eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elecciones Generales 2015: ¿Dónde están las mujeres?

Todos los candidatos de las grandes formaciones políticas a la Presidencia son hombres y en las listas al Congreso la cosa no invita al optimismo: seguimos infrarrepresentadas

43 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El 20 de diciembre votaremos (o no) con ilusión (o no) para cambiar las cosas (o no) pero desde luego hay algo que solo va a cambiar a peor; la representación de las mujeres en política. Todos los candidatos de las grandes formaciones políticas a la Presidencia son hombres y en las listas al Congreso la cosa no invita al optimismo: seguimos infrarrepresentadas. Da igual que el color sea azul, rojo, naranja o morado; todos son hombres. Os aseguro que hay mujeres preparadas y válidas en este país pero los partidos no deben haber reparado en ello. Pero vamos a los contenidos, miremos el fondo de los programas electorales: mientras algunos partidos han tomado nota de las reivindicaciones feministas, otros, directamente, ignoran los problemas fundamentales de las mujeres de este país.

Carteles electorales del 20D en España

Pero no solo es visible nuestra ausencia en las candidaturas a la Presidencia en esta campaña electoral; solo el 34% de las candidaturas presentadas en las 52 circunscripciones electorales por las grandes formaciones está encabezado por mujeres. Esto limita mucho las posibilidades de las mujeres para ocupar escaños en el Congreso. Solo el PSOE lleva el 50%, 26 candidatas, como cabezas de lista.

¿Qué significa esto? Que no vamos a estar representadas de forma igualitaria en el lugar donde se toman las decisiones, que nuestras reivindicaciones, nuestras luchas y nuestras demandas volverán al final de la cola, donde siempre han estado en realidad en un Congreso que va a estar aún más masculinizado. Por eso, vota con cuidado.

El partido de Albert Rivera, que ya ha demostrado estar contra la paridad (seguramente porque no la entiende y no asume que partimos de posiciones de desigualdad en la sociedad, ni comprende la existencia del célebre techo de cristal) es el que menos mujeres presenta. Justifican con las primarias que solo una de cada cinco números uno de la formación naranja sea una mujer, pero ya han declarado varias veces estar abiertamente contra las políticas de acción positiva. Unidad Popular (IU) cuenta con 14 mujeres en primera línea, el PP 18 y Podemos 19. El politólogo Pablo Simón se aventuraba a decir en El País hace unos días que la brecha de la desigualdad será mayor en la próxima legislatura. Así que cuando votes, piensa en quién va a representarte a ti, a tu madre, hermana, prima, amiga, novia, suegra, tía y conocida… Y qué piensan hacer por ti, por nosotras, por ellas, por más del 50% de la sociedad que no está presente esta campaña ni en el fondo ni en la forma. Y si lo está, es de forma residual y casi como un adorno.

Estas listas tan masculinizadas son no solo un síntoma de la sociedad en la que vivimos sino una consecuencia de la misma. Y además, también un mal augurio de cuál va a ser la importancia para el poder de las cuestiones que nos afectan, aunque hay honrosas diferencias dependiendo de los colores.

La representación no es un tema menor, pero estar en los espacios de decisión no es suficiente, debe ir acompañado de un cambio de perspectiva, de una transversalización de las reivindicaciones feministas.

Así que cuando votes, piensa en quién va a representarte a ti, a tu madre, hermana, prima, amiga, novia, suegra, tía y conocida…

Ciudadanos está a la cabeza en el machistómetro a pesar de ese tinte de nueva política que ha conseguido vender Albert Rivera con sus camisas bien planchadas y su partido de caras guapas. Entre otras cosas, su partido quiere reformar la ley integral contra la violencia de género para acabar "con la asimetría penal por cuestión de sexo". Os lo traduzco: Ciudadanos quiere acabar con las penas específicas por violencia de género. No es de extrañar si tenemos en cuenta que entre sus fundadores está Arcadi Espada, uno de los mayores detractores del movimiento feminista en este país. Por otro lado, hablan de poner en marcha un permiso de 26 semanas por nacimiento de las cuales 8 estarían reservadas para cada progenitor y las diez restantes podrían compartirse. También proponen un pacto nacional por la racionalización de horarios y la conciliación laboral que incorpore medidas para flexibilizar los horarios. Flexibilidad que si no va acompañada de un reconocimiento de que existe desigualdad en nuestra sociedad, va a servir más bien de poco o de parche.

Podemos, por su parte, propone la elaboración de un plan contra la violencia machista y también la creación, mantenimiento y recuperación de la gestión pública de los servicios de fomento de igualdad. En sus planes está desarrollar un plan de intervención con niños y niñas expuestos a violencia de género, así como un plan de intervención especializado de choque contra la violencia de género entre adolescentes. Incluyen también un plan contra la homofobia, la bifobia y la transfobia.

El partido que encabeza Pablo Iglesias lleva en su programa garantizar la cobertura de la interrupción voluntaria del embarazo por el sistema público de salud, además de poner los medios necesarios para garantizar el acceso de todas las mujeres a todos los métodos anticonceptivos. De la misma forma, Podemos también establecería medidas para la conciliación, aunque no muy concretas.

El  PSOE saca en los debates la bandera de la igualdad y propone salario igual para mujeres y hombres, establecer cuotas de presencia femenina en los Consejos de Administración, evitar cualquier discriminación por razón de raza, sexo, religión y extender permiso de paternidad y maternidad. El partido de Pedro Sánchez vuelve a poner sobre la mesa la Ley de Dependencia y los nuevos modelos de familia. Los socialistas (solo de nombre) proponen aumentar la cobertura y cuantía de la prestación por hijo o hija de forma escalonada, en función de la renta familiar y también racionalizar horarios. Juzguen ustedes si sus políticas económicas de corte neoliberal son compatibles con esta verborrea fantástica. El papel lo aguanta todo.

Unidad Popular- Izquierda Unida asegura que en su programa se ha introducido la perspectiva de género en todos los bloques. Dice explícitamente que “el feminismo es el eje de su política” y dedica un bloque específico a la igualdad de género.

Es el programa más completo que dedica epígrafes y propuestas concretas a los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad salarial, la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad. Proponen incluso un Ministerio de Igualdad y también se fijan en los derechos de las personas LGTBI.

Y ha llegado el momento de hablar del PP, el mismo partido de la Ley del Aborto, el que se cargó la Dependencia, que recae sobre los hombros mayoritariamente de las mujeres, el mismo que ha aplastado nuestros derechos sexuales y reproductivos con sus discursos de la familia, el que ha subvencionado colegios que segregan por sexos, el que ha retirado la educación sexual de las aulas, el mismo que retiró las únicas menciones al feminismo que se hacían en la escuela pública…

En el debate de Atresmedia, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tuvo la desfachatez de mirar a cámara y responder a la pregunta sobre cuáles eran las medidas de su partido contra la violencia machista: "Que las jóvenes no dejen que sus novios le miren el teléfono ni les controlen". Saénz de Santamaría hablaba así a las mismas jóvenes que ahora ya no pueden abortar sin permiso paterno, las mismas niñas que mañana serán las mujeres sobre las que recaigan los sueldos desiguales que su gobierno ha fomentado, el desequilibrio social, la Ley de Dependencia, la falta de ayudas para las mujeres maltratadas, para las madres solteras, para las que tienen personas a cargo...  El Partido Popular ni siquiera mencionan el aborto en su programa electoral después de haber hecho del control de la interrupción del embarazo su bandera durante el principio de la pasada legislatura. A esto le llamo yo cambiar de chaqueta (esconder la chaqueta, mejor dicho) para conservar el poder. Eso sí, anuncian una ayuda anual para madres adolescentes de unos 2.000 euros anuales; para esas adolescentes a las que han quitado el derecho a decidir sobre sus cuerpos ellas solas. Demuestran así que para el PP, la familia sigue siendo el “núcleo de nuestra sociedad”, tal y como dicen. Sí, pero solo entienden un único modelo de familia.

Os ruego encarecidamente que no os dejéis engañar. Si decidís participar en este gran circo de la democracia del que depende en mucha medida una parte de nuestras vidas, nuestro futuro… hacedlo después de formular algunas preguntas a todos sus programas electorales: ¿Qué pasa con nuestros sueldos? ¿Haréis algo para que cobremos lo mismo que los hombres por igual trabajo? ¿Vais a tomar medidas para terminar con la violencia machista? ¿Qué pasa con la conciliación? ¿Va a seguir recayendo el peso de la dependencia sobre las espaldas de las mujeres? ¿Voy a poder decidir sobre mi cuerpo? ¿Vais a respetar mis derechos sexuales y reproductivos? ¿Vais a fomentar nuestra participación en política? ¿Serán las calles lugares seguros para nosotras?

No están todos los que son, hay más partidos además de los mencionados.

Y recuerda, si no se nos ve en el Congreso, que se nos vea al menos en las urnas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha