“Para mí, ser feminista es hacer lo que yo quiero en mi carrera musical”

Erin Memento

“Autogestión, feminismo y música” es el título de la mesa redonda que moderaba hace unos días en Zaragoza la cantante y productora de conciertos Erin Memento (Zaragoza, 1997). Fue un espacio de reflexión sobre los obstáculos que se encuentran las mujeres en su carrera musical, como complemento al ciclo de conciertos “En femenino”, que el Ayuntamiento ha programado en los centros cívicos de la ciudad. 

Esta semana, ha moderado la mesa redonda del ciclo En Femenino, que pretendía ser un espacio de reflexión sobre los obstáculos que se encuentran las mujeres en su carrera musical, ¿son más obstáculos que los que se encuentran los hombres?

Sí, bueno, creo que tenemos la suerte de que estamos en un momento en el que se nos están ofreciendo oportunidades muy importantes, con peso, y espacios, incluso como este tipo de eventos, para poder decir lo que pensamos y al fin poder expresarnos de la forma que queremos. ¿Tenerlo más difícil? Siempre lo hemos tenido más difícil. Espero que no sea así, pero creo que de aquí a unos años seguro que seguimos teniendo más dificultades. De todas formas, a mí me gusta verlo de otra forma, fijarme en que se nos brindan oportunidades y sabemos cómo aprovecharlas.

¿Por qué el hecho de ser mujer obliga a superar más obstáculos?

Es una pregunta complicada, con una respuesta aún más complicada. El hecho de ser mujer te pone trabas porque quizá en ciertos momentos puede que no te tomen en serio de la forma que te gustaría o puede que no te den las oportunidades. Pero, insisto, hay muchos espacios y mucha gente que está apostando y dando voz a proyectos que merecen la pena, seas mujer o hombre.

La mesa redonda que usted ha moderado llevaba por título “Autogestión, feminismo y música”, ¿la autogestión y el feminismo son una salida para las mujeres que quieren dedicarse a la música?

La autogestión te la pone la vida por delante, porque no tienes posibilidad de hacer las cosas de otra forma. Al final, lo intentas gestionar de la mejor manera posible para que tu carrera llegue al punto óptimo. Entonces, feminismo y autogestión van de la mano, sí, en mi caso sí; pero no tendría por qué ser así. Conozco a mucha gente que se autogestiona que quizá no tenga esta ideología. En mi caso, sí, por supuesto.

Aunque no siempre sea una opción elegida, ¿qué ventajas supone la autogestión?

Tener el poder de decisión total, llevar las riendas en cada paso del proyecto. Tiene puntos negativos, como la financiación, pero si eres una persona a la que le gusta estar en todo, te brinda la oportunidad del control. Es mi caso. Es algo que te toca si quieres que tu proyecto esté presente y salga hacia delante. Aprendes a disfrutarlo. 

¿Qué significa ser feminista en una carrera musical? Quizá no todo el mundo lo entiende igual... 

Para mí, es hacer lo que yo quiero e intentar vivir de ello, porque soy mujer y es con lo que lucho y con lo que lidio. Para mí el feminismo es vivir día a día y labrarte tu propio nombre y tu propia carrera. 

Hay quien habla incluso de que la etiqueta de “feminista” se puede aprovechar hoy en día porque es algo que vende, que está de moda... 

Creo que es un buen momento en general para hacer cualquier cosa y apostar por tu proyecto. Si eres una persona a la que no le queda otra más que luchar por lo que quiere hacer, ahora es un buen momento, en cualquier circunstancia.

¿Le preocupa que, a veces, el feminismo se acabe convirtiendo en un eslogan más, en un producto de marketing?

No lo sé, es algo que no me había planteado. Es importante que el feminismo siga, que siga la lucha por la igualdad de oportunidades y posibilidades, que se aprecie el trabajo seas quien seas y seas lo que seas. Si un trabajo está bien hecho, da igual.

Ahora mismo, ¿en qué está trabajando?

Me dedico a la música y a la comunicación y producción de conciertos, en Madrid. Ahora mismo, estoy promocionando mi último EP, que se publicó el pasado 23 de octubre. Tengo un concierto de presentación en Madrid el próximo 6 de noviembre y estoy cerrando fechas para lo que queda de año y para el año que viene. Lo que toca ahora es promocionar el disco, tocarlo y también seguir componiendo. 

¿Cómo le ha afectado la pandemia?

A mí, como a todos, me paralizó. Justo la semana siguiente tenía el concierto de presentación de mi primer EP, que fue el primer trabajo que saqué. Se tuvieron que cancelar todos los planes, por supuesto, pero sí es verdad que me pilló en un buen momento compositivo y me dio la posibilidad de componer las canciones que ahora estoy presentando. Entonces, por supuesto que a todos nos paralizó y nos afectó de manera negativa, pero, en mi caso, como me pilló en ese punto de lucidez compositiva, se puede decir que incluso me vino bien parar y poder ponerme a componer. Ahora, con la vuelta de los conciertos, con la gente de pie y los aforos normalizados, poco a poco vamos volviendo a la normalidad.

¿Cuál sería el próximo reto?

Es la semana que viene, intentar que venga la mayor gente posible al concierto de Madrid. He intentado siempre ir concierto tras concierto, canción tras canción, ir creciendo poco a poco, con naturalidad. 

¿Cuánto tiempo lleva dedicándose a la música de manera profesional?

De una manera profesional, podría decirse que el último año. Aunque no me dedico 100% a mi música, sí que desde que empecé mi proyecto en solitario, es el objetivo. Poco a poco lo voy consiguiendo, voy cerrando más conciertos y haciendo cosas con más cuerpo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats