eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez lucha contra la polarización de la precampaña entre PP y Podemos

El candidato socialista busca su espacio con la presentación de propuestas de su programa con distintos formatos y con el énfasis puesto en las medidas más sociales

El PSOE intenta sin éxito que Sánchez se enfrente en un 'cara a cara' con Rajoy para situarse como el líder de la oposición ante las encuestas que pronostican el sorpasso de Unidos Podemos

114 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez apoya la protesta contra la suspensión de leyes sociales catalanas

Pedro Sánchez durante la presentación de sus compromisos si llega a Moncloa EFE

Pedro Sánchez trata de hacerse un hueco en la precampaña del 26J. En las filas socialistas son conscientes de que la polarización de las posiciones entre PP y Podemos no les beneficia. Mientras Albert Rivera ha buscado su espacio en Venezuela, Pablo Iglesias ha dado un empujón a su candidatura con la confluencia con Alberto Garzón y Mariano Rajoy sigue su plan con las encuestas a favor, el PSOE se encuentra en un segundo plano, a rebufo, marcado por el posible sorpasso y la incógnita sobre qué hará si la única opción para evitar las terceras elecciones es que se abstenga permitiendo que el PP se mantenga en el poder para garantizar la gobernabilidad. 

Con ese marco, el PSOE se esfuerza por mantener su agenda: "Nos hemos empeñado en hacer la campaña en base de propuestas", afirmaba un destacado miembro del Comité Electoral tras la presentación de los "compromisos" de Sánchez si llega a Moncloa. Ese acto se ha producido unos días después de que el candidato celebrara uno similar en el que presentó los seis "principios" para articular un hipotético Gobierno. 

El PSOE revende así su programa electoral, que mantendrá intacto respecto al 20D. Fuentes socialistas explican que en esta campaña irán desgranando las propuestas a través de distintos formatos para hacerlo más "digerible". Las diferencias entre los principios y los compromisos son pocas. "Unas son las líneas rojas", explicaban fuentes oficiales de la dirección sobre los primeros mientras que los compromisos son las promesas que para los socialistas son irrenunciables. 

En las propuestas presentadas este lunes Sánchez ha planteado fechas para el cumplimiento de algunas de ellas. Todas figuran en el programa electoral con el que se presentó el 20D, aunque algunas las han matizado. Por ejemplo, Sánchez promete ahora subir el Salario Mínimo Interprofesional en un 4% de forma "inmediata" para alcanzar el 60% del sueldo medio en ocho años. El programa de hace cinco meses no establecía un porcentaje de incremento inminente. Sin embargo, el pacto alcanzado con Ciudadanos marcaba un aumento de un 1% en 2016. Los socialistas son, en solitario, más generosos.

El PSOE tira en estos actos que prevé reeditar en los próximos días de sus propuestas más sociales, como la ampliación de la educación para niños de entre 0 y tres años, la universalización de la sanidad o la implantación de un ingreso mínimo vital para familias sin ingresos.

El permiso por paternidad se formula de forma más genérica en los compromisos de Gobierno: habla de aprobación del permiso "autónomo y de igual duración que el de maternidad" mientras que en el programa establecía su incremento de dos a cuatro semanas y la equiparación "progresiva". 

En el Comité Electoral del PSOE son conscientes de que no logran fijar la agenda con su estrategia. "Sé que hoy el titular será Felipe González, pero tenemos que hablar de nuestras propuestas", lamentaba un dirigente tras la presentación de los compromisos. También creen que deben hacer una campaña "en positivo" pero reconocen que tendrán que responder a Mariano Rajoy y a Pablo Iglesias y que será eso lo que se lleve la tensión informativa.

De ahí que el PSOE reivindicara de pronto un 'cara a cara' de Sánchez y Rajoy. Fue su número dos, César Luena, la semana pasada, después de que el mensaje de los socialistas hubiera sido hasta entonces que cumplirían con las peticiones de las cadenas de televisión con la única condición de que Rajoy tenía que estar presente para que Sánchez participara. "Las televisiones nos están pidiendo debates a cuatro", repetía Óscar López, responsable de Comunicación y Estrategia, para argumentar por qué no habría enfrentamiento solo entre el presidente en funciones y el candidato socialista. Pero una vez que se confirmó que el PP aceptaba un solo debate a cuatro, el PSOE exigió también el 'cara a cara'. 

El intento de Ferraz es que Sánchez quede en el imaginario como el jefe de la oposición ante la amenaza que supone Unidos Podemos. "Es el líder de la oposición mientras las ciudadanos no digan otra cosa", expresan fuentes próximas al candidato. Muchas encuestas pronostican que la suma de Podemos e IU superará a los socialistas. El sorpasso es un temor para el sector más crítico del PSOE, aunque en la dirección mantienen el optimismo. 

Ferraz sostiene que Pablo Iglesias despierta cada vez más reticencias en el electorado y que su unión a IU se ha debido al temor a una importante caída el 26J mientras que, según sus datos, ya no tienen fugas de voto a otras formaciones. "No hay nada que explique que quien votó al PSOE el 20D no lo vaya a hacer ahora", expresan desde el Comité Electoral. "Estamos en mejores condiciones que el 20D, vamos a obtener un mejor resultado", reitera Sánchez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha