eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Trump reducirá las regulaciones que paralizan a los bancos y obras de infraestructura

- PUBLICIDAD -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió hoy eliminar numerosas regulaciones que, a su juicio, están paralizando préstamos bancarios y necesarios proyectos de infraestructura, lo que dificulta la creación de empleos y el progreso económico del país.

Trump dedicó la jornada a promover parte de su agenda económica, primero en un foro celebrado en la Casa Blanca con decenas de líderes empresariales para hablar sobre el clima de negocios en el país y después con un discurso ante una coalición sindical del sector de la construcción.

"Los reguladores están dirigiendo los bancos", advirtió Trump durante el foro realizado en la Casa Blanca al enfatizar que esas entidades están "petrificadas" y "no pueden moverse" ni prestar dinero "a las personas que lo necesitan".

El mandatario mencionó en particular la reforma aprobada en 2010 por el entonces presidente Barack Obama, conocida como Ley Dodd-Frank y cuya meta es aumentar la regulación y supervisión del sistema financiero para evitar la toma de riesgos que desembocó en la aguda crisis de 2008.

"Vamos a hacer un recorte muy grande en (la ley) Dodd-Frank. Queremos fuertes restricciones, queremos una regulación fuerte, pero no la que hace imposible que los bancos presten (dinero) a las personas que van a crear empleos", adelantó Trump.

El presidente ya inició en febrero con una serie de decretos el proceso para revocar esa reforma financiera, aunque es el Congreso el que debe eliminarla.

Una de las órdenes firmadas por Trump en febrero urge a que se haga una revisión integral de la ley Dodd-Frank, algo defendido por parte de la industria financiera, y otra analiza cómo revertir una norma que fija las condiciones de inversión de los planes de retiro de los trabajadores.

En ese mismo foro, el mandatario ejemplificó con una gráfica de colores el proceso necesario para lograr la autorización de la construcción de "una simple carretera".

Según Trump, para un proyecto sencillo como ese hacen falta numerosos permisos y el proceso se puede alargar hasta 10 o incluso 20 años.

En cuanto a su plan para aumentar las inversiones en infraestructuras, Trump recordó que ha pedido al Congreso la aprobación de una partida de 1 billón de dólares y anotó que la cantidad final del proyecto legislativo definitivo "quizá sea incluso más".

También puntualizó que su objetivo es dar financiación solo a proyectos de infraestructura que estén listos para ser llevados a cabo en el corto plazo.

"Si tiene un trabajo que no puede empezar en 90 días, entonces no vamos a darle el dinero porque eso no ayuda", precisó al respecto.

Después, en su discurso ante la coalición sindical North America's Building Trades Unions, Trump hizo un llamado a "todos los estadounidenses, demócratas, republicanos e independientes", para que participen en la "gran reconstrucción" de EEUU.

"Con su ayuda podemos reconstruir los puentes, aeropuertos, puertos y sistemas de agua de nuestro país. Agilizaremos el proceso para obtener las aprobaciones rápidamente y que los proyectos largamente atrasados finalmente puedan avanzar", recalcó Trump.

Por otro lado, Trump aprovechó sus dos intervenciones para recordar que, tras la pérdida de "casi 70.000 fábricas" en los últimos años, ahora las empresas "se están quedando" en Estados Unidos y puso como ejemplo el caso del fabricante Ford.

Ese gigante automovilístico anunció la semana pasada una inversión de 1.200 millones de dólares en tres plantas de Michigan (EEUU) para elevar la producción "en casa", en línea con las promesas de Trump de reforzar el sector manufacturero.

Trump también reiteró hoy cuál es la clave de su filosofía económica.

"No soy, ni quiero ser, el presidente del mundo. Soy el presidente de Estados Unidos y, de ahora en adelante, va a ser Estados Unidos primero", reiteró.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha