eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obispos maronitas condenan la implicación de Hizbulá en el conflicto sirio

- PUBLICIDAD -
Obispos maronitas condenan la implicación de Hizbulá en el conflicto sirio

Obispos maronitas condenan la implicación de Hizbulá en el conflicto sirio

El Consejo de Obispos maronitas (católicos de Oriente) condenó hoy la implicación de "partidos libaneses" en el conflicto sirio, en alusión indirecta al grupo chií Hizbulá, e instó a respetar la política de neutralidad del Líbano.

En un comunicado, pidieron que se respete la llamada Declaración de Baabda, alcanzada el año pasado durante el diálogo nacional y que estipula la neutralidad del país respecto a las potencias regionales e internacionales.

"Condenamos la tensión en (la ciudad septentrional de) Trípoli, (en la meridional de) Sidón y en la frontera líbano-siria, así como la implicación de los partidos libaneses en el conflicto sirio, que constituye una violación flagrante de la Declaración de Baabda y atenta contra el prestigio del Estado", sostuvieron los obispos.

El líder de la organización chií Hizbulá, jeque Hasan Nasralá, aseguró el sábado pasado en un discurso que no se debe abandonar al régimen sirio de Bachar al Asad ante la amenaza de los extremistas suníes, porque esa guerra es también crucial para el Líbano.

Según la oposición siria, milicianos de Hizbulá colaboran con el régimen de Damasco en la ofensiva que ha lanzado contra la ciudad de Al Quseir, en el oeste de Siria y cerca de la frontera con el Líbano.

Por otro lado, el Consejo de Obispos maronitas reclamó la redacción de una nueva ley electoral en el Líbano para garantizar la igualdad de la sociedad libanesa y la coexistencia pacífica.

Pese a que los grupos parlamentarios no han alcanzado un acuerdo sobre una nueva ley que reemplace a la de 1960, el Gobierno saliente de Nayib Mikati convocó hoy comicios legislativos para el próximo 16 de junio.

En el Líbano, un país de mayoría musulmana, cerca del 40 por ciento de sus habitantes es cristiano, la mayoría de los cuales pertenece a la comunidad maronita.

Por su parte, el muftí de la república (máxima autoridad religiosa suní), Mohamad Rachid Kabani, alertó hoy de que la crisis política y la inseguridad "se agravarán todavía más" si las elecciones se celebran conforme a la ley de 1960, que establece un sistema confesional.

"El monopolio de algunas partes sobre su comunidad no les permite ser representados de modo fiel. La nueva ley debe garantizar una representación justa para todas las comunidades", dijo el jeque en una rueda de prensa.

La Constitución del Líbano, heredada de la colonización francesa, fija que el jefe de Estado debe ser maronita, el primer ministro musulmán suní y el presidente del Parlamento musulmán chií.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha