eldiario.es

9

ARAGÓN

Ara Malikian: el violín como arma de paz masiva

De origen armenio y nacido en Beirut, el reconocido violinista vivió siendo adolescente en Alemania, Reino Unido y Francia, hasta que llegó hace 20 años a España

"Como extranjero, es en España donde menos rechazo he sentido y donde mejor me han acogido"

Este artículo pertenece a la revista La España de los migrantes, de eldiario.es. Hazte socia ya y recibe nuestras revistas trimestrales en casa

Ara Malikian.

Ara Malikian

"No soy de ningún lugar", afirmaba hasta hace poco Ara Malikian (Beirut, 1968). El que probablemente sea uno de los violinistas más populares tiene motivos para declararse apátrida: de origen armenio (el pueblo que sufrió el primer genocidio del siglo XX), nació en la capital del Líbano, donde vivió en sus propias carnes la crueldad de la guerra civil; de allí, gracias a una beca, se trasladó siendo adolescente a Alemania, y luego a Reino Unido, Francia... Hasta que hace casi 20 años recaló en España y, aunque reside habitualmente en Madrid, convirtió a Zaragoza en su epicentro profesional y personal.

"España me cambió la vida", asegura el músico en una conversación telefónica desde Los Ángeles. Tras años viviendo en el norte de Europa, aterrizar en la península le reconectó con sus "raíces mediterráneas". 

La música ha llevado al violinista por medio mundo, y eso le permite comparar: "Cuando llegué con 15 años a Europa, una de las cosas que más noté fueron las miradas que recibía por ser una persona diferente. Sentí muchos prejuicios y rechazo, y más en el entorno en el que movía, el de la música clásica, que es muy conservador. En España, esto cambió. Sé que aquí se mira con un poco de envidia afuera, pero como extranjero, es en este país donde menos rechazo he sentido y donde mejor me han acogido". 

Desde el otro lado del Atlántico, Malikian tiene presente el contexto internacional, y lamenta que cada vez más cunda el discurso del odio al migrante, tanto en los Estados Unidos de Trump como en otras naciones. "Nos acercamos a una catástrofe planetaria", advierte. 

Malikian esgrime el violín como arma de paz, capaz de unir tradiciones musicales tan diversas como la clásica, la armenia, la judía, la árabe, la gitana... "Creo en la cultura como instrumento masivo para unir a los pueblos. En mi música está el idioma común del universo: es mi manera de volver a la gente más sensible y concienciada, de contribuir a mejorar la sociedad". Sabe de lo que habla, porque no olvida: "A mí el violín me salvó la vida". 

El artista, que rechaza todo nacionalismo tras padecer sus estragos en el Líbano, siempre ha dicho que no se siente de ningún lugar. Por eso ríe cuando se le recuerda que en las pasadas Fiestas del Pilar fue nombrado hijo adoptivo de la ciudad del Ebro: "Es verdad, es verdad... Me he equivocado. Ahora soy de Zaragoza, y estoy encantado". 

Recibe en casa las revistas de eldiario.es

Este perfil fue publicado en el número 22 de la revista trimestral de eldiario.es, el monográfico 'La España de los migrantes'. Hazte socia o socio ahora y recibe en casa nuestras revistas. Además, disfrutarás de todas las ventajas de nuestros socios, como recibir nuestro adelanto diario y navegar sin publicidad, y nos ayudarás a seguir haciendo posible un proyecto de periodismo independiente con valores sociales.

Más perfiles

Kingsley Odiesi, de soñar con ser futbolista a trabajar como utillero en la UD Las Palmas

Maysun Shukair: Poesía para después de una guerra

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha