eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una peregrinación al Rocío más ecológica, para mimar Doñana

- PUBLICIDAD -
Un total 22 hermandades inician hoy su camino hacia la aldea de El Rocío

Un total 22 hermandades inician hoy su camino hacia la aldea de El Rocío

Más de 800 caballos y de 8.000 peregrinos de la provincia de Cádiz comienzan hoy a cruzar en barcazas el Guadalquivir para durante tres días adentrarse en Doñana y recorrer un espectacular camino hasta llegar al Rocío, un privilegio que este año pretende hacerse de forma más ecológica.

Pasar tres días, y dos noches, dentro del Parque Nacional de Doñana, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad, y recorrer en las arenas de este espacio los 49 kilómetros que separan Sanlúcar de Barrameda de la aldea de El Rocío (Huelva), es un "privilegio" que pocos pueden disfrutar, a parte de estos peregrinos.

Para las once hermandades de la provincia de Cádiz que lo hacen, el ritual comienza hoy en el Bajo Guía, lugar donde suben en barcazas para cruzar el Guadalquivir hasta la otra orilla, donde emprenden el que consideran el camino más mágico de todos los que conducen a El Rocío.

Un camino, un paisaje y una fauna poco habituados a lo que supone la presencia humana y menos en este volumen. El año pasado con ellas iban 8.382 personas, 800 caballos, 731 vehículos ligeros y pesados y 70 carretas, cifras que este año aumentarán en un 6,5 por ciento.

Conscientes de la importancia de cuidar este ruta en los últimos años se han tomado medidas, entre ellas las hermandades contratan cuadrillas para que con un tractor recojan residuos.

Pero siempre se puede mejorar y este año los noventa peregrinos que acompañan a pie al simpecado de la hermandad de Sanlúcar han decidido dar un paso más.

De ello se han encargado Adelina Bernet, que desde hace veinte años organiza este grupo, y el fotógrafo vitoriano Iñigo de Angulo, que, con un proyecto sobre devociones religiosas, hizo por primera vez el año pasado este camino y tomó buena nota de las cosas que mejorar.

"La devoción religiosa no está reñida con la ecología. Dios creó primero la naturaleza y después a los hombres y nos dijo que cuidáramos de la Naturaleza", dice a Efe Adelina Bernet, a la que le "duelen" especialmente los vidrios y los plásticos que quedan en el camino y los consiguientes riesgos de incendios.

Por eso este grupo ha tomado nuevas medidas para lograr una peregrinación ecológica.

El primer gesto es bien sencillo: sustituirán las botellas de agua de 0,33 litros por otras de aluminio de 0,7 litros que irán recargando desde garrafas.

Ahorrarán 400 euros y eliminarán 3.700 envases de plástico. Y también ahorrarán el plástico de cubiertos, platos y vasos porque los llevarán reciclables y los lavarán después de cada comida.

"Si ahorramos 3.700 envases de botellas de agua de plástico sólo nosotros, que somos noventa, imagínate si esta medida nos la copian todas las hermandades", explican.

Para animar han tenido la idea de grabar en las botellas de aluminio, además de un logo, la oración de la hermandad, para aquellos, como especialmente los peregrinos extranjeros que se han unido al grupo, que no se la saben.

Además separarán las basuras en orgánicas, plástico y papel, para la iluminación de la carreta durante las noches utilizarán bombillas de bajo consumo que dirigirán al suelo para disminuir en lo posible la contaminación lumínica en el Parque Nacional (que afecta a una gran variedad de los murciélagos que viven en él).

Suministrarán también bolsas de basuras pequeñas para recoger las defecaciones de los peregrinos y los papeles y arrojarlas junto a la basura orgánica, y tendrán especial cuidado de no dejar a su paso restos de sus comidas, porque no es bueno para los animales, sobre todo jabalíes y ciervos.

Estas son algunas de las medidas con las que emprenden este camino, durante el que experimentan "un cúmulo de sentimientos increíbles" con los que, según cuenta Adelina Bernet, al final regresan a su casa "siendo mejores personas".

El cruce lo realizan hoy ocho hermandades de La Línea de la Concepción, Chiclana, Chipiona, Arcos de la Frontera, San Fernando, Puerto Real, Rota y Cádiz y mañana lo harán las más numerosas y señeras, las de Jerez y Sanlúcar de Barrameda y la de El Puerto de Santa María.

Para facilitar este trasiego y cuidar la asistencia sanitaria y las posibles emergencias se ha establecido un dispositivo especial en el que participan las distintas administraciones, incluido el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas y la Armada, que ha desplazado hasta la desembocadura del río Guadalquivir dos barcazas de desembarco del Grupo Naval de Playas, con una dotación de ocho militares.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha