eldiario.es

Menú

Usar el 'smartphone' con los pies y viceversa

Toman fuerza las iniciativas para fomentar los desplazamientos a pie hasta los centros escolares a las que se suma un reciente proyecto de crowfunding para acceder mediante un sistema Web+aplicación móvil a rutas seguras para los escolares.

La falta del hábito de caminar sin la supervisión familiar provoca en los más pequeños sedentarismo, falta de autonomía personal, un aumento del tráfico en las ciudades y merma la adquisición de capacidades de interelación con el entorno.

- PUBLICIDAD -
Las rutas a pie para grupos de niños acompañados por un adulto también conocidas como pedibuses.

Las rutas a pie para grupos de niños acompañados por un adulto también conocidas como pedibuses.

Ya son varias las ciudades en las que los padres y otros agentes de la comunidad escolar apuestan por métodos alternativas al coche para llevar a los escolares al colegio. El uso del transporte urbano es una de ellas pero toma cada vez más fuerza el hábito de desplazarse hasta el centro educativo a pie como acostumbraban las generaciones pasadas. El objetivo paralelo de estas prácticas es que los niños reconquisten las calles de las capitales, dominadas por los coches y redibujar así la fotografía de las urbes.  La falta del hábito de caminar sin la supervisión familiar provoca en los más pequeños sedentarismo, falta de autonomía personal, falta de adquisición de capacidades de interrelación con el entorno además un acusado aumento del tráfico- alrededor de un 30% en las horas de entrada y salida- en las ciudades. El hecho de que los niños caminen diariamente permite que se socialicen entre ellos y con el entorno.

Para facilitar los paseos hasta los colegios varios interesados buscan a través de una campaña en la plataforma Goteo micro-financiación colectivapara diseñar mediante un sistema 'web+app' rutas seguras para los escolares. Se trata de replantearse el camino al cole a pie como primera experiencia práctica de sostenibilidad urbana y extender al mismo tiempo el conocimiento sobre las alternativas a la utilización del vehículo motorizado. En la búsqueda de colaboradores para el proyecto hacen un especial llamamiento a  padres, asociaciones escolares y comunidad educativa pero también es un proyecto dirigido a comercios locales, que cumplen una función principal de apoyo "vigilante" del espacio por el que se desarrollan las rutas, y que resultan beneficiados por los lazos que se generan entre los miembros de la comunidad educativa con sus comercios cercanos.

Repercusión en el comercio local

Los ‘pedibuses’, como se conoce a las rutas a pie para grupos de niños acompañados por un adulto, son una herramienta de iniciación para promover el hábito de caminar entre los pequeños. El sistema 'web+app opensource' que quieren elaborar los impulsores de la idea permitirá a los usuarios organizar y gestionar estas rutas. Desde la app la que la persona que actúe como acompañante del grupo podrá controlar varios aspectos; desde iniciar la ruta en un punto determinado y desde ese momento publicar la posición para que la visualicen los padres cuyos hijos pertenezcan a ese pedibús; incorporar niños a través de la lectura de un QR o a través de la selección en un listado, y notificarlo a los padres. El supervisor podrá también notificar incidencias que se encuentren en la ruta como aceras en mal estado, falta paso de peatones, mala señalización o puntos de falta de visibilidad del tráfico motorizado. Avisará a los padres que el niño ha llegado al colegio. Se podrá seguir, a través de un mapa, la posición actual de los grupos a los que se esté vinculado cada usuario. 

Los impulsores del proyecto han conseguido de momento casi 9.000 euros pero aspirar a llegar a los 15.000 para disponer de una cantidad óptima para dar vida a su propuesta. 153 personas y empresas han colaborado con aportaciones para reinventar la forma en la que los niños viven su camino al cole. 

Según los datos presentados por los promotores de la campaña en los años 70, el 80% de los escolares de entre 7 y 8 años realizaban estos trayectos solos. Hoy, más del 70% de los escolares revelan que nunca han ido solos al colegio. Y los que lo hacen tienen más de 9 años. Más de un tercio de los niños y niñas en edad escolar realizan el camino a la escuela en coche con sus padres.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha