eldiario.es

9

La dirección estatal de Podemos prohíbe a Teresa Rodríguez usar la marca Adelante Andalucía

Pablo Echenique envía a los territorios unas "directrices políticas objetivas" que establecen que la marca electoral "siempre debe empezar por Unidas Podemos", y sólo Galicia y Catalunya pueden cambiarlo

La dirección estatal también rechaza las "primarias conjuntas" de Andalucía por "un defecto de índole democrática que puede alterar la voluntad popular" de las urnas

La dirección regional replica que mantendrá el nombre de la confluencia pactado con Antonio Maíllo (IU) y reivindica el aval del 75% de inscritos que votaron a Rodríguez y su proyecto en primarias

Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez y Pablo Echenique, en una imagen de 2016.

Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez y Pablo Echenique, en una imagen de 2016. Rafa Alcaide/EFE

La dirección de Podemos Andalucía ha solicitado a la ejecutiva estatal la segunda reunión en un mes para abordar el escenario político posterior a las primarias que dieron una aplastante victoria a Teresa Rodríguez y su proyecto de confluencia frente al modelo más centralist, que defiende el equipo de Pablo Iglesias. El encuentro será este miércoles por la tarde en el Congreso. En nombre de Podemos Andalucía acudirán el secretario político y el secretario de organización, Jesús Rodríguez y Nacho Molina; y por la dirección estatal el interlocutor será Pablo Echenique.

El encuentro viene marcado por la reapertura de la larga bronca que mantienen ambas direcciones a cuenta del proyecto de confluencia que inició hace más de un mes Teresa Rodríguez con el líder de IU, Antonio Maíllo, que avanza con la marca no definitiva de Adelante Andalucía. Un documento interno que la Secretaría de Organización de Podemos ha remitido a los territorios establece unas "directrices basadas en criterios políticos objetivos", según los cuales, sólo en Galicia y Catalunya se podrá sustituir la marca Podemos de la papeleta en las próximas elecciones (En Marea y En Comú Podem), y para las municipales sólo en aquellas localidades donde el nombre alternativo de la marca afín a Podemos esté consolidado. Este documento disuade expresamente a la agrupación andaluza de usar la marca electoral Adelante Andalucía y convocar primarias conjuntas con IU para elegir la lista definitiva de candidatos, dos aspectos que el preacuerdo entre Rodríguez y Maíllo ya contempla.

El documento de Equenique, al que ha tenido acceso eldiario.es/andalucía, se ha leído en la agrupación andaluza como un claro mensaje de advertencia para que el proyecto de Rodríguez desista de llamarse Adelante Andalucía. "Ya estamos muy cansados de estas injerencias, pensábamos que tras las primarias pararían", dice un miembro de la ejecutiva regional. Podemos Andalucía se siente legitimado para consolidar su proyecto de confluencia con IU, porque Rodríguez ligó su candidatura en las primarias al acuerdo que semanas atrás había firmado con Maíllo. Cuenta con el 75% de los inscritos que la votaron para ser la candidata a la presidencia de la Junta y no sólo no está dispuesta a renunciar al nombre de Adelante Andalucía -manteniendo el logo de Podemos en la papeleta- sino que previsiblemente se confirmará como marca electoral semana.

"La marca no se someterá a consulta de los inscritos, porque ya se hizo, el 92% decidió que mantuviéramos el nombre de Podemos, y estará en la papeleta. Pero no vamos a enredarnos en cómo de grande debe ir ni en qué posición. La palabra que más va a sobresalir en nuestra marca será Andalucía". Así se le trasladará el miércoles a Echenique, según fuentes consultadas. La candidatura de la confluencia y el cabeza de cartel para las andaluzas se decidirán en unas primarias conjuntas con IU que se celebrarán en la segunda quincena de septiembre, aun a riesgo de que la presidenta Susana Díaz adelante las elecciones al próximo otoño.

Susana Díaz lamenta que los independentistas estén instalados en que "cuanto peor vaya la convivencia, mejor para ellos"

Susana Díaz, presidenta andaluza.

Las directrices que ha redactado Echenique se refieren "a los principales nudos gordianos para llegar a un acuerdo: el nombre, la conformación de las papeletas electorales, el reparto de recursos y la forma jurídica". Desde la dirección estatal niegan que sea un órdago a Andalucía: "Hay otras comunidades que nos han pedido una guía para hacer la confluencia. Lo que Teresa rechaza, otros no lo piden porque no tienen las cosas tan claras como ella". El documento pide "criterios homogéneos" dentro de cada territorio en cuanto al nombre y las alianzas electorales, habida cuenta de que habrá varios procesos electorales en 2019 que coincidan el mismo día: las europeas, las municipales y las autonómicas. "Deberíamos negociar todos los ámbitos de un mismo territorio en pack", dice el texto. En Andalucía las autonómicas serán antes, y Rodríguez y Maíllo han cerrado un acuerdo de confluencia que, en principio, no tendría por qué replicarse posteriormente en los municipios, donde la alianza Podemos-IU es más desigual según los pueblos, y porque aquí la coalición de izquierdas tiene más peso e implantación en los pueblos que el partido morado.

El documento no dice nada que no haya verbalizado ya Echenique, pero ahora lo plantea por escrito, y lo hace después de que las primarias andaluzas parecían haber despejado el camino al proyecto de Teresa Rodríguez. Sobre el nombre, la dirección estatal insiste en que será lo acordado por los inscritos: "Unidas Podemos Izquierda Unida Equo". "Cualquier variación sobre este nombre base deberá contar con el visto bueno del Consejo de Coordinación Estatal", reza el texto. Los ejemplos de variaciones que se plantean son la incorporación del nombre del territorio a la marca -Unidas Podemos Andalucía-, o la opción de incluir la referencia a las otras formaciones que concluyen, como IU, "siempre que haya razones electorales de peso para ello". Y concluye que, en cualquier caso, "siempre que el nombre de la candidatura comience por “Unidas Podemos”. Esto último impide titular la confluencia andaluza con la marca Adelante Andalucía, como quieren sus promotores.

El equipo de Teresa Rodríguez no se considera una "sucursal de Podemos en Andalucía" y pretende esgrimir "la autonomía política conquistada en las primarias" para defender su marca, sin eliminar el nombre de Podemos en la papeleta. Echenique conoce de sobra esta idea, que nunca le ha gustado, pero ahora la prohíbe expresamente en un documento oficial de partido. "Cuando los inscritos votan mayoritariamente que “Podemos vaya en el nombre de la candidatura”, obviamente están votando por que vaya en el nombre principal (para la candidatura, los carteles y los medios de comunicación). En ningún caso esta voluntad de nuestras bases puede desvirtuarse situando la palabra “Podemos” en un lugar secundario (como un lema o un subtítulo)". Y añade: "El nombre siempre deberá comenzar por “Unidas Podemos”.

Veto a las primarias conjuntas

El otro veto explícito es el de las primarias conjuntas. Echenique pide que las papeletas se conformen "mediante acuerdo" de las fuerzas que confluyen, y rechaza el sistema previsto por Podemos e IU en Andalucía "porque tiene importantes          problemas logísticos y de participación derivados de la necesidad de crear ex novo     censos conjuntos y sistemas y cabinas de votación no testados", aunque advierte de que "el principal defecto es de índole democrática". Echenique sostiene que unas primarias conjuntas medirían las bases de varios partidos, pero advierte de que puede darse un desequilibrio en el resultado porque " no necesariamente            quien tiene más apoyo popular tiene más militancia" y, por tanto, "pueden producirse fuertes alteraciones de la voluntad popular". Por ejemplo, en Andalucía Podemos tiene más peso electoral que IU, pero IU podría convocar a más militantes a la votación de primarias conjuntas. En un sistema electoral 100% electoral, esto podría permitir que IU metiera más candidatos suyos que Podemos en la lista definitiva para la confluencia.

Respecto a la confección de las listas electorales para la confluencia, "a cantidad y posición de puestos que se asignen a cada fuerza deben estar basados lo más posible en el peso electoral de cada una de ellas". Como Podemos Andalucía tiene 15 escaños en el Parlamento e IU tiene cinco, el número de nombres de los comunistas y los puestos de salida en las autonómicas será bastante menor al de sus compañeros. Esto es algo que ya ha planteado el equipo de Rodríguez, y que mosquea a los de Maíllo. La confluencia andaluza se ha vendido como un pacto de iguales, horizonta, que respeta el equilibrio de poderes, y que tenía en cuenta el peso de Podemos en el Parlamento regional, pero también la implantación de IU en los municipios. Echenique pide justificar la proporción del reparto con los últimos resultados electorales, y no con encuestas, dado "el nuevo escenario político más volátil y fluido que el anterior".

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha