Los efectos de la borrasca Filomena en Andalucía: hasta 200 litros de acumulado en la Costa del Sol y 20 cm de nieve en la mitad oriental

Nieve en Granada

El domingo 10 de enero de 2021 se cumplen justo once años desde la última gran nevada en cotas bajas y medias andaluzas. Hace once años la capital hispalense veía copear por última vez. Ese mismo día, zonas tan poco acostumbradas a ver nevar como el valle del Guadalquivir veían blanquear campos, pueblos y ciudades bajo un manto de nieve de entre 2 y 5 centímetros de espesor. La nevada se extendió a multitud de zonas del interior andaluz, con grandes acumulados en áreas de sierra y montaña. Once años después Andalucía se las vuelve a ver con un episodio de similares características, que estará marcado especialmente por las abundantes precipitaciones que pueden llegar a acumularse en amplias zonas del entorno de Gibraltar, Costa Tropical y valle del Guadalquivir.

‘Choque de masas’ sobre Andalucía

En enero de 2010 se vivió una situación del todo excepcional en el sur peninsular. Tras varios días en los que una masa de aire muy fría se asentó sobre la vertical peninsular, la llegada de una borrasca poco profunda al litoral atlántico permitió un lento barrido de las precipitaciones que en su avance ‘chocó’ con una atmósfera especialmente enfriada, tanto en superficie como altura. Algo similar a lo que está ocurriendo estos días, aunque con notables diferencias. Ni la masa de aire preexistente es tan fría como en aquella ocasión, ni el flujo húmedo que aporta la borrasca atlántica, bautizada como Filomena por la AEMET, tiene la misma dirección.

La mayor componente de suroeste con que llega en esta ocasión el flujo húmedo atlántico provoca que la interacción entre masas de aire no sea tan ‘suave’ como en 2010, por lo que las nevadas de aquella ocasión quedan restringidas ahora a cotas superiores a los 600 o 700 metros. Esta es la razón por la que la mayor parte de las precipitaciones que se registren a lo largo del episodio sean en forma de lluvia, salvo en aquellas zonas que sí superen dicha altitud. Aún así, las nevadas que se produzcan, en especial en áreas de montaña y de la mitad oriental, podrán ser muy copiosas, con espesores que podrán llegar a superar los 20 cm en puntos de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas y en Sierra Nevada, y de hasta 10 cm en cotas medias de Granada y Jaén como la hoya de Guadix.

Hasta 200 litros por metro cuadrado en la Costa del Sol

Sin embargo, aunque la nieve también será noticia en el interior andaluz, la gran protagonista meteorológica del episodio en la región será la lluvia. Áreas cercanas al Estrecho de Gibraltar, en especial la vertiente mediterránea, la Costa del Sol y el resto del litoral mediterráneo, podrán registrar acumulaciones de más de 200 litros por metro cuadrado hasta la noche del próximo domingo 10 de enero. La lluvia será especialmente intensa durante la jornada del viernes 8, con precipitaciones que podrán alcanzar o superar los 80 litros en menos de 12 horas, y ante el que la Agencia Estatal de Meteorología tiene activado un aviso naranja en las áreas del Estrecho y Sol y Guadalhorce. Las precipitaciones serán igualmente abundantes en buena parte del valle del Guadalquivir y del litoral atlántico gaditano, con registros que podrán superar los 40 litros en 12 horas a lo largo de la jornada.

Precipitaciones abundantes y generalizadas en casi toda la región, que tendrán continuidad con menor intensidad durante el resto del fin de semana. Sólo el extremo occidental, en el límite fronterizo con Portugal, quedará al margen de un episodio que tendrá en las crecidas de ríos y arroyos el particular campo de batalla andaluz.

¿Nieve en cotas bajas en el aniversario de las nevadas de 2010?

Una de las pocas sorpresas que puede dejar el episodio en Andalucía es la de que cotas relativamente bajas de la mitad occidental andaluza vuelvan a ver la nieve tras once años de ausencia, aunque sea en forma de débil copeada. A lo largo del fin de semana la interacción entre masas de aire derivará en el aislamiento parcial sobre el cuadrante suroccidental de la Península de una baja en altura muy fría. La masa de aire que quedará aislada sobre la desembocadura del Guadalquivir hará que la cota de nieve se desplome desde la tarde del sábado 9 de enero.

El problema en esta ocasión será la falta de una baja en superficie que inyecte humedad abundante para que se puedan dar precipitaciones generalizadas. Aún así, el flujo del suroeste será suficiente para que se formen chubascos débiles y dispersos, que podrán ser en forma de nieve en áreas de la Sierra Sur y Norte en la provincia de Sevilla, en la Sierra de Aroche en Huelva, en Sierra Morena cordobesa y en la Sierra de Grazalema. Aunque difícil, no es imposible que la precipitación que caiga en cotas inferiores lo haga en forma de nieve granulada o aguanieve, repitiéndose escenas vividas justo once años atrás.

La lluvia y la nieve quedarán atrás con el comienzo de la nueva semana, pero no el ambiente invernal. Las bajas temperaturas serán de nuevo tónica dominante en todo el interior andaluz al menos hasta mediados de semana, con lo que se volverán a registrar heladas de consideración en cotas bajas y medias, en especial en puntos de Sierra Morena y Guadix, donde el termómetro caerá de nuevo por debajo de los -5 °C

Etiquetas
Publicado el
7 de enero de 2021 - 15:29 h

Descubre nuestras apps

stats