eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El "Obispillo" muestra su preocupación por los niños con los padres en paro

- PUBLICIDAD -
El "Obispillo" muestra su preocupación por los niños con los padres en paro

El "Obispillo" muestra su preocupación por los niños con los padres en paro

El "Obispillo", un niño que cada 28 de diciembre es investido obispo y recibe sus mismos honores en Burgos, ha mostrado hoy su preocupación por las personas que "peor lo están pasando", sobre todo por los menores burgaleses que no pueden disfrutar de la Navidad porque "sus padres no tienen trabajo".

El recién elegido arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, ha recibido hoy por primera vez al "Obispillo", Diego González, un niño de 9 años de la Escolanía de los Pueri Cantores de la Catedral, elegido por sus compañeros para celebrar esta tradición que se remonta al siglo XV y que ensalza la inocencia de los más pequeños.

La jornada ha comenzado en el Monasterio de las Madres Salesas, donde Diego González ha sido ataviado con el traje y los complementos que identifican a un obispo y así vestido ha sido recibido por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, quien ha vivido por primera vez esta tradición.

No es la primera vez que la familia de Diego González experimenta la alegría de protagonizar esta fiesta ya que, según ha contado el niño a los periodistas, su hermano mayor ya fue obispillo en 2011.

El pequeño Diego ha explicado que fue precisamente ver lo bien que se lo pasaba su hermano, cantando y viajando con la Escolanía, lo que le animó a apuntarse a este coro infantil.

Ambos han tenido el honor de ser elegidos por sus compañeros "Obispillo" y Diego ha señalado que su hermano le ha aconsejado leer despacio los discursos e ir lento con el caballo para no hacer correr a la gente.

El director de la Escolanía de los Pueri Cantores de la catedral de Burgos, Amador Pérez, ha recordado que el Cabildo catedralicio recuperó en 1998 esta tradición cuya esencia está en el evangelio de San Mateo, en la parte que reza "en verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos".

Pérez ha referido que desde el siglo XV los niños de la Escolanía tenían la tradición de "gastar una broma sana, amable", eligiendo a uno de ellos para vestirle como obispo y acompañarle en un recorrido por las calles de la capital burgalesa a lomos de una mula blanca, invitando a los burgaleses a "hacerse un poco niños para ganarse el cielo" y repartiendo bendiciones ante el regocijo de la gente".

La tradición ha vuelto a repetirse hoy y Diego González ha recorrido a caballo el trayecto desde el palacio arzobispal hasta el Ayuntamiento de la capital, donde también ha sido recibido por el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, antes de dirigirse a todos los burgaleses desde el balcón consistorial que da a la Plaza Mayor.

Aunque en España no está muy extendida, la celebración del "Obispillo" existe también en otros países europeos como Alemania o Polonia, donde está vinculada a la figura de San Nicolás.

Esta tradición se celebra habitualmente en Europa el seis de enero cuando el elegido "Obispillo" o "San Nicolás" es el encargado de repartir los juguetes a los niños.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha