eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Príncipe celebra su cumpleaños "muy bien acompañado" por los paracaidistas

- PUBLICIDAD -
El Príncipe celebra su cumpleaños "muy bien acompañado" por los paracaidistas

El Príncipe celebra su cumpleaños "muy bien acompañado" por los paracaidistas

El Príncipe de Asturias ha pasado la mañana del día de su cumpleaños "muy bien acompañado", según ha dicho él mismo, junto a los caballeros legionarios de la Brigada Paracaidista "Almogávares VI" (Bripac), cuya base en Paracuellos del Jarama ha visitado por vez primera.

Aunque no ha habido tarta, don Felipe sí ha sido agasajado en su aniversario, primero por los periodistas -con silbido incluido de la melodía del "cumpleaños feliz"- mientras se retrataba con sus anfitriones al término de la visita.

Después, durante un vino de honor, por el general responsable de la brigada, Juan Cifuentes Álvarez, que en nombre de la unidad le han regalado una equipación deportiva de "paracas", negra y con los emblemas y el nombre bordados, y un cuadro con imágenes de sus visitas a unidades del Ejército de Tierra.

Con buen humor, el Heredero de la Corona ha respondido a una periodista que le ha preguntado si algún día se le vería saltar en paracaídas invitando a "todos" los informadores presentes a acompañarle en la experiencia.

De hecho, el coronel Alejandro Escámez, segundo jefe de la BRIPAC, había asegurado a la prensa que el Príncipe "está dispuesto a saltar, primero en tándem, y después solo; su Alteza siempre se presta a cualquier actividad que se le proponga".

Este mando ha agradecido que hubiera elegido el día de su 46 cumpleaños para conocer de cerca el funcionamiento de la brigada, y coincidiendo con el 60 aniversario del primer salto en paracaídas de unidades del Ejército de Tierra, el 23 de febrero de 1954, en los orígenes de la unidad.

El Príncipe, que por lo demás celebrará hoy "en privado", según fuentes de Zarzuela, su cumpleaños, ha hecho un completo recorrido por las instalaciones de la Bripac, consideradas las más modernas y equipadas del Ejército de Tierra, junto al jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), general Jaime Domínguez Buj, al general Cifuentes y otros mandos.

Se trataba, según el coronel Escámez, de que pudiera comprobar la evolución de las capacidades que tiene esta unidad, con muy diversos recursos y unos medios para el adiestramiento especialmente avanzados, como los simuladores de salto en paracaídas, que han concitado especial interés en el Heredero de la Corona.

Don Felipe, vestido con uniforme de instrucción de teniente coronel del Ejército de Tierra, y tocado con la boina azul de la Guardia Real, ha sido recibido en el patio de armas de la base con las 19 salvas de ordenanza y la interpretación del himno nacional.

Tras pasar revista a una batería de paracaidistas y recibir información sobre la Bripac, que cuenta con 2.450 efectivos -el seis por ciento mujeres- ha accedido al polideportivo donde los soldados cumplen con su duro entrenamiento físico diario, para después visitar una exposición al aire libre de material, con armamento, vehículos, equipos de transmisiones, observación y camuflaje.

Una demostración de combate, a cargo de una sección de fusiles, ha proporcionado las imágenes más realistas sobre la capacidad de los paracaidistas sobre el terreno.

Los soldados han asaltado un edificio, en un simulacro de rescate, con disparos, botes de humo, explosiones, víctimas simuladas y evacuación de bajas con ayuda de vehículos blindados.

La Bripac cuenta con unos simuladores de lanzamiento que cuentan entre los más sofisticado del mundo; se trata de unas plataformas situadas a gran altura desde las que los "paracas" saltan, sujetos por sus arneses, de forma que pueden sentir la misma fuerza que experimentan al tocar suelo.

Tras ver a los soldados entrenarse con estos dispositivos, el Príncipe ha asistido a una demostración de los artificieros, con manejo remoto de un robot de 400 kilos de peso en un campo de minas simulado, una labor de la que la Bripac tiene nutrida experiencia, como demuestra una mina desactivada en 1999 en Bosnia con 2.600 kilos de explosivo que se exhibe en esta base de Paracuellos.

Para completar su recorrido por el "día a día" del millar de paracaidistas que alberga el recinto, se ha mostrado a don Felipe la "sala de plegados", donde los militares preparan su material de salto en unas largas mesas; logran guardar en una bolsa los 89 metros cuadrados de tela que mide cada paracaídas (52 metros cuadrados el de reserva).

Una exhibición de saltos con lanzamientos desde helicóptero y dos fotos de familia, con los mandos y con los paracaidistas que acababan de aterrizar en el patio de armas, han cerrado el acto oficial del día del aniversario del Príncipe, en el que, tal y como ha dicho mientras posaba, había estado "muy bien acompañado".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha