"El Estado de bienestar contribuye tanto a la justicia social como a la eficiencia"

Nick_Barr

Gran parte de su trabajo se ha dedicado a la economía del estado de bienestar. Nos gustaría empezar por conocer un poco más sobre lo que motivó su trabajo y cómo cree usted que nos ayuda a aumentar nuestra comprensión de las políticas sociales.

Mi motivación original era tratar de proteger el estado de bienestar de los ataques ideológicos, por ejemplo, por Ronald Reagan y Margaret Thatcher, y del apoyo ideológico ciego como, por ejemplo, bajo el comunismo. El argumento central que presenté (basado en la entonces nueva literatura sobre la economía de la información) es que el Estado de bienestar que existe no sólo por razones de distribución conocidas, en particular para proteger a los pobres, sino que también tiene una función importante de eficiencia -el Estado de bienestar hace cosas que los mercados privados, por razones técnicas, harán mal o no harán en absoluto. Este último argumento era nuevo cuando lo utilicé por primera vez en la década de 1980.

Uno de los argumentos de su libro The welfare state as a piggy bank fue que el habitual equilibrio eficiencia-igualdad que es común en el debate público se ve muy diferente cuando se observa a través de la lente de la teoría de seguros y de economía de la información. ¿Cómo explicaría a nuestro lector medio su visión de cómo este equilibrio es modificado por su trabajo? The welfare state as a piggy bankThe welfare state as a piggy bank

El Estado existe para proteger el bienestar de los pobres. Pero también existe para hacer las cosas que los mercados privados harían mal o no harían. Los mercados privados funcionan bien cuando una serie de condiciones técnicas los sostienen. Entre esas condiciones se encuentran las siguientes:

Los consumidores deben estar bien informados. Esa condición se cumple, en términos generales, para cosas como la comida, pero no para, por ejemplo, los medicamentos. Así que si compramos alimentos en los supermercados a precios de mercado, el sistema de mercado funciona. Por el contrario, no se nos permite comprar cualquier producto farmacéutico que nos gusta, dado que la producción y venta de esas drogas están muy fuertemente reguladas.

Los vendedores de seguros deben saber qué tan arriesgado es el comprador del seguro. Esto funciona bien para cosas como el seguro del automóvil, pero mucho menos para los riesgos como el desempleo o la salud.

Así las cosas, como el seguro social y la asistencia sanitaria, el Estado de bienestar contribuye tanto a la justicia social como a la eficiencia.

Reforma de las pensiones

Su último libro, que fue traducido al español, trata sobre la reforma de las pensiones y ha sido escrito con el premio Nobel Peter Diamond. ¿Cuál diría usted que es el mensaje principal del libro acerca de las opciones que el bienestar se enfrentan los estados con el envejecimiento?

El libro consta de varios mensajes:

Primero, los sistemas de pensiones tienen múltiples propósitos, incluido el alivio de la pobreza, el seguro y lo que los economistas llaman la suavización del consumo, es decir, la redistribución en el tiempo, o de uno mismo en la juventud a esa misma persona en la tercera edad.

Segundo, un sistema de pensiones bien diseñado ha de tener en cuenta todos esos objetivos.

Tercero, la estabilización del consumo efectivo: se entiende que un sistema de pensiones tiene que ser (a) estable y (b) sostenible financieramente en el largo plazo.

Cuarto, para lograr la estabilidad y la sostenibilidad del sistema éste debe adaptarse a las tendencias a largo plazo, como la prolongación de la vida.

Y quinto, el ajuste al envejecimiento de la población puede tener lugar en diversas formas, pero es improbable que tenga éxito sin un incremento en promedio de la vida laboral.

Como usted sabe, la reforma de pensiones en España hará que las pensiones se actualicen en función del equilibrio a medio plazo del sistema, en lugar de acuerdo al poder adquisitivo. ¿Cuál sería su punto de vista sobre esta solución?

No hago ningún comentario sobre la propuesta específica, porque no sé lo suficiente sobre ella. Mi respuesta general es que si un sistema de pensiones no es sostenible en el largo plazo se producirá un error para lograr sus objetivos. Si un sistema de pensiones está gastando demasiado, entonces o bien (a) las contribuciones han de incrementarse o (b) los beneficios percibidos tienen que reducirse. Puesto que (a) probablemente no es una opción en este momento la opción que queda es la (b). Es posible reducir los beneficios ya sea mediante la reducción de lo percibido mensualmente (por ejemplo, al cambiar la fórmula de indexación) o empezando a pagar las pensiones a una edad más tardía. Muchos países han hecho ambas cosas. Teniendo en cuenta las tendencias en la esperanza de vida, el aumento de la edad de jubilación es un elemento esencial en la reforma de pensiones en casi todos los países.

En el debate sobre la reforma de las pensiones, algunas personas, incluso instituciones internacionales, a menudo sugieren que el envejecimiento es un problema en los sistemas de reparto que no existiría con un sistema de capitalización. Esta es una idea que ya contradecía en 1979 en su pieza Myths my Grandfather taught me, pero que muchas personas educadas encuentran intuitiva y atractiva. ¿Cuál es exactamente el problema?Myths my Grandfather taught me

La intuición es obvia y clara. Y es correcta si se piensa en las pensiones como el simple hecho de acumular dinero para el futuro. Si acumulo lo suficiente para el ahorro en mi vida laboral, la idea es que ese dinero proporcionará mi pensión, aunque no haya muchos trabajadores en activo después de que me haya retirado.

Pero el argumento es erróneo si estoy preocupado no por el mero dinero (por ejemplo, tener X euros al mes), sino por la capacidad de consumo después de haberme retirado. Si una generación de pensionistas tiene un gran montón de dinero va a poder gastar ampliamente, pero si no hay muchos trabajadores no habrá mucho que poder comprar para los primeros. Como resultado, los precios de los bienes van a subir, habrá inflación. Así, los pensionistas recibirán su dinero de manera segura, sí, pero no la capacidad de consumo.

Reforma de la educación superior

Un debate en el que estaba bastante activo fue el tema de la reforma de la educación superior en el Reino Unido. ¿Podría decirnos cuál fue su contribución al debate y las lecciones que España podría aprender del Reino Unido?

Mis principales argumentos son que en primer lugar, los países necesitan la educación masiva y de calidad superior para ser competitivos; pero los contribuyentes no pueden permitirse el lujo de pagar el costo total, por lo que el gasto público debe ser complementado por el gasto privado.

En segundo lugar, la financiación de la educación superior debe aumentarse mediante el cobro de derechos de matrícula. Sin embargo, los estudiantes generalmente no pueden permitirse el lujo de pagar los derechos de matrícula. Lo que se necesita es un sistema bien diseñado de los préstamos estudiantiles para cubrir gastos de matrícula y costos de vida. Una de mis contribuciones fue precisamente una propuesta de diseño para dicho sistema: los préstamos deben (a) tener pagos supeditados a los ingresos (es decir, la devolución del préstamo ha de consistir en reembolsos de x% de los ingresos del prestatario hasta que él / ella pague el préstamo); (b) cobrar una tasa de interés relacionado con el costo de endeudamiento del gobierno.

Al igual que con Myths my Grandfather Taugth Me, esta es un área con un resultado contrario a la intuición. Todo el mundo "sabe" que las tarifas en la universidad disminuyen la capacidad de acceso. Esto es, en realidad, erróneo. Varios países sin matrícula general tienen una baja participación de las personas procedentes de entornos desfavorecidos. Lo que perjudica el acceso es la falta de logros en la escuela, por lo general, por razones que se remontan a la primera infancia. El ministro de Educación británico dijo una vez: "Si yo fuera un socialista real, no gastaría un centavo en la educación superior-me gustaría pasar todo en la educación infantil." Aunque no quiso decir eso literalmente, la declaración tiene un grano muy importante de verdad. Gastar dinero público en garantizar el acceso gratuito la educación superior no ayuda al acceso en sí, sino que lo perjudica al desplazar el gasto que debería hacerse en la parte del sistema correspondiente a las primeras etapas de educación, que es la verdadera manera de mejorar la movilidad social. La educación superior gratuita es políticamente popular como un subsidio de clase media, pero es política social regresiva.

Por último, un sistema de tasas y préstamos, si están bien diseñados, libera recursos para ampliar la participación en la educación superior de los estudiantes procedentes de entornos desfavorecidos, es decir, es posible argumentar a favor de tasas y préstamos como parte de la política social progresista (otra de mis contribuciones) .

El Gobierno español ha propuesto recientemente reforzar las condiciones de elegibilidad para becas en la educación superior argumentando que esto aumentará los incentivos y la eficiencia de los estudiantes. ¿Usted cree que esto es un argumento sólido?

Sí, especialmente si se combina con las políticas para mejorar la consecución anteriormente en el sistema.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2013 - 20:26 h

Descubre nuestras apps

stats