eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PACMA debería confluir con Unidos Podemos

Hay razones puramente estratégicas y pragmáticas para confluir, razones encaminadas a la consecución de un mayor beneficio para los animales

105 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El Partido Animalista (PACMA) anunció hace días que no confluiría con Unidos Podemos, un anuncio que resultó sorprendente, puesto que se producía sin que ambas partes se hubieran sentado siquiera a hablar. El momento histórico que vivimos y el debate que existe al respecto dentro del movimiento animalista hacen imprescindible una reflexión sobre ello. Hay animalistas a favor de la confluencia y animalistas en contra. Yo estoy entre los primeros: creo que PACMA debe confluir.

Huelga decir que soy abolicionista y antiespecista, es decir, que mis presupuestos ideológicos están mucho más cerca del programa de PACMA (partido al que he votado y apoyado durante años) que del programa de Unidos Podemos, que ni siquiera recoge la prohibición de la tauromaquia. Por supuesto, soy partidaria de prohibir la tauromaquia, dado que la considero una actividad perniciosa, tanto para los animales implicados (acosados, torturados, matados) como para una sociedad que se denigra a través de esas acciones de violencia. No comparto, pues, que Unidos Podemos no haya incluido la prohibición en su programa.

Sin embargo, sigo creyendo que la mejor opción para la causa animalista sería que PACMA concurriera a las próximas elecciones con Unidos Podemos. ¿Por qué? ¿Es contradictorio que una persona animalista defienda a una formación política que, al menos negro sobre blanco, no lo es? No. Hay razones puramente estratégicas y pragmáticas, razones encaminadas a la consecución de un mayor beneficio para los animales. Mis ideas sobre lo que hay que hacer con nuestra relación con los otros animales siguen siendo radicales. Es en las vías para conseguir avances positivos en esa relación donde creo que el purismo no es efectivo. Tenemos el precedente de los municipios. Jamás habíamos celebrado tantos avances en políticas públicas de protección animal como desde que hace un año comenzaran a gobernar en los municipios las candidaturas de unidad popular. Cabe recordar que no hace tantos años celebrábamos la columna antitaurina que una vez al año publica Manuel Vicent en El País con motivo de la feria de San Isidro, mientras que ahora celebramos cada semana que en un municipio más no se celebren festejos taurinos porque dejan de recibir financiación con dinero público. Parece que el movimiento animalista se está acostumbrado a los cambios que queríamos y no los está apreciando.

El argumento principal de PACMA para no confluir con Unidos Podemos es que jamás concurrirá con un partido que no lleve la prohibición de la tauromaquia en su programa, algo que considera una cuestión de mínimos. Sin embargo, ha celebrado como una cierta victoria que la Junta de Castilla y León haya prohibido matar en público a las reses en los festejos populares de la región. Si bien yo también lo he celebrado como un paso para acabar con el Toro de la Vega, lo celebro siendo consciente de que la medida castellanoleonesa es de mínimos y no de máximos, que sería la prohibición del Torneo y de todos los festejos populares con animales. Lo que no puede PACMA es obviar con el PP de Castilla y León lo que con Unidos Podemos es una línea roja intraspasable. Eso sí es contradictorio.

PACMA dice que prefiere esperar a tener en el futuro representación parlamentaria propia. Lo considero un error estratégico porque incluso en el caso de conseguirlo (algo muy difícil con la actual Ley Electoral) ninguna ley presentada por PACMA en el Congreso sería aprobada con máximos, pues deberían convencer de ellos al resto de las fuerzas políticas. PACMA tendría representación en un Grupo Mixto variopinto, en el que hay representaciones de formaciones políticas contrarias incluso a sus presupuestos mínimos, en el que dispondría de menor capacidad de maniobra que si forma parte de una fuerza política como Unidos Podemos, que ya las encuestas sitúan por encima el PSOE. Tendría que convencer primero a su propio grupo parlamentario, que a su vez debería convencer a todo el Parlamento. Sus intervenciones no superarían el minuto, su capacidad de presentar preguntas por escrito disminuirían y las preguntas orales se reducirían a cero. A PACMA le resultaría más fácil negociar su autonomía con los diputados de su propio grupo que con partidos a los que no importan nada los animales y que se pelean en el Grupo Mixto por cuestiones de cupos y de tiempos. En definitiva, PACMA tendría muchas más posibilidades de ser influyente en el Congreso dentro de Unidos Podemos que dentro del Grupo Mixto.

En lo que a la Ley Electoral respecta, la actual D’Hont perjudica seriamente a PACMA, hasta el extremo de impedirle representación parlamentaria a pesar de tener más votos que formaciones que consiguen escaño. Si Unidos Podemos llegara a ganar las elecciones o a estar a la cabeza de la oposición, el propio PACMA se beneficiaria de la reforma de la Ley Electoral, que está en la hoja de ruta de la formación de unidad popular. Por otra parte, estando en una confluencia que negocie la reforma tendrán también más posibilidades de influir en los criterios que afectan a unos y otros partidos minoritarios según su tamaño y su implantación territorial.

Debajo de todos estos argumentos subyace además una cuestión de responsabilidad política en el contexto histórico en el que nos encontramos. Las mayorías del PP vuelven a ser un incomprensible fantasma que ronda las encuestas. Los votos de PACMA por separado solo jugarán un papel testimonial que incluso favorezca al PP sumándole esos votos. Los votos de PACMA con Unidos Podemos supondrían que el voto animalista acabe sirviendo para cambiar las cosas, incluso las medidas perjudiciales para los animales que adopta el PP. Formar parte de ese cambio es un imperativo político para el movimiento animalista, una oportunidad histórica que cuesta comprender que se deje pasar.

Y aquí surge una cuestión fundamental, que tiene que ver con la cultura del diálogo. Si PACMA, como partido político que es, no se suma ahora al trabajo de esa cultura del diálogo, va a ser muy difícil que, incluso logrando en el futuro representación parlamentaria, pueda llegar a generar leyes que ayuden de verdad a los animales. Lo que importa no es esa representación sino las medidas que puedan redundar en beneficio de estos. Que PACMA ni siquiera se haya sentado a discutir y negociar con Unidos Podemos las posibilidades de confluencia demuestra que su esencia misma como partido político queda desvirtuada. Y el hecho de que no haya consultado a sus bases si quieren o no confluir pone en cuestión su espíritu democrático. Las bases de PACMA tenían que haber sabido que en las pasadas elecciones de diciembre Podemos le ofreció puestos en sus listas que habrían garantizado al menos un escaño. Podría haberlo ocupado su presidenta, Silvia Barquero. Una oferta que ni siquiera se sentaron a estudiar. Porque PACMA no se está comportando como un partido político, que por definición es diálogo, negociación y acuerdo, sino como una ONG, cuyo objetivo principal es la concienciación y cuya dinámica, por tanto, nada tiene que ver con el pactismo propio del ejercicio político.

Que PACMA confluyera con Unidos Podemos en las próximas elecciones sería un movimiento político puntual. Seguiría siendo PACMA y en el futuro podría volver a presentarse a las elecciones por separado. Y desde dentro del Congreso podría haber conseguido avances para los animales que no hay posibilidad de conseguir desde fuera, mientras se deja pasar el tiempo aspirando a una débil representación independiente. Confluir sería ahora lo más inteligente, lo más generoso y lo más responsable. Generoso y responsable con los animales, con sus propios votantes (que son la voz  de aquellos) y con el resto de los españoles y españolas que votan para que el corrupto y taurino PP no siga gobernando contra todos. Generoso y responsable con la Historia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha