eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Estado Islámico toma nuevas posiciones en Libia al este de Sirte

- PUBLICIDAD -

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se ha hecho con el control de nuevas posiciones en la región de Harawah (centro de Libia), a unos 70 kilómetros al sureste de su antiguo bastión en la ciudad de Sirte, informaron hoy a Efe fuentes de seguridad.

Según un responsable de las fuerzas lideradas por el mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este del país, los yihadistas levantaron puestos de control en varias carreteras circundantes, similares a los que colocaron hace dos semanas cerca del oasis de Al Jufrah, al sur de Sirte.

"Es una unidad que recibe ayuda tanto de fuera como de dentro de Libia y que utiliza vehículos robados a la Operación Dignidad", la plataforma de milicias que dirige Hafter, explicó la fuente, que prefirió no ser identificada por motivos de seguridad.

"No hay orden todavía de intervenir. Nuestra misión únicamente se limita a garantizar la seguridad del creciente petrolero", zona estratégica clave que incluye los puertos de Sidrá y Ras Lanuf, los más importantes del país, agregó.

En la misma línea, Ahmed al Mesmar, portavoz del llamado Ejército Nacional Libio (LNA) que dirige Hafter, sugirió que el avance de los yihadistas está vinculado a las maniobras del Gobierno apoyado por la ONU en Trípoli y su acercamiento a grupos islamistas como la Brigada de Defensa de Bengasi.

"El EI ha secuestrado a civiles de la región. Nuestras patrullas siguen sus movimientos", añadió.

Las denuncias se producen apenas un día después de que el jefe de los servicios de inteligencia de la alianza "Buyan al Marsus", dirigida por la ciudad-estado de Misrata, general Mohamad Quenida, rebajara el grado de amenaza del grupo yihadista en el sur de Sirte y negara las informaciones de que se haya reorganizado.

En declaraciones a Efe, el militar aseguró que los puestos de control levantados y los ataques que los yihadistas han lanzado en los últimos días son un fenómeno "aislado, irregular y sin continuidad" territorial.

"Las últimas operaciones del Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) han sido aisladas y están mal organizadas. Tenemos bastante información sobre sus movimientos", afirmó, tras quejarse de que las fuerzas de Misrata realizaron una operación de rastreo el fin de semana, pese a carecer del apoyo de su antiguo aliado, el Gobierno respaldado por la ONU en Trípoli.

Quenida aseguró que los yihadistas siguen confinados en las zonas desérticas del sur y evitan avanzar hacia el este de Sirte para no chocar con las fuerzas de la "Operación Dignidad".

Días atrás, el portavoz de "Buyan al Marsus", general de brigada Mohamad al Ghosari, indicó que el EI cuenta todavía con más de un millar de hombres armados de diversas nacionalidades en el interior del país, principalmente en áreas al sur de Sirte, ciudad de la que fue expulsado en diciembre.

En declaraciones a los medios, el oficial reclamó mayor apoyo al Gobierno en Trípoli y descartó que la plataforma vaya a lanzar en breve una operación bélica contra el EI en las posiciones que ha recuperado.

Responsables militares locales y analistas internacionales coinciden, sin embargo, en advertir de que del EI ha logrado reorganizarse de nuevo en el centro-norte de Libia, apenas nueve meses después de ser expulsado de Sirte.

Este resurgir condujo a Misrata a decretar a finales de julio el estado de alerta máxima y a Hafter a mover hombres, armas e impedimenta hacia los barrios del este y la carretera que parte de Sirte en dirección a las instalaciones petroleras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha