eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA

Alberto San Juan: "Sería maravilloso que dentro de 10 años Podemos se llamara de otra manera"

El actor reflexiona, tras un mes en el Consejo Ciudadano de Madrid, sobre lo que quiere que sea ahora y en el futuro el partido que lidera Pablo Iglesias

"Podemos pertenece a la gente y esto hay que hacer que sea verdad y no solo palabras"

46 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El actor Alberto San Juan. / Marta Jara

El actor Alberto San Juan. / Marta Jara

Alberto San Juan (Madrid, 1968) ha dado el salto a la política orgánica. Casi sin quererlo, fue elegido como miembro del Consejo Ciudadano regional de Madrid. El más votado. Su intención era apoyar la candidatura de Miguel Urbán pero, dice, no midió bien. San Juan había participado indirectamente en la gestación de Podemos: firmó el manifiesto que dio el pistoletazo de salida y la presentación oficial se hizo en el Teatro del Barrio que él dirige en el madrileño barrio de Lavapiés.

El actor y director ha vivido en este primer mes, según relata en esta entrevista, lo mejor y lo peor de la política. Y confía en que Podemos, una "herramienta", no se quede estancada, sino que evolucione. Aplaude la labor de los "cuatro pelaos" que pusieron en marcha el partido, pero espera que su presencia en la primera línea tenga fecha de caducidad.

Hace 30 días que Alberto San Juan ha entrado en la parte orgánica de la política. ¿Cómo ha sido este primer mes?

Miguel Urbán, con quien tengo una relación de amistad, me propuso participar en su candidatura para los órganos de Podemos en Madrid. Yo en un principio iba para apoyar esa lista, no había calculado bien las consecuencias de mis actos. Y de pronto veo que soy miembro del Consejo Ciudadano de Podemos en Madrid.

Fue el miembro más votado.

Ahí interviene claramente la faceta "concurso de popularidad", puesto que he salido en el cine y en reposiciones de televisión. Eso no tiene valor en sí. La mayor parte de la gente que estaban en la lista son activistas de larga trayectoria y profesionales de las áreas donde están desempeñando su trabajo dentro del consejo.

Más allá de que se lo pidiera Urbán, ¿qué motivos le llevaron a aceptar esa petición?

Siento que es un momento en el que inevitablemente hay que arrimar el hombro. Es como si en el edificio donde vives hay un incendio y se forma una cadena para llevar agua en cubos y tú te pones también. Estamos en un momento de emergencia social y hay que hacer algo.

¿Y por qué Podemos?

Podemos ahora mismo es el espacio con más potencia transformadora. Yo era testigo de los movimientos desde fuera y me quejaba o reprochaba u opinaba desde fuera. Y un día pensé: vamos a apropiarnos de Podemos, que ha surgido gracias a un trabajo ímprobo de un grupo pequeño de gente. Podemos sale de la gente y es inconcebible sin el 15M y sin las mareas. Podemos pertenece a la gente y esto hay que hacer que sea verdad y no solo palabras. Y en eso se está.

¿Y cómo va?

Es muy difícil, porque tenemos que aprender a hacerlo. Supone un cambio cultural de una profundidad enorme. Es empezar a ejercer la primera persona del singular y del plural. Empezar a plantearnos cómo nos gobernamos. Dejar de esperar a que vengan unos señores que lo hagan bien y decir: no, vamos a arrimar el hombro todos desde nuestras capacidades. Dejar de ser gobernados para gobernarnos a nosotros. Pero eso está solo en fase de anhelo.

Hace un año firmó el manifiesto que precedió la creación de Podemos, Pablo Iglesias presentó la iniciativa en el Teatro del Barrio que usted dirige. ¿Cómo ha visto la evolución del partido desde enero del año pasado?

Veo una evolución realmente maravillosa. La primera vez que oigo hablar de este proyecto es un mes antes de presentarlo. Me llevan a comer a una taberna Miguel Urbán, Luis Alegre y Jacinto Morano, y me cuentan la idea. Era algo que se estaba hablando en todos los ámbitos tras la explosión ejemplar de democracia, ciudadanía y pedagogía que fue el 15M, de la presión en la calle que son las mareas. Hace falta también, además, en evolución, articular una posibilidad electoral. Alegre antes de las europeas me dijo: va a cambiar la política de este país.

¿Y ha cambiado?

Absolutamente. En realidad ya había cambiado desde que la gente sale a la calle y dice basta, lo llaman democracia y no lo es y no nos representan. Y este grupo de personas, Urbán, Iglesias y demás, tienen la habilidad de darle forma a eso que ya existía. Se ha puesto en alerta todo el actual sistema de poder, el mediático, el empresarial e institucional. Y ha cambiado todo: ha abdicado el rey, se ha ido Rubalcaba, se ponen en duda la monarquía y el bipartidismo. Y ahora estamos en el momento de decir, ¿qué hacemos con esto?

¿No hay nada malo en el relato?

Hay discusiones y peleas, por supuesto. Horribles, por supuesto. ¿Cómo no va a ser así? En el Teatro del Barrio, que es una experiencia pequeñita de trabajo colectivo con el objetivo de aportar algo al bien común, las peleas son tremendas. En eldiario.es las peleas serán tremendas. En un matrimonio, las peleas son tremendas. La cuestión es cuáles son los fines a los que se busca servir. Y si los fines son buscar un modelo de convivencia en el cual se busque un bien común, bienvenidas. Otra cosa es si fueran por el poder personal, pero creo que no son esas las peleas en Podemos.

Una de esas peleas se ha vivido en las dos últimas semanas con la confección de las listas, un momento tenso en todos los partidos porque supone elegir. Además se ha fraguado el pacto con Convocatoria por Madrid. ¿Cómo lo ha vivido alguien recién aterrizado en ese engranaje?

[Pausa larga] Ha sido muy difícil, porque lo que te juegas es mucho. Lo de menos son las afinidades personales dentro de la organización; lo de más es... joder, que la alternativa es que siga gobernando el PP. Y eso supone que siga el proceso de destrucción de lo público. Entiendo que mediáticamente interesan mucho y de hecho se utilizan para debilitar la imagen de Podemos. Me parecen normales, no me parece que sea interesante poner el foco en ellas.

Pero la pregunta es qué le parece a usted, cómo lo ha vivido.

A mí me ha parecido un coñazo porque se está haciendo a una velocidad que no permite hacerlo con calma y no permite conocer bien a la gente. Hay quien piensa que Podemos responde a unas mentes calculadoras que tienen todo un diseño hecho. No. Podemos se va haciendo como se puede. De las peleas internas, apenas sé nada y apenas me interesa saber nada. Podemos propone una cultura nueva que tenemos que aprender, porque hemos mamado otra cosa desde pequeños.

¿Cómo ve la candidatura a la Comunidad de Madrid que ha avalado el Consejo Ciudadano?

José Manuel (López) me parece un candidato excepcional. Es un tipo ajeno a las luchas de poder y a los intereses personales, de una enorme ambición social y con un proyecto de sociedad en la cabeza. Da este paso como un sacrificio, que es lo que debe ser la política institucional.

¿Le hubiera gustado que Tania Sánchez estuviera en la lista?

Me parece una buena política y podría ser una buena candidata, pero arrastra muchas discusiones parasitarias alrededor de ella. Lo que no había opción era para hacer una coalición y me parece una idea personal suya presentarse a las primarias. Entiendo que había dicho que no lo iba a hacer y genera una atención mediática que no tiene que ver con su valía personal y política, sino con un montón de cosas ajenas.

¿Cuál debería ser la evolución de Podemos?

Hay que abrir las instituciones a la gente con una política de transparencia absoluta para que la información sea accesible de una forma que se entienda. E inventar mecanismos para que la gente pueda participar de la gestión, haciendo de la consulta una práctica habitual. Podemos tiene que ser la herramienta para construir democracia.

¿Por ejemplo?

No vale con que a través de Telemadrid nos sirva para informarnos y hacer una buena televisión pública, sino promover los medios comunitarios. Creo en un sentido público que no conlleve necesariamente la propiedad pública; creo en las iniciativas privadas puestas al servicio de lo público a través de las cooperativas, al margen de las grandes empresas.

La pega es que la realidad ya está formada, con unas estructuras, unos tiempos electorales ya definidos. ¿Qué cree que se ha hecho en Podemos de una determinada manera y debería hacerse de otra?

Yo hubiera usado la palabra portavoz en vez de secretario general, pero es una chorrada. Y yo sí hubiera preferido tres portavoces en vez de uno, pero en realidad los hay: Iñigo Errejón o Carolina Bescansa también lo son. Es importante que quede claro que Podemos es un movimiento colectivo, no una dirección. Comunicar que Podemos no es Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, sino mucho más.

¿Y qué peligros puede suponer Podemos?

El gran peligro es que ganen ciertas instituciones plataformas ciudadanas y la gente que está en la calle y un ánimo participativo se vuelva a su casa. Esto sería el desastre. Si la gente está esperando a ver si los de Podemos lo hacen bien será un desastre, porque somos cuatro pelaos en realidad. O somos todos, un sector suficiente de la sociedad, o no es nada. Lo de menos es el nombre o el circulito morado. Sería maravilloso que dentro de 10 años se llame de otra manera y que Pablo Iglesias no esté en primera línea. Y creo que ellos mismos lo esperan.

¿Los símbolos son uno de los problemas de Podemos?

Yo en un principio no entendía que no utilizaran la palabra izquierda y luego lo entendí perfectamente. Qué más da la palabra. La cosa es utilizar un lenguaje que entendemos. Si el PSOE utiliza la palabra izquierda, esa palabra no se entiende. Si el PP dice que es el partido de los trabajadores, lo mismo. ¿Qué entiende todo el mundo? Que la salud y la educación no están garantizadas para todos. Pues centrémonos en una defensa de una sanidad de calidad para todos.

Como dice Pablo Iglesias, hay un contexto que limita a la hora de hablar. Yo conozco gente que dice que si gana Podemos habrá otra guerra civil y otros que dicen que son unos 'cagaos' que lo único que van a hacer es continuar con lo mismo. Es muy difícil elegir las palabras y la estrategia.

Esto me recuerda que el otro día Pablo Iglesias dijo en Reuters que había pedido oficialmente una audiencia con el rey Felipe VI.

Esa es la típica cosa que a mí y a muchos como yo nos puede tocar los cojones de entrada, irreflexiblemente. Pero luego lo entiendo. Me parece una forma muy inteligente de defender la necesidad de que los ciudadanos españoles como seres adultos decidan la forma del Estado. Y estaría muy bien que Felipe VI se presentara a unas elecciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha