eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Vaticano cierra en falso el Vatileaks II y condena al sacerdote Vallejo Balda a 18 meses de prisión

El religioso español no volverá a prisión al haber cumplido la mitad de la condena y no superar los dos años de pena

La asesora Francesca Chaouqui, condenada a diez meses, tampoco sufrirá privación de libertad

El tribunal de la Santa Sede exonera por “defecto de jurisdicción” a los periodistas Nuzzi y Fittipaldi

- PUBLICIDAD -
Lucio Ángel Vallejo Balda

Lucio Ángel Vallejo Balda

El escándalo de filtración de documentos secretos del Vaticano, el Vatileaks II, se ha cerrado en falso. La esperada sentencia del tribunal de la Santa Sede sobre la revelación de secretos de estado ha condenado al sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda a una pena de 18 meses de prisión, de los que ya ha cumplido la mitad.

Como sucediera al caso anterior de revelación de documentos de la sede papal, el Vatileaks original, el tribunal ha pasado de puntillas ya que para la asesora externa, Francesca Chaouqui, la condena es aún menor: 10 meses, “con pena suspendida”, con lo que finalmente no irá a prisión.

El secretario de Vallejo, Nicola Maio, ha sido declarado inocente. En cuanto a los periodistas Gianni Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, los jueces vaticanos confiesan “defecto de jurisdicción”, por lo que ninguno puede ser juzgados. 

El fallo del tribunal supone, a grandes rasgos, que ninguno de los acusados volverá a pisar la cárcel, puesto que Vallejo Balda ya ha cumplido la mitad de su condena, y se encontraba en situación de “semilibertad”. A la espera del más que previsible indulto del Papa Francisco, el caso Vatileaks II quedará envuelto en las mismas dudas que se generaron hace ahora casi un año. ¿Quién filtró los documentos? ¿Por qué? ¿Fue una ataque o un intento fallido de ayudar al Papa en las reformas en la Iglesia?

Libertad de prensa

El “defecto de jurisdicción” del tribunal vaticano para juzgar a los dos periodistas evita, además, un conflicto diplomático entre la Santa Sede e Italia, toda vez que éste estado consagra la libertad de prensa como un derecho fundamental y hubiera sido imposible que Nuzzi o Fittipaldi cumpliesen condena en cárceles del país transalpino.

Cuestión similar ha sucedido en el caso de Francesa Chaouqui, quien no obstante sí ha sido declarada culpable de la filtración. La suspensión de la pena se debe más a criterios estrictamente personales, fundamentalmente el hecho de haber sido madre recientemente, y la presión mediática.

En cuanto a Vallejo Balda, el único de los acusados que reconoció haber filtrado documentación, y el único eclesiástico –y no italiano– de los cinco, se espera una rápida salida de prisión a la espera del perdón papal.

Lo que sí parece claro, según han comentado a este diario fuentes vaticanas, es que Balda no permanecerá en Roma y, más que probablemente, tampoco a España. Dado que el religioso ha declarado su intención de seguir siendo sacerdote, es más que probable que sea enviado al extranjero –en Roma se habla de un país latinoamericano–.

Los momentos anteriores a la sentencia fueron un resumen de lo sucedido en los últimos meses: un Vallejo Balda sereno, dicharachero, que no quiso aportar un alegato final pero que sí quiso agasajar a los periodistas con una estampa de san Juan Pablo II y trozos de una camisa del papa polaco, a modo de reliquia. Una Francesca Chaouqui desafiante e histriónica que, entre lágrimas y con su hijo en brazos, anunció que, en caso de ser condenada, llevaría a su pequeño consigo a prisión

Los dos periodistas, Nuzzi y Fittipaldi, han rehusado hablar al término del juicio pero reivindicaron que la libertad de prensa no puede ser maniatada por tribunal alguno, incluidos los vaticanos. Gianni Nuzzi se ha presentado esta mañana ante los jueces con un ejemplar de su libro Via Crucis (el de Fittipaldi se titula Avarizia) en una mano, y el texto de la Constitución italiana, en la otra.

Chaoqui fue más allá y, en sus palabras ante el tribunal, reconoció ser “una persona que no logra callarse cuando debería, tengo un carácter que me lleva a cometer errores” y justificó sus apariciones televisivas y su campaña a través de las redes sociales porque era preciso “contar la verdad”. 

"Pidieron para mí la pena mayor como si hubiese construido todo sola", lamentó la ex publicista, quien volvió a negar que amenazara a Balda o pasara información a los periodistas. Eso sí, advirtió que tiene en su poder numerosos documentos confidenciales, fruto de su trabajo en la extinta COSEA: “Si quisiera, al salir de aquí podría dárselos a los periodistas, pero no lo haría jamás”, apuntó.

Reordenación de las cuentas

Sea como fuere, los tribunales vaticanos no han querido involucrar al Papa en un proceso que arranó el pasado 24 de noviembre con la detención de Lucio Vallejo Balda y Francesca Chaouqui, y que juzga la filtración de documentos secretos de la comisión creada por el papa Francisco para revisar y reordenar las cuentas de la Santa Sede (COSEA), así como una grabación al mismo pontífice. 

La divulgación de documentos reservados "contra la seguridad del Estado", es "un delito en virtud de la Ley nº IX del Estado de la Ciudad del Vaticano y prevé una pena de 4 a 8 años de cárcel. No habrá prisión para ninguno y, una vez más, los secretos continuarán entre los muros del Vaticano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha