Una novela sobre el XVII sevillano y un ‘thriller’ vasco conquistan los premios Ateneo

Premiados en la última edición del Premio Ateneo de Novela

La novela histórica está de vuelta, si es que alguna vez se marchó. El XXVII Premio Ateneo de Sevilla ha recaído sobre el periodista Félix Machuca y su novela Cuaresma de sangre, ambientada en la capital hispalense durante el siglo XVII, mientras que el Ateneo Joven ha recaído sobre No mires al pasado, un thriller ambientado en el Euskadi escrito por la vizcaína Patricia Jiménez. Ambos galardones, patrocinados por Fundación Bancaria Unicaja y Ámbito Cultural de El Corte Inglés, se dieron a conocer esta noche en el transcurso de la tradicional cena celebrada en los sevillanos Jardines del Alcázar.    

Una hermandad de Sevilla y el movimiento Black Lives Matter: seis siglos de diferencia y muchas cosas en común

Una hermandad de Sevilla y el movimiento Black Lives Matter: seis siglos de diferencia y muchas cosas en común

Un jurado presidido por Emilio Boja y compuesto por Fernando Fabiani, Luis Alberto de Cuenca, Pilar Alcalá, Francisco Prior, Reyes Pro, José Vallecillo, Pita Sopena, Rafael Muñoz y Miguel Ángel Matellanes decidió distinguir entre 249 obras presentadas la obra de Félix Machuca, inspirada en los numerosos esclavos africanos que vivían en la Sevilla del siglo XVII, puerta y puerto de Indias.

En ella, Domingo Congo, un paje negro del duque de Medina Sidonia, ha llegado a ser alguacil de la comunidad negra sevillana. Cuando le llega el soplo de que van a suceder “cosas malas” en Cuaresma, Domingo desvela los intereses portugueses en alentar una revuelta en Sevilla contra Felipe IV en el Jueves Santo de 1641.

Sevilla desconocida

“Tenía el objeto de presentar al lector una Sevilla que no conoce, porque no ha conseguido traspasar el ámbito académico”, comenta Machuca. “Un puerto con una intensidad de tráfico brutal, el cuarto del mundo en su época, en el que era frecuente comprar y vender esclavos. Eso está muy presente, por ejemplo, en la literatura del Siglo de Oro, y de hecho muchas ciudades europeas fueron levantadas con mano de obra esclava. Ésta fue el primer oro negro, que se comercializaba con la connivencia de reyezuelos africanos y árabes”.

El periodista y escritor, que adelanta que se ha permitido licencias de ficción sin renunciar a un minucioso proceso de documentación, muestra en estas páginas una Sevilla decadente “con el suficiente estilo para captar la atención del lector”, afirma. En cuanto al hecho de haber conquistado un galardón con tanta solera como el Ateneo, declara que “desde que he sabido que era el ganador me cuesta trabajo entrar en un estado de serenidad. Es una alegría inmensa, que llegue hasta aquí una novela que empecé a escribir en 2019 y acabé en 2020. Tenía la idea de que saliera esta cuaresma, pero la suerte le tenía reservado un destino mejor”.     

Machuca, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, ha trabajado como redactor, reportero y articulista de opinión para numerosos medios de comunicación de Andalucía: Diario 16, El País o ABC, donde actualmente firma sus artículos y entrevistas. Además, ha sido guionista de programas de radio y televisión, escribiendo, entre otros, para líderes de comunicación como Jesús Quintero, Carlos Herrera o Andrés Aberasturi, así como para series documentales de carácter historicista y biográfico en Canal Sur Televisión. Ha publicado ensayos de actualidad como Swing María y Asuntos internos, celebrados por algunos especialistas como nuevos caminos para el estudio de la Semana Santa, o una biografía autorizada de Los del Río en colaboración con J. María Arenzana titulada Y llegó Macarena. También es autor de varias novelas históricas que inevitablemente concibe como un espejo deformado de la actualidad, como Padre nuestro que no estás en Sevilla o una reciente trilogía sobre la época de Trajano y la dinastía Antonina.

Novela negra cotidiana

Por su parte, la obra ganadora del Ateneo Joven, No mires al pasado, parte de ciertas historias aparentemente desconectadas (el pasado familiar que atormenta al protagonista y su empeño por descubrir la realidad, un cadáver hallado a las orillas de la ría de Nervión de Bilbao, el testigo al que le invade el pánico tras descubrir el cuerpo inerte, la madre que lucha por descubrir al asesino de su hijo o las cartas que la atemorizan), se articula un rompecabezas que mantiene en vilo al cuerpo de policía, con un giro inesperado que lleva a que la investigación se estanque.

Su autora, Patricia Jiménez, es una vizcaína de 30 años que ejerce como maestra desde hace cinco años y comenzó a escribir como una afición a partir de 2020, en pleno confinamiento. Un año después, publicó su primer libro, la novela policiaca Nunca caminarás sola.

“Todo ha sido de la noche a la mañana, creo que aún no lo he asimilado. Creo que me pinchan y no sangro, vaya”, confesaba la autora. “Escribí esta segunda novela en cuatro meses, la dejé aparcada un poco y finalmente me decidí a enviarla al Ateneo. Y ya he empezado otra, no sé estar quieta”.

Para Jiménez, el género policiaco era una elección casi inevitable. “Es lo que más me gusta, de hecho en la biblioteca casi todo lo que saco es de esa línea. Pero como escritora me gustaba mezclarla con situaciones cotidianas, a lo Camilla Läckberg. Cuento una historia que involucra a varias personas, pero está también la investigación de un asesinato. Sé que hay mucha competencia en el género, pero espero hacerme mi hueco en él”.

Cabe recordar que las obras ganadoras, dotadas respectivamente con 20.000 y 5.000 euros, serán publicadas el próximo otoño por el sello Algaida Editores.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats