros. Se da la circunstancia de que ninguna de las estrellas de la NBA y leyendas locales que promocionaron la ampliación, como Pablo Prigioni o Mirza Teletovic, por ejemplo, sumaron participaciones.

Pero mientras el comunicado oficial al cierre de la ampliación era de absoluto optimismo, entre bambalinas Querejeta volvió a mover sus contactos políticos para cerrar una operación mucho más rentable económicamente y que daba oxígeno al club al menos hasta 2020. Se trataba del acuerdo 725/2014, aprobado por el Consejo de Diputados ese 30 de diciembre de 2014 con la firma del propio diputado general, Javier de Andrés, y de otros tres estrechos colaboradores. Según el encabezado, se trata un nuevo “plan de pagos especial para la cancelación de diversas deudas tributarias pendientes de pago en la Hacienda Foral de Álava” por parte del Baskonia.

Esa resolución, que no fue presentada a los medios de comunicación en la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno a diferencia de otros temas menores, fijaba un nuevo calendario para que el club afrontase sus 7,5 millones de deudas hasta el año 2020. Mejoraba así otro plan “especial” del que gozaba el club desde años atrás –el primero fue suscrito en 1995- aunque ni siquiera en esas circunstancias ventajosas estaba al día con Hacienda. Sólo en la temporada 2012/2013, por ejemplo, dejó de pagar al fisco 2,7 millones.

Convenio

En la misma sesión, el Gobierno del PP adoptó otro acuerdo, en este caso el 726/2014. Se trataba de un “protocolo con Saski Baskonia SAD para la realización de determinadas actividades de utilidad pública para la sociedad alavesa en la temporada deportiva 2014/2015”. La Diputación, además de ser sumamente generosa con las “deudas” del club deportivo, daba también continuidad a un convenio de colaboración que, como reconocen fuentes de Hacienda consultadas por este periódico, no consiste en una subvención dineraria al Baskonia, sino en una condonación automática de una parte de la cantidad que adeuda. Entre 2008 y 2013 le ha otorgado 10 millones de euros con esta fórmula, según datos del propio club.

También el Ayuntamiento de Vitoria mantiene ayudas públicas al Baskonia, bien directas o bien canalizadas hacia algunas de sus ramas como la Fundación 5+11 (que incluye al Deportivo Alavés) o la pista de hielo del BAKH. El Gobierno vasco, sin embargo, rechazó este año dar continuidad a un patrocinio (estimado en 200.000 euros) ya que, a tenor de una resolución oficial publicada en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV), las entidades con deudas a Hacienda o a la Seguridad Social no tendrían derecho a ayudas públicas.

Listas de morosos

En los últimos meses, la Agencia Tributaria ha publicado (y actualiza semestralmente) una lista con los deudores más importantes de España. En esos listados han aparecido numerosos deportistas y también clubes de fútbol y baloncesto. El histórico Estudiantes, por ejemplo, consta en esa relación por una deuda bastante inferior a la del Baskonia, 1,83 millones de euros.

Las Haciendas forales, con competencias exclusivas en Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra, harán un ejercicio de transparencia similar en los próximos meses. En el caso alavés, sin embargo, Saski Baskonia no aparecerá. Deuda aplazada no es deuda en mora, argumentan fuentes de la Diputación para justificar esta decisión por mucho que la cantidad pendiente sea mucho mayor a la de otros clubes españoles que sí han sido señalados públicamente.

El actual diputado general, Ramiro González (PNV), explicó en una entrevista con ‘El Mundo’ que Saski Baskonia no deja de pagar impuestos, sino que tiene un calendario para “regularizar” su situación a largo plazo. “Mi filosofía respecto a las empresas es que todas tienen que cumplir con sus obligaciones fiscales. Pero, en el caso en el que las empresas atraviesen una situación de dificultad o un problema de liquidez, hay que darles facilidades en el sentido de aplazar o fraccionar los pagos”, reseñó. La pasada semana, en rueda de prensa, insistió en que el tratamiento para las sociedades anónimas deportivas no es privilegiado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha