eldiario.es

9

De víctimas a ciudadanas

La ley andaluza da una vuelta de tuerca más al concepto de violencia de género

Las andaluzas nos volvimos a unir para ampliar nuestra ley de 2007, diez años después, y hoy, podemos decir orgullosas que nuestro texto legal vuelve a ser pionero

Representantes de colectivos y asociaciones de mujeres, junto con diputadas del Parlamento andaluz, celebran la renovación de la ley contra la violencia de género en Andalucía

Representantes de colectivos y asociaciones de mujeres, junto con diputadas del Parlamento andaluz, celebran la renovación de la ley contra la violencia de género en Andalucía

Hace veinte años se removieron conciencias ante el horror de la violencia de género. Para que eso ocurriera lo tuvimos que ver por televisión, tuvimos que conocer a una mujer, Ana Orantes, que contó en Canal Sur su sufrimiento de cuarenta años junto a su maltratador. Entonces no se denominaba violencia de género sino doméstica. Con su asesinato las asociaciones feministas exigieron una respuesta institucional y política urgente,pero aún tuvimos que esperar más de siete años para que la ley integral contra la violencia de género viera la luz tras la victoria del presidente Zapatero en 2004.

En 2007 las andaluzas hicimos nuestra propia ley. Con ella se abrieron nuevas puertas para la atención de las víctimas, se consolidaron recursos, se exploraron nuevas realidades, la atención a las adolescentes, una red de asistencia psicológica para mujeres y también para sus hijos e hijas, se pusieron en marcha recursos de urgencia y emergencia, se atendió a mujeres de decenas de países en decenas de idiomas diferentes, se visibilizó a las víctimas de las zonas rurales y a las mujeres con discapacidad.

Pero a nivel nacional los avances se frenaron. Sólo tras la ley del menor en 2015, los hijos e hijas pasaron a ser considerados víctimas ampliando la ley integral. En 2016, el Pacto de Estado contra la violencia de género nació con fórceps y sus medidas aún siguen inéditas, pendientes de la financiación que llegará el 31 de julio, un año después de las conclusiones del grupo de trabajo y con otro Gobierno, de nuevo socialista. 

Pero un 8 de marzo de 2018 todo cambió, las mujeres jóvenes que vivían en el espejismo de la igualdad se miraron en el espejo de la realidad y solo vieron nuevas víctimas, nuevas violencias, nuevas violaciones, vieron como "las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres" seguían vigentes, conocieron de boca de sus madres y hermanas que las olas del feminismo las unían, que todas compartíamos sororidad, #YoSíTeCreoHermana.

Por eso las andaluzas nos volvimos a unir para ampliar nuestra ley de 2007, diez años después, y hoy, tras la aprobación en el Parlamento de Andalucía, decimos orgullosas que nuestro texto legal vuelve a ser pionero.

La ley andaluza da una vuelta de tuerca más al concepto de violencia de género, lo amplia a las violencias fuera de la pareja o expareja, el feminicidio, el acoso sexual, la explotación sexual de mujeres y niñas, la trata, el matrimonio forzoso, los crímenes cometidos supuestamente en nombre del "honor" y las mutilaciones genitales.

Hoy todas las mujeres y niñas y todas las violencias nos unimos en la misma raíz y en la misma sinrazón: la dominación y la discriminación de la mujer por el hombre, privando así a la mujer de su plena emancipación; es el género, siempre el género.

Ahora, volveremos a contabilizar en las estadísticas los casos de homicidios y asesinatos, denuncias, órdenes de protección o mujeres que nunca denunciarán; volveremos a hablar del patriarcado, volveremos a recordar que el machismo está vivo en nuestras calles y no sólo en nuestras casas.

Hoy, la nueva ley andaluza habla el lenguaje de la calle, de las jóvenes, incorpora la ciberviolencia, la violencia vicaria y la violencia que se ejerce a través de los medios de comunicación o de la publicidad. Pero esta ley no se olvida del origen del problema y estudiará los modelos de masculinidades hegemónicas y su relación con las causas de la violencia de género. Se impulsarán nuevas campañas de información y sensibilización con el fin de prevenir la violencia de género, se incorporarán nuevos mensajes, pondremos el foco en el maltratador, y además de hablar de "víctimas", lo haremos de las mujeres "supervivientes".

Y todo esto ha sido posible gracias a la unión y a la fuerza de mujeres que siempre están, que siempre estarán, que siempre estaremos, hasta que veamos la abolición del machismo.

Hoy ya herido de muerte, el patriarcado ruge, y nacerá más pronto que tarde una sociedad feminista y paritaria, una auténtica democracia, en la que las mujeres pasemos de víctimas a ciudadanas, y las andaluzas estaremos en primera fila para verlo.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha