eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Arzobispo Cañizares, el último mansplainer

Los mansplainings eclesiásticos son mis favoritos con diferencia, porque no sólo son hombres explicándote cosas y diciéndote qué hacer sino que, esos consejos que te dan, son los mismos que ellos, en un ejercicio de plena libertad, han decidido poner todo su empeño en no seguir

1568 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, defendió ayer el "bien precioso de la familia cristiana", en una misa celebrada en el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Valencia. Siempre me ha fascinado -no sé si por feminista o por atea- que gente que no se casa y que no procrea se suba a púlpitos a decirle a la gente lo que tiene que hacer. Pero las declaraciones de este buen hombre, que todas esperábamos como agua de mayo para saber qué hacer con nuestras vidas, no se han quedado en eso, sino que ha rematado con lo que ha considerado una "escalada contra ella por parte de dirigentes políticos, del 'imperio gay' y de ciertas ideologías feministas". 

Que la Iglesia, con su historial de pederastia (¿han visto "Spotlight"? ¡deben!) y de hombres y mujeres que pasan olímpicamente crear "familias cristianas", se empeñe tanto en que los demás tengamos niños y en que nos casemos, ya te hacen levantar la ceja, pero si encima añaden que la culpa de que se estén perdiendo las "buenas costumbres" es de gays y feministas, te deja que no sabes bien si reír o arder. Es siempre oportuno cargar contra colectivos acosados, máxime si es el colectivo LGTBI; al fin y al cabo sólo se produce una agresión homófoba cada  dos días.

Los mansplainings eclesiásticos son mis favoritos con diferencia, porque no sólo son hombres explicándote cosas y diciéndote qué hacer sino que, esos consejos que te dan son los mismos que ellos, en un ejercicio de plena libertad, han decidido poner todo su empeño en no seguir. Y suena bastante a: "ve haciéndolo tú que a mí me da la risa". Son un tipo de mansplainers que nos guardamos para la 3ª parte de  "Hombres que explican cosas", y que perfectamente podríamos llamar "El mansplainer irónico".

Es normal que la Iglesia diga que el feminismo le parece un peligro. Y, a la vez, que lo diga es un punto que nos anotamos las feministas, porque que Cañizares diga la palabra maldita, "feminismo", provoca un  efecto Streisand de la hostia -consagrada-. Hay tantos ateos con un concepto demonizado de lo que es el feminismo que, al escuchar a este señor decir que es algo malo, igual se lo replantean.

Lo que me ha parecido fatal es que diga que sólo " ciertas ideologías feministas" son un peligro para la familia tradicional, porque si hay algo que de verdad puede decir Cañizares para hacerme llorar sería, sin duda, algo como "tu feminismo es de los buenos, no te preocupes". Más teniendo en cuenta que hasta las feministas de " Católicas por el Derecho a Decidir", están en contra de la misoginia de la Iglesia y de sus "voceros", que así es como llaman a los que se oponen al derecho a abortar de las mujeres.

¿Qué parte del feminismo le parece bien a Cañizares? ¿Por qué los gays son todos malos y las feministas sólo algunas? ¿Qué estamos haciendo mal? Chicas, toca autocrítica, porque en esta "escalada" contra las sanas costumbres que perpetúan el concepto de la mujer como ente procreador y cuidador no podemos dejarles todo el curro a la LGTBI.

Cañizares concluyó que "España ocupa uno de los últimos lugares de Europa en política familiar; junto con Grecia es el país con más bajo índice de natalidad, donde la población juvenil ha decrecido más en los últimos veinte años; y donde más se ha incrementado el número de abortos, las rupturas matrimoniales y las uniones de hecho". El hombre viene a decir, primero: que somos pocos, que tenemos que ser más. Que no nos tengamos en pie ni con los que estamos no es excusa para dejar de procrear como si no hubiera un mañana. Y segundo: que dejemos de abortar porque, como cualquier vicio, engancha, y las anti-vida estamos dejando las cifras por las nubes. En realidad, según el Ministerio de Sanidad, llevamos tres años consecutivos de descenso en cuanto a abortos, pero que la realidad no te estropee un buen mansplaining. Porque las mujeres seguimos necesitando que los hombres nos digan qué hacer.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha