eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Maquillando nuestra ciencia

La no ejecución de los fondos financieros para préstamos del sector productivo innovador es una muestra de cómo el Gobierno ha utilizado dicho capítulo para maquillar un aumento de la inversión en Ciencia e I+D+i

*Este artículo también está firmado por Juan Manuel Zaragoza, Catalina Giraldo y Nacho Hernández-Morato (Área de Ciencia e I+D+i de Podemos)

- PUBLICIDAD -
Protesta de un grupo de científicos por los recortes en I+D

Imagen de archivo: protesta de un grupo de científicos por los recortes en I+D. EFE

Previsiblemente a finales de junio, y tras su paso por el Senado, se van a aprobar los presupuestos que convertirán en estructurales lo que eran recortes transitorios. Seis años de reducción continua de las inversiones en I+D+i nos deja una situación de emergencia en lo que se refiere a proyectos, personal investigador y gestión de los centros.

Aunque en la presentación de sus presupuestos el Ministerio de Hacienda cifró el aumento en I+D+i en un 4,1%, un análisis detallado, no sólo de las cifras sino de su ubicación y destino, cambia completamente la lectura. A la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación no le gustó que en su comparecencia en el Congreso hablásemos de maquillaje en las cuentas del I+D+i. Y si bien ella fue clara y precisa en la presentación de las cuentas, el Gobierno, como un buen maquillador, ha tratado de ocultar la realidad a los ojos inexpertos. Pero cuando acaba la función, el maquillaje desaparece y asistimos a la transformación: lo que fue rosa se vuelve abrojo, y lo que era un incremento se queda en un raquítico 1%, que si le aplicamos la inflación se convierte en una caída de la inversión de un 0,4%.

La realidad es que los presupuestos de 2017 destinan a I+D+i tan sólo 72 millones más que las cuentas prorrogadas de 2016. Por capítulos concretos se evidencia que los fondos no financieros, es decir, las subvenciones a las que acceden nuestros profesionales de la ciencia y universidades, los recursos que sirven para invertir en investigación y la contratación jóvenes científicos y científicas, disminuye en 70,5 millones (-2,64%). Sin embargo, los fondos financieros o préstamos concedidos por el Estado a empresas públicas o privadas aumentan en 142,07 millones, pero estos préstamos nunca llegan a ejecutarse en su totalidad, tal y como se ha demostrado en años anteriores.

Esto significa que muchas Empresas Innovadoras no han podido acceder a créditos para financiar proyectos científicos e innovadores, siendo las más perjudicadas las pymes. El número de pymes innovadoras tecnológicas disminuye de 45.672 (2005) a 25.461 (2011), tal y como se especifica en el documento Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020, publicado por el Ministerio de Economía y Competitividad. La no ejecución de los fondos financieros para el acceso a préstamos del sector productivo innovador de nuestro país es una muestra de cómo el Gobierno ha utilizado dicho capítulo para maquillar un aumento de la inversión en Ciencia e I+D+i en los presupuestos de cara a la opinión pública.

Si además, tenemos en cuenta que el presupuesto asignado a la Agencia Estatal de Investigación (AEI), de tan sólo 615 millones de euros para iniciar su puesta en marcha como principal gestora de los fondos públicos dedicados a I+D+i, ilustra a la perfección la incapacidad del Gobierno para proyectar un nuevo modelo de país con un nuevo modelo productivo innovador y sostenible.

En esta misma comparecencia, la secretaria general declaró explícitamente que uno de los objetivos del pacto sería alcanzar, en el año 2020, el 2% del PIB como inversión de I+D+i. ¿Cómo pretende el Gobierno alcanzar ese objetivo del 2% si el incremento en inversión roza lo ridículo en estos presupuestos? A no ser que la estrategia del Ministerio sea confiar, nuevamente, en el impulso del sector privado. Sin embargo, la posibilidad de que esto ocurra se antoja imposible dada la incapacidad y la falta de voluntad política del Gobierno para realizar reformas profundas con el objetivo de cambiar el modelo productivo, ese del que tanto se habla y al que tan poco dinero y coherencia se le dedica desde el Gobierno.

Desde Unidos Podemos defendemos que el país requiere reformas estructurales y que hay margen para unos presupuestos que aumenten la inversión y dinamicen la economía española. Nuestros  presupuestos alternativos proponen un aumento de la inversión de 19.500 millones con un déficit público del 3,7% (frente al 3,1% del Gobierno). En lo que respecta a ciencia e I+D+i, esto se traduciría en un incremento de 936 millones euros respecto a los presupuestos que están a debate (volviendo a niveles de 2011); así como una reordenación de las partidas presupuestarias, incrementando la cantidad asignada a las partidas no financieras en detrimento de las financieras en aproximadamente otros 900 millones.

Este esfuerzo se dedicaría a resolver las principales y más urgentes deficiencias de nuestro sistema de I+D+i: recursos para investigar y personal investigador para hacerlo. Una vez resuelto este problema con medidas de choque, toca sentarse a hablar de aquellas propuestas que permitan una revisión profunda del sistema.

Y a partir de este momento, abordemos la propuesta del Ministerio de un pacto de Estado por la ciencia y el I+D+i. Desde nuestro punto de vista, la puesta en marcha de un Pacto de Estado para la Ciencia debería reunir a todos los agentes implicados y no solo a las fuerzas políticas. Es fundamental contar e involucrar, también y como mínimo, a la comunidad científica, agentes sociales, actores económico-financieros, generadores y transmisores de conocimiento, laborales y también a la sociedad civil. De esta forma podremos hablar del esfuerzo conjunto de todo el país por superar, con la vista puesta en el largo plazo, una de las peores crisis económicas, sociales y políticas que se recuerdan en nuestro país.

Por nuestra parte, y sin maquillaje, el Gobierno encontrará en nosotros una oposición dura y poco complaciente, pero dispuesta a escuchar y a trabajar en aquellas propuestas que puedan ayudar a mejorar el estado de la I+D+i. Lo que no va a encontrar en Unidos Podemos, ni ahora ni nunca, son afeites, arreboles y solimanes. Nuestro objetivo es poner la ciencia en el lugar que se merece y  en el lugar que necesitamos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha