Opinión y blogs

eldiario.es

Derribando armarios de paja y de hormigón

Ilustración

Carla Antonelli se tuvo que marchar de su pueblo, Güímar (Tenerife), en 1977 porque "en aquellos momentos se hacía impensable que una persona transexual pudiera desarrollar su identidad de género en un entorno rural"; tal cual lo recoge la Wikipedia. No volvió hasta 2009. La ahora diputada por el PSOE en la Asamblea de Madrid, primera mujer trans con un cargo de representación parlamentaria en el Estado español, recuerda que "sigue existiendo lgtbifobia en el entorno rural". De hecho, se podría hablar de ‘sexilio’, un término que explica la migración del campo a la ciudad de muchas personas debido a su identidad de género o de sexo. ¿Existe lgtbifobia en las ciudades? sería la pregunta obligada. La cuestión, por supuesto, no es cerrada.

Para abordar el tabú de ser persona lgtbi en un entorno rural, en el laboratorio de periodismo de Pikara, #PikaraLab, hemos creado el especial ‘Armarios de paja’. Porque Óliver, por ejemplo, cree que aunque en el pueblo no seas una persona anónima, y por tanto tu identidad de género o de sexo tampoco lo sea, en la ciudad las agresoras también pasan tan desapercibidas, como les ocurre a lesbianas, gays, transexuales, bisexuales o intersexuales. "Si me agreden en mi pueblo sé quién es y le voy a señalar", sostiene y defiende.

Las experiencias son múltiples, diversas, nunca unánimes, llenas de matices, peros y condicionantes. Son tantas como personas, como vidas. Sagrario es de Extremadura, como Óliver, y recuerda que no se puede comparar la situación de las lesbianas con la de los gais. Ellas sufren una doble o tal vez triple discriminación: mujer, lesbiana y de pueblo.

Seguir leyendo »

Las nominadas a mejor dirección en 2016 son...

Trump ataca a Meryl Streep por sus críticas y la tilda de actriz "sobrevalorada"

Meryl Streep sobrecogió con voz entrecortada a todo el auditorio en la ceremonia de entrega de los Globos de Oro con un discurso contra Donald Trump. La incontestable gran actriz puso la emoción y la conciencia en una gala androcéntrica, para variar. Pero hoy escucharemos y veremos en todas partes que Meryl (así, por el nombre) "iba muy elegante". Ella, que ha recogido un galardón honorífico a toda una carrera... Como si su carrera ya hubiera terminado con 67 años. De los 424 premios que se han repartido en las categorías interpretativas en la historia de los Globos de Oro, solo han ganado 16 actrices que superaban los 60 años. Mientras ellos pueden protagonizar grandes producciones con 86 (Clint Eastwood), ellas pueden hacer las maletas con 23. Este es el mensaje. La realidad es que el número de papeles para mujeres mayores de 25 en Hollywood es inversamente proporcional a la edad de las actrices que deberían interpretarlos.

Pero no quiero detenerme en esto (de alguna forma hay que empezar un artículo y me lo ponen a huevo). Tampoco quiero detenerme en el falocéntrico espectáculo presentado por Jimmy Fallon (mira que me resultaba gracioso este tipo...) respaldado por las tres hijas de Sylvester Stallone emulando a Los Ángeles de Charlie. Ni voy a dedicarle mucho espacio al hecho de que no parezca existir en estos premios el cine hecho, dirigido o escrito por mujeres.

Que no. Que no voy a seguir explicando que su ausencia no tiene que ver con que no dirijan o no escriban cine. Y aunque a Hollywood, industria blanca, mayoritariamente joven y masculinizada, se le escape ese detalle: las mujeres no son solo la percha para pasear vestidos caros en alfombras rojas. Es evidente que ellas parecen no existir  y esto es porque la industria pasa de ellas.

Seguir leyendo »

El bálsamo de la cotidianidad

Logo de As Municipais Entenden. Autoria: Bibliotecas municipales de A Coruña

¿Cuántos referentes LGTB habéis visto en los libros de vuestra juventud, en las películas o series que marcaron vuestra infancia? Incluso en plena época de democratización del acceso a internet, seguro que no han sido demasiadas las manifestaciones culturales en las que sentiste cierta representación de cotidianidad; ese bálsamo a veces tan necesario cuando se vive al otro lado de la -y lo- corriente.

Si has nacido antes de la aprobación del matrimonio igualitario (ay, y a veces ante otros condicionantes, ni con esas) habrás crecido brujuleando en blogs y en la inmensidad desordenada de internet (si es que tuviste acceso fácil a la red y no pasabas tardes de rata de biblioteca queer metida en cibercafés, ejem). Con suerte, encontraste Más que amigas de Jennifer Quiles y descubriste todo aquello que querías saber y por lo que nunca te atreviste a preguntar. Descubriste que podrías escucharte en las melodías de Chavela Vargas, verte en bodrios cinematográficos como Lazos ardientes, adentrarte en la literatura de Patricia Highsmith con su Carol -mucho antes de que fuese perpetrada en versión audiovisual- o en la de Jeannete Winterson y su Escrito en el cuerpo -gracias, gracias y gracias a editorial Anagrama-.

Si viviste en grandes ciudades, después de un cierto rodeo te atreverías a entrar en alguna librería LGTB como Berkana, espacio que regenta con orgullo Mili Hernández. Ella sabe mejor que nadie cómo la cultura reconstruye y refuerza autoestimas heridas, porque en su huida hacia delante de una España que todavía desconocía el significado de lo LGTB, los libros con tramas lésbicas, escritos por lesbianas, le salvaron la vida.

Seguir leyendo »

Siete deseos feministas para 2017

63 Comentarios

Ilustración de Señora Milton para Pikara Magazine.

Se va 2016, un año que como todos ha tenido sus cosas buenas, sus cosas malas, sus luces y sus sombras. Ha sido el año del bucle electoral, con esa campaña electoral sin fin –y sin apenas perspectiva de género-, el año de la teta y del bebé de Carolina Bescansa, del billete de 20 dólares de   Harriet Tubman, del discurso de Madonna, de los Juegos Olímpicos y de Fu Yuanhai. Del asesinato de Berta Cáceres y de otras lideresas y defensoras indígenas, del verano del burkini. Ha sido el año del 25 aniversario de ' Thelma y Louise', de las ' Cazafantasmas' de  ' Buscando a Dory' y también de la horrible 'Julieta' o de la pesada de Bridget Jones.

Ha sido el año de las movilizaciones internacionales contra la violencia de género, entre las que destacan especialmente las sucedidas en Argentina, a raíz del vil y cruel asesinato de la joven Lucía Pérez en Mar de Plata.  Y aquí radica el verdadero punto negro del año 2016 el del feminicidio sistemático de mujeres. En España, ha habido 103 asesinatos y feminicidios. Tampoco podemos olvidarnos de la agresión sexual múltiple sucedida en la primera noche de San Fermín.

Ante este panorama ¿qué le podemos pedir las feministas al nuevo año que va a comenzar en breve? Asumimos que no van a desaparecer fácilmente la organización estructural del poder patriarcal con su brecha salarial, su techo de cristal, sus precariedades, sus desigualdades, sus micromachismos, su terrorismo de género, sus ataques machunos en internet, pero aquí van siete deseos básicos.

Seguir leyendo »

La tienda de ultramarinos de Herminia

Mujeres charlan en una plaza.

Los primeros recuerdos que tengo en mi barrio, en Ortuella, me traen sensación de libertad, verano y las vaquillas de Gran Prix. Apenas tengo recuerdo de los inviernos. Corríamos de arriba a abajo; intentábamos entrar a la mina y, de hecho, lo hacíamos; saltábamos por huertas ajenas; y nos creíamos un poco Pippi Calzaslargas. Bendita niña irreverente. Entre botes y botes de mercromina me recuerdo diciendo que quería ser periodista. Lo cierto es que creo que yo lo que quería era tener una excusa para hablar con gente y estar perfectamente informada de todo lo que pasaba a mi alrededor. En la Universidad intenté profesionalizar mi instinto innato al cotilleo.

De pequeña, en aquellos días de verano, me pasaba por la tienda de Herminia, con algunas preguntas escritas en un papel, y hablaba con ella de cómo había llegado hasta allí. Me decía, con una gran sonrisa en la boca, que no se aburría en aquella pequeña tienda de ultramarinos que, ahora, lleva años en venta.

Pasé también alguna tarde con las hijas de Don Agustín, de las que no recuerdo el nombre. Su padre fue el médico del pueblo y, aún hoy, muchísimos años después de su muerte, su nombre sigue precedido de ese Don. Muchas de las vecinas que entrevisté entonces, sin saber que aquello eran entrevistas, habían nacido en Galicia, en Castilla y León, en Extremadura, en Andalucía. Llegaron a Bizkaia en busca de una vida mejor. No sé si lo lograron. No supe preguntárselo entonces y ya es demasiado tarde para muchas de ellas.

Seguir leyendo »

Mujeres encadenadas

Acción en Panamá contra la trata de personas, un problema global.

"El proceso de captación de víctimas para la trata de origen nigeriano se realiza en ceremonias espirituales de vudú, en las que se establece un pacto mediante el cual el traficante se compromete a organizar el viaje y financiar los gastos derivados del mismo, mientras que las mujeres, por su parte, le prometen obediencia, pagar la deuda y no acudir a la policía ni delatarle. El vínculo ritual es, por tanto, un elemento de suma importancia en este tipo de delincuencia con origen en el continente africano".

Así concluía la nota que divulgó este lunes el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco. En ella, daba cuenta de una operación que se saldó con la detención de dos varones –uno nigeriano y el otro camerunés– y la liberación de tres mujeres de nacionalidad nigeriana víctimas de trata: tres mujeres desencadenadas. La operación, en la que también participó la Policía nacional, se inició en agosto en Bilbao, cuando la policía autonómica tuvo noticia de que una mujer nigeriana estaba siendo obligada a prostituirse contra su voluntad.

Según el relato de la nota policial, la mujer había sido captada en Nigeria. La engañaron con promesas de que trabajaría en la hostelería o en el sector de la limpieza. Ella ve la luz, ve una oportunidad de salir de la miseria en la que vive en su país. El tratante –un hombre de su misma nacionalidad, que conoce a su familia­ y sabe dónde vive– le ofrece un préstamo para realizar el viaje. Como aval de los 30.000 euros, recurren a las costumbres y tradiciones de aquella sociedad, a rituales del vudú, ante los ojos de su propia familia. Los ritos suelen consistir en reunir unos cuantos vellos púbicos, sangre de algún animal o de la propia mujer y guardarlos en una bolsita o recipiente que el prestamista custodiará como garantía del pago.

Seguir leyendo »

No quería matarse pero se mató

Pau Fabregat – La Directa

La Generalitat se ha pronunciado. Rechaza la reclamación que la hija de Raquel E. F., la interna de Brians que se estranguló en su celda el abril del 2015, interpuso a través de Irídia, Centro para la Defensa de los Derechos Humanos. Esta alegaba que Serveis Penitenciaris era responsable de la muerte de la interna porque no aplicó el protocolo de prevención de suicidios que corresponde a la Institución, pese a que la interna se había autolesionado en repetidas ocasiones y su salud se había agravado tras haber pasado seis meses en régimen de aislamiento.

La resolución niega el nexo entre el suicidio de Raquel E. F. y la diligencia de la institución penitenciaria, aduciendo que esta no mostraba una conducta suicida y que su acción no se pudo prever. Los argumentos que se desprenden del texto y los extractos de los informes médicos incluidos en él son la sustancia de nuestros prejuicios sociales acerca del suicidio. Hay que destapar esos sesgos.

Los que ahora pueden pronunciarse y decidir sobre los actos sobre la interna escriben que el protocolo no se aplicó porque esta no estaba en riesgo de suicidio. En los informes está bien claro que ella manifestó su deseo de quitarse la vida pero ellos hicieron caso omiso. No es extraño que el deseo de morir no se tome seriamente. La muerte es un tabú en esta sociedad y no podemos concebir que alguien la elija verdaderamente.

Seguir leyendo »

Contar mi historia para honrar mi vida

Ana Orantes sacudió la conciencia de una opinión pública que veía la violencia machista como un asunto privado

En 1997, Ana Orantes decidió contar en un plató de televisión que su marido la maltrataba. Pocas semanas después, él la asesinó. El caso conmocionó tanto a la opinión pública que fue uno de los revulsivos por los que la violencia machista empezó a considerarse como un problema social sobre el que había que legislar y concienciar.

Se han publicado numerosos estudios y ponencias sobre cómo los medios de comunicación representan a las víctimas de violencia machista, pero en estos también caemos en la tendencia de situarlas en un rol pasivo. Hablamos de cómo las tratan los medios en vez de pensar cómo pueden interactuar con ellos. Criticamos que los medios de comunicación con mayor tirada o audiencia revictimizan a las mujeres cuando las representan con el ojo morado, cuando siembran dudas sobre la veracidad de su testimonio o buscan las razones del agresor, pero hablamos menos de los medios como espacios de reparación simbólica y de búsqueda de justicia.

Realizar esta labor fue uno de los primeros objetivos que nos planteamos en Pikara Magazine. La hemos llevado a cabo de distintas maneras. Por una parte, aportando relatos alternativos a la cobertura sensacionalista de los medios locales, como el testimonio sobre Vanessa Landínez, asesinada en Ambato, Ecuador, que aportó su prima, Rosa Ortega, que añadió un párrafo que condensa la relación entre la violencia directa que ejercen los hombres machistas y la violencia simbólica que alimentan los medios patriarcales:

Seguir leyendo »

La zarzuela de las chulaponas de Chueca

Collage para la entrevista a Boti, expresidenta de la FELGTB

Vaya chanza la mía, joven zagala, la de salir por la capital de esta España nuestra a disfrutar de esos barrios de bandera multicolor que andan tan en boga por la Europa imperial. Mantilla sobre los hombros, lucimos nuestra galantería y sacamos nuestros abanicos esperando disfrutar de un buen chotis entre otras mujeres de nuestra quinta, ávidas del candor de los cuerpos en los locales nocturnos.

Allí, en la plaza de Chueca, entretenidas en nuestros derechos conquistados, nos sentimos puras gigantas y cabezudas, y entre amarres de fulanitas de tal nos embarcamos en una posada de fama de antaño. Como a mozalbetas curiosas de provincias no nos gana nadie, quedamos prendadas de una cuestión de males de amor que desangraba rosas sobre la barra de la posada.

Complicado menester el de prendar a una dama rumbosa cuando los años arrecian”. Observamos que no debía pasar los cincuenta años y ya daba por firmados todos los tratados de paz a la guerra del amor. Marchó entre los candiles de la madrugada y nos dejó pensativas sobre aquel cóctel de desventuras que habría ingerido, por el que con cierto rubor cuestionamos a las taberneras.

Seguir leyendo »

Y al día siguiente Carmina lo flipó. Sexismo pastelero en el anuncio de la lotería

31 Comentarios

Fotograma anuncio Navidad 2016

Suponemos que cuando Carmina, la adorable viejecita que confunde el día del sorteo de la lotería de Navidad, se cree ganadora y toda su familia y su pueblo le hacen creer que así ha sido para mantener su ilusión, despierte se llevará un buen sofocón. Claro, el anuncio de la lotería de este año no nos cuenta qué pasa después, así que no sabemos cómo gestionan Carmina y sus familiares la situación. Si siguen con el engaño en plan película Good Bye Lennin o la tienen que llevar al hospital del susto y la impresión. Tampoco sabemos si esta familia pone el mismo empeño en hacerle la vida agradable de forma habitual o reservan sus energías para el 21 de diciembre.

El anuncio de la lotería de este año sigue la estela de los anuncios de 2014 y 2015 con ese buen rollismo pastelero que apela a los sentimientos y a la ternura, en un país en el que sin duda o te toca la lotería o estás abocada a la precariedad, inestabilidad y angustia vital constante. En un país supuestamente democrático capaz de elegir en las urnas hasta el bucle infinito opciones no democráticas nos encanta, emociona y nos pone mucho apelar a la sensiblería en lugar de a la lucha. Ciudadanía unida sólo por la celebración y el engaño. Pobres, jodidas, pero felices; no con felicidad subversiva, sino complaciente, como en el franquismo.

Seguir leyendo »