eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Futuro Imperfecto: Jóvenes que se enfrentan a la crisis

“¿Queremos ese futuro? ¿De verdad lo queremos? Es decisión nuestra”. Así es como lo siente Carmen, una de las protagonistas del corto documental “Futuro Imperfecto” que hace unos días estrenaba la fundación porCausa.

- PUBLICIDAD -
Carmen, una de las protagonistas de "Futuro imperfecto"

Carmen, una de las protagonistas de "Futuro imperfecto"

Carmen y Jimena son las protagonistas. Las dos son jóvenes, las dos viven en Madrid, las dos son conscientes de la crisis que las rodea, pero el resto de sus vidas tiene poco en común. La situación de sus familias, de sus barrios y las oportunidades que tienen para cumplir sus metas y sueños, no son las mismas. Su derecho a ellas, sí.

Que Carmen viva en Vallecas y Jimena en Aravaca no debería significar desigualdad de oportunidades para alcanzar sus sueños de futuro, pero es así. Y a pesar de esa diferencia, hay otras coincidencias que las acercan: la certeza de que no contar con una buena formación dificultará su vida mañana; que invertir en educación puede significar romper con el círculo de pobreza al que muchos jóvenes se enfrentan; la sensación de que para su generación no será fácil, e incluso peor para las que llegarán después. Ambas, cada una desde la realidad que les ha tocado vivir, son conscientes de los retos que enfrentan, de los apoyos que tienes o de los que carecen, y de su papel activo en los cambios que pueden promover en función de ello.

Jimena ve la vida pasar desde la relativa comodidad de una posición donde las oportunidades parecen aseguradas. Con apoyo familiar, cursando los estudios que ha elegido y disfrutando de aficiones en su tiempo libre, Jimena podría seguir viviendo en la burbuja de su cotidianidad. Sin embargo valora todo lo que tiene porque es consciente de las carencias y dificultades que otros jóvenes como ella deben superar.

Jimena, la otra protagonista del documental "Futuro Imperfecto"

Jimena, la otra protagonista del documental "Futuro Imperfecto"

Imposible no tener esperanza viendo en el documental a Carmen y sus amigos de Vallecas trabajando mano a mano para rehabilitar un colegio abandonado. El mismo edificio que algún día estuvo lleno de niños, niñas, profes, cuadernos y sabidurías, ahora es un caparazón vacío en medio de un barrio que quizás lo necesita más que otros. Porque, ¿es el fracaso escolar lo que justifica que se abandone la labor educativa o es el descuido de la educación lo que sigue alimentando el fracaso escolar?

Escuchando a Carmen hablar veo cómo mira con claridad el oscuro futuro que parece escrito para ella, y cómo aún así, ha decidido que intentará cambiarlo. “Por parte del estado no te van a ayudar, consíguelo por tus propios medios”. No lo hará sola, ni tampoco en su propio beneficio. El edificio vacío que han rebautizado como La Atalaya es un lugar que poco a poco van recuperando para el barrio. Un espacio que les permita habilitar una sala de estudio ante la carencia que denuncian también otros vecinos de la zona, que fomente el desarrollo de un modelo de ocio alejado de los estereotipos en los que muchas veces les colocan y que ofrezca oportunidades que ellos ahora no tienen a esas generaciones que vienen después. “Si no les ayudamos nosotros, que somos los mayores, nadie les va a ayudar”. Queda claro que no están dispuestos a dejar vacante el puesto de la responsabilidad, y que también la sienten propia.

Ese papel garante de las oportunidades que otros han dejado desierto, ellos lo han retomado porque no se dan por vencidos. Ante una respuesta así, es necesario dar apoyo, acompañar, asegurar y crear las oportunidades que necesitan. Porque quieren transformar el presente y construir el futuro. Y solo podrán hacerlo si cuentan con el apoyo adecuado hoy. Un apoyo que, en muchos casos, es la clave para conseguir que niños y jóvenes salgan de situaciones de pobreza o exclusión social en la que les ha tocado en (mala) suerte vivir.

Por eso en  Save the Children trabajamos diariamente dando apoyo escolar y atención integral a las familias de más de 5.000 niños, niñas y jóvenes que están en una situación más vulnerable en España. Asegurar su derecho a la educación, sean del barrio que sean, nazcan donde nazcan, es el primer paso para que tengan la oportunidad de transformar su presente y su futuro.

Porque se sueña igual en Vallecas o en Aravaca, y debería ser igual de posible hacerlo realidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha