“Soy la persona que acompaña en sus viajes a esas mujeres que están solas”

Asun Sancho es la creadora de "Penélope hace la maleta"

En La Ilíada, Penélope tejía de día un vestido y lo destejía de noche para retrasar un matrimonio concertado, esperando la vuelta de su amado Ulises. Para Asun Sancho (Zaragoza, 1972), Penélope es la metáfora de que las mujeres siempre pueden esperar hasta conseguir aquello que buscan. Por eso, hace casi un año, decidió bautizar como “Penélope hace la maleta” su proyecto profesional para acompañar a mujeres en sus viajes.

¿Qué diferencia Penélope hace la maleta de una agencia de viajes habitual?Penélope hace la maleta

Todo, porque no soy una agencia de viajes. Las agencias de viajes serían mis proveedores. Yo soy organizadora de viajes y, sobre todo, acompañante en viajes para mujeres. Soy la persona que acompaña a esas mujeres que están solas o en grupos reducidos, de hasta ocho personas como máximo.

¿Por qué cree que necesitan algunas mujeres esa compañía?

Vivimos una época en que la soledad forma parte de nuestro día a día. A menudo, oímos casos de personas que han fallecido en sus domicilios y que han sido encontradas varios días después. También hay mujeres que se quedan viudas siendo jóvenes; me refiero a que tienen entre 50 y 70 años, que tienen mucha vida por delante. Cuando fallece su pareja, hay que pasar un primer momento de duelo, pero muchas veces entran en una depresión de la que cuesta salir porque las amigas que tienen están casadas y les es difícil quedar con otras parejas cuando la suya no está. Entonces, empiezan a quedarse en casa, a no salir, a poner excusas, “es que no me apetece”, “es que tengo cosas que hacer”… En realidad, tienen miedo a salir, les cuesta plantearse dónde ir y se van encerrando. Yo puedo ser esa persona que vaya con ellas en sus viajes, en esas primeras salidas, que pueden ser ver una obra de teatro o hacer un viaje de fin de semana. Se trata de que vuelvan a tener ese estímulo para salir. A veces puede ser más fácil hacerlo con una persona desconocida que con otra persona con la que sí tienen confianza.

¿Por qué dirigir este servicio específicamente para mujeres?

No me niego a ir con hombres. El problema es que tengo muchas entradas de llamadas de señores viudos o solteros y que cuando les explico cuál es el concepto, aunque los remita a la página web, no terminan de entenderlo. No estoy diciendo que en este mundo no haya hombres que no son capaces de ver a una mujer realizando el trabajo de acompañante en un viaje. Pero muchas veces esperan detrás algo más; por lo menos, yo me he encontrado bastantes casos. Es un melón que no estoy dispuesta a abrir: no soy una agencia de citas, no hay una segunda parte más allá del acompañamiento. Como digo, ocurre que cuando les explico mi trabajo, me dicen que sí, que sí, y, sin embargo, al final me comentan, por ejemplo, si tengo problema en meterme en el spa en tanga. No han entendido que no voy a acompañarlos para acostarme con ellos.

¿Qué otras mujeres suelen pedirle ayuda para organizar sus viajes?

Por ejemplo, mujeres que trabajan, emprendedoras, ejecutivas que tienen muchísimo trabajo, que hacen varios viajes al año por su profesión. Una manera de descargarse es que les busque y les cierre los viajes; a veces, no tienen tiempo ni de buscarse el billete del AVE, del avión, de mirar un hotel o un espacio para organizar una reunión en la ciudad donde vayan. En esos casos, no necesitan tanto que yo las acompañe, pero sí que les busque todas esas cosas.

¿Las mujeres disfrutan del turismo de una forma diferente?

Yo creo que sí. Dos mujeres, por muy distintas que sean, siempre van a tener un tema de conversación. No estoy segura de si un hombre acompañando a otro hombre podría tener esa complicidad que podemos llegar a tener las mujeres. Por eso, pienso que incluso las instituciones deberían apoyar este proyecto porque las personas que cuidan a dependientes, que sobre todo son mujeres, llevan un desgaste psicológico brutal y una semana al año en un sitio, desconectando, puede ser incluso mejor que una terapia con el mejor psicólogo. Tengo clientas que son psicólogas y recomiendan mis servicios a sus pacientes.

¿Qué buscan las mujeres en sus viajes?

Sobre todo, si son sus primeros viajes, tranquilidad. No es cuestión de pretender que una persona que está deprimida, se arranque y haga un viaje para ir a bailar a un crucero. A lo mejor, el primer fin de semana lo que necesitan es un spa, donde estar relajadas, tranquilas, leyendo ese libro que puedes leer en casa, pero que te sientes tan encerrada que estás paralizada. O ir a Madrid a ver un musical. Algunas ni se lo habían planteado y luego les gusta. Pasear. Ir a la playa a, simplemente, tumbarte al sol.

¿Qué piensa de que todavía se diga que “dos mujeres viajan solas” cuando se acompañan mutuamente?

Si hay dos personas, ya no viajas sola. Dos mujeres que viajan juntas ya no están solas, van una en compañía de la otra. Además, yo he viajado sola y siempre encuentras a alguien con quien hablar.

Etiquetas
Publicado el
5 de agosto de 2018 - 00:49 h

Descubre nuestras apps

stats